×
  • Buscar
Publicidad

Qué hacer con un niño hiperactivo

Qué hacer con un niño hiperactivo

Los niños hiperactivos son aquellos que se mueven continuamente, muchas veces sin un propósito concreto, inquietos, que hablan mucho y a los que es difícil mantener sentados más de 15 minutos. Esto puede volver locos a sus padres y profesores, por lo que es necesario seguir una serie de estrategias en su educación.

Publicidad

¿Mi niño es hiperactivo?


Casi todos los niños pequeños son muy movidos e inquietos, lo que no significa que sean todos hiperactivos. Los niños hiperactivos deben cumplir una serie de características:


- Intensa actividad motora, se mueven constantemente, muchas veces sin un propósito concreto.


- Empiezan una tarea, la abandonan enseguida y comienzan otra.


- Su hiperactividad aumenta cuando está con personas poco conocidas. Por el contrario, disminuye si están solos.


- Son muy nerviosos e inquietos.


- Poseen un cierto espíritu destructivo.


- Los castigos no suelen hacerles efecto.


- No consiguen mantener la concentración mucho rato en el mismo tema, lo que suele acarrearles malas notas y problemas en el colegio.


- Son impulsivos y desobedientes.


- Terquedad y obstinación.


- Nivel muy bajo de tolerancia a las frustraciones.


- Cambios bruscos de humor.


- Comportamiento malo tanto en casa como en clase al no saber acatar las normas.

No te puedes perder ...

Y tambien:


¿Cómo controlar a los niños hiperactivos?


La hiperactividad es un trastorno de la conducta de los niños, descrito por primera vez en 1902, por el pediatra británico George Still. Es bastante frecuente entre los niños, se calcula que afecta a un 3% de menores de 7 años, y es más habitual en niños que en niñas.


Se piensa que este trastorno se debe a una disfunción cerebral mínima, una encefalitis letárgica que afecta al área del comportamiento, de ahí todos sus síntomas.


El pediatra es quien deberá decidir si es necesario el tratamiento farmacológico o no, aunque generalmente no hace falta, es suficiente con adoptar una serie de hábitos:


1- Definir rutinas


Todos los niños necesitan seguir una serie de rutinas y horarios, pero aún más los niños hiperactivos ya que les ayuda a calmar su ansiedad y cumplir las normas.


2- Usar un lenguaje sencillo


A la hora de explicarle cualquier tarea, norma o rutina debes usar un lenguaje conciso y sencillo, hablando despacio y asegurándote de que te ha escuchado y entendido. Es importante comprobar siempre si te ha prestado atención o no.


3- Jugar al aire libre


El juego es una técnica muy útil de aprendizaje que ayuda este tipo de niños a centrarse en una sola actividad.


Si además este juego se lleva a cabo al aire libre, el niño puede quemar sus energías, correr y saltar todo lo que quiera y así dormir mejor por la noche.


4- Terapia


En algunos casos, los más complicados, se recomienda acudir a terapia familiar para ayudar tanto al niño como a los padres a establecer una buena base de convivencia y evitar los conflictos.


5- Enseñar las consecuencias


En cuanto el niño es un poco mayor puede aprender que cada acto0 tiene una consecuencia, por lo que debes enseñarle a pensar antes de actuar para valorar las consecuencias y así poder decidir si ese comportamiento es adecuado o no.


6- Evitar los dulces y estimulantes


El exceso de glucosa o la cafeína triplica la energía física y hace que sea difícil concentrarse, algo que a estos niños de por sí ya les ocurre, por lo que no es conveniente darles dulces o bebidas estimulantes.


7- Establecer normas básicas


Es necesario que convengáis una serie de normas básicas relacionadas con las tareas de casa, los deberes, los juegos, los horarios… Escribidlas en un lugar visible para el niño para que las tenga siempre presente. Podéis poner incluso al lado la consecuencia negativa que tendrá el no cumplirlas, para que el niño sea más consciente de lo que ocurrirá si no las respeta.


8- Demostrar afecto constante


Estos niños suelen sentirse incomprendidos, criticados y siempre juzgados, por lo que es importante fortalecer los vínculos con ellos, pasar mucho tiempo en familia y hacerle ver que le queremos haga lo que haga. Nunca está de más darle un abrazo, un beso o decirle “te quiero”.


Fecha de actualización: 31-08-2017

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.