• Buscar
Publicidad

El tipo de familia influye mucho el éxito de los chicos en el colegio

El tipo de familia influye mucho el éxito de los chicos en el colegio

A pesar del acceso universal a la educación en la mayoría de los países, los informes y estudios que se realizan al respecto muestran que los estudiantes que obtienen buenas notas en la escuela tienen padres que también sacaron buenas notas. El logro educativo de los padres biológicos está fuertemente asociado con el rendimiento de un niño, sobre todo en secundaria; mucho más que entre los hijos adoptados o los hijastros, por lo que la genética tiene mucho que ver, no solo el ambiente.

Publicidad

Índice

 

¿Qué influye en el éxito escolar?

Por supuesto, la oportunidad educativa y el acceso a escuelas adecuadas también son importantes. Esto lo demuestran los muchos inmigrantes que han llegado a los Estados Unidos con talento y altas aspiraciones, pero relativamente poca educación debido al acceso limitado a la educación que tenían en sus países de origen. Dadas las mayores oportunidades y recursos educativos en EE UU, los hijos de inmigrantes a menudo obtienen mejores resultados y van más lejos en la escuela que sus padres.

El desempeño y la conducta de los estudiantes en la escuela también se ven afectados por el apoyo emocional, la estimulación intelectual, la orientación y la disciplina que reciben en el hogar. Y es más probable que obtengan la atención, el afecto y la dirección que necesitan para prosperar en la escuela cuando provienen de una familia intacta y casada. Una de las fortalezas de las familias inmigrantes con hijos es que tienen más probabilidades de estar intactos que familias formadas por ciudadanos estadounidenses nativos.

Para reforzar estas hipótesis, se pueden analizar una larga líneas de estudios, comenzando con el Informe Coleman de 1966, que han encontrado que los estudiantes de familias intactas y casadas obtienen mejores resultados en la escuela que aquellos de familias interrumpidas o solteras. Otro estudio longitudinal realizado por el Departamento de Educación de EE. UU. (el ECLS-K) demostró el impacto que las transiciones familiares, como el divorcio y el nuevo matrimonio de los padres, tienen en la persistencia de las tareas de los estudiantes y su afán de aprender, angustia emocional y mal comportamiento que resultan en acciones disciplinarias escolares como la suspensión. Estudios de tendencias del Institute for Family Studies (IFS) en Arizona, Florida y Ohio indican que los distritos escolares tienden a ser más exitosos y seguros cuando más de sus familias están encabezadas por padres y madres casados.

En este nuevo informe de investigación de IFS, se examinan los datos de una encuesta federal reciente para explorar el vínculo entre el tipo de familia de los estudiantes y tres indicadores clave del rendimiento y el ajuste de los estudiantes en las escuelas primarias y secundarias de los Estados Unidos. La encuesta fue la Encuesta Nacional de Educación del Hogar (NHES) de 2016, una encuesta nacional por correo e Internet de padres de 13.523 niños que estaban matriculados en escuelas primarias y secundarias de todo el país. Los indicadores fueron:

- si el estudiante estaba obteniendo principalmente calificaciones A en la escuela (equivalentes a nuestros sobresalientes).

- si la escuela del estudiante contactó a los padres debido a problemas de comportamiento del niño en la escuela.

- si el estudiante alguna vez fue suspendido o expulsado de la escuela debido a una falta grave.

Se analizó hasta qué punto estos indicadores de rendimiento escolar se asociaron con el tipo de familia en la que vivía el estudiante, dividiendo las familias en 10 tipos:

1- Padres biológicos casados (57% de los estudiantes)

2- Padres biológicos que vivían juntos (3%)

3- Madre separada o divorciada (12%)

4- Madre nunca casada (6%)

5- Padre o madre viudos (1%)

6- Padre biológico solo (4%)

7- Padre o madre biológico y padrastro o madrastra (10%)

Articulo relacionado: Mi bebé no come fruta

8- Abuelos (3%)

9- Padres adoptivos (3%)

10-Padres de acogida (1%)

Se usaron análisis de regresión logística múltiple para ajustar la relación entre el tipo de familia y el rendimiento del estudiante para factores relacionados como el ingreso familiar, la educación de los padres, la edad, la raza y el nivel de grado inscrito del estudiante, y el nivel de pobreza y la concentración minoritaria del vecindario en el que estudiante vivía. Estos son algunos de los resultados.
 

Los hijos de padres casados sacan mejores notas


Los análisis mostraron que los escolares que viven con ambos padres casados ​​obtienen mejores resultados en cada uno de los tres indicadores de progreso educativo. A los niños de familias de parejas casadas les fue mejor incluso después de controlar los correlatos socioeconómicos y demográficos de la estructura familiar.

- Buenas calificaciones. Casi la mitad de los padres de los EE UU (49%) informaron de que sus hijos recibieron "principalmente A" en sus notas. Más de la mitad de los estudiantes de familias biparentales casadas tenían en su mayoría calificaciones A, mientras que lo mismo sucedía con menos de la mitad de los estudiantes de la mayoría de los otros tipos de familias.

La proporción de estudiantes de padres casados ​​con calificaciones A (54%) fue significativamente mayor que las proporciones para todos los demás grupos, excepto para los estudiantes con padres biológicos que conviven, madres que nunca se casaron y madres o padres viudos. La proporción de estudiantes que viven con abuelos (25%) fue significativamente menor que la de los estudiantes con padres biológicos casados, padres solteros y padrastros. La proporción de alumnos adoptados (33%) fue significativamente menor que la proporción de familias monoparentales y de padres casados.

- Contactos con los padres por mala conducta del estudiante. Casi uno de cada cinco padres de los EE UU (19%) informó de que habían sido contactados por la escuela del niño al menos una vez debido a la mala conducta de su hijo en la clase o en los terrenos de la escuela. El contacto con la escuela es un indicador de desajuste de los estudiantes y a menudo presagia problemas disciplinarios más serios o fallas de aprendizaje por venir. También puede ser una indicación de que el comportamiento del alumno está interfiriendo con un ambiente de clase ordenado, reduciendo así las oportunidades de aprendizaje de otros alumnos.

Las diferencias en las tasas ajustadas de contacto escolar entre los estudiantes de familias intactas y las de familias no casadas, interrumpidas o reconstituidas fueron sustanciales. Los estudiantes de familias monoparentales y de familias adoptivas tenían casi el doble de probabilidades de haber contactado a sus padres que los estudiantes que viven con padres biológicos casados. Los estudiantes con padres adoptivos y de crianza tenían tres veces más probabilidades de haber contactado a los padres. Las tasas de contacto para los estudiantes adoptivos y de acogida se mantuvieron significativamente más altas que las de los estudiantes en familias monoparentales, así como en familias casadas con dos padres. Después del ajuste, la tasa de contacto más alta para los estudiantes con padres biológicos que cohabitan ya no fue significativamente diferente de la tasa para los padres casados; ni tampoco la tasa para estudiantes con madres o padres viudos.

- Suspensión o expulsión. Uno de cada 10 estudiantes en los EE UU tenía padres que informaron que habían sido suspendidos o expulsados ​​de una escuela al menos una vez en sus carreras académicas. La suspensión suele ser un indicador de mal comportamiento grave por parte del estudiante y también significa que las autoridades escolares no tienen confianza en que los padres del estudiante puedan aconsejarlo o disciplinarlo de una manera que produzca una mejora significativa en la conducta del estudiante. Las tasas de suspensión ajustadas mostraron diferencias significativas entre los tipos de familia.

Así, los estudiantes de familias monoparentales y aquellos con padres biológicos que cohabitan tenían tasas de suspensión una vez y media más altas que la tasa de los estudiantes con padres biológicos casados ​​(8% versus 5%). Los estudiantes de familias ensambladas o que vivían con abuelos tenían tasas de suspensión ajustadas que eran aproximadamente el doble (10% -11%), mientras que las tasas para estudiantes adoptivos y de acogida eran casi tres veces más altas (13% -14%). Las diferencias entre las tasas de suspensión para las familias de padres biológicos casados ​​y las de los otros tipos de familia fueron estadísticamente significativas, excepto aquellas con padres biológicos que conviven, madres o padres viudos o madres que nunca se casaron.
 

La familia y el éxito del estudiante


Los resultados de este análisis de datos de una gran encuesta nacional de estudiantes muestran una vez más que el rendimiento de los estudiantes no puede entenderse aparte de la dinámica familiar. Al mismo tiempo, los resultados de este y de estudios anteriores muestran que los estudiantes de padres solteros y familias de acogida no son todos iguales en su rendimiento académico y comportamiento en el aula. Si bien muchos presentan deficiencias temporales en respuesta al estrés familiar, la mayoría se recupera y continúa yendo tan bien en la escuela como antes de la interrupción. Cuando hay consecuencias más duraderas del cambio familiar, generalmente hay otros factores de riesgo involucrados, como negligencia de los padres, conflictos continuos entre padres, violencia doméstica o antecedentes familiares de abuso de sustancias, criminalidad o enfermedad mental. Por lo tanto, los maestros y los directivos escolares estarían cometiendo un error al mantener una imagen estereotipada de los estudiantes de familias no tradicionales, especialmente al verlos a todos como problemáticos o desertores.

Ahora se pide a las escuelas que realicen funciones que la sociedad solía esperar que las familias u otras instituciones sociales desempeñaran. Es injusto y poco realista esperar que las escuelas, sin importar cuán bien dotadas de recursos estén, superen o compensen el estrés familiar, la agitación o la falta de apoyo y dirección que reciben demasiados estudiantes en casa. En lugar de culpar a las escuelas, deberíamos preguntarnos qué podrían estar haciendo nuestras comunidades y la sociedad en general para ayudar a estos jóvenes y ayudar a garantizar que las futuras generaciones de niños tengan una vida familiar estable y solidaria. Cambiar nuestra cultura familiar es una tarea desafiante y controvertida. Pero es algo que debemos emprender si queremos mejorar los resultados educativos.


Fuentes:

Zill, Nicholas, "Does the 'Marriage of Equals' Exacerbate Educational Inequality?" Institute for Family Studies, March 31, 2016.

Zill and Wilcox, "What Happens at Home Doesn’t Stay There: It Goes to School," Institute For Family Studies, June 8, 2017.

James Coleman, et al. (1966), Equality of Educational Opportunity (Washington, DC: U.S. Government Printing Office).

Fecha de actualización: 01-08-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×