• Buscar
Publicidad

Qué hacer si mi hijo es expulsado del colegio

Qué hacer si mi hijo es expulsado del colegio

En la mayoría de las ocasiones, las normas más estrictas de los colegios se aplican con un motivo de peso. Sabemos que no es fácil tener que asumir que a nuestro hijo lo han expulsado, pero antes de “volverse loco” hay que encontrar el motivo de esa decisión.

Publicidad

Está claro que a ningún padre o madre le gusta recibir una carta en la que el director del colegio de su hijo le informa sobre su expulsión, pero de nada sirve alterarse con los responsables del colegio ni tampoco con tu hijo hasta no tener claro qué es lo que realmente ha pasado para que se haya tomado esta decisión.

A pesar de que esta decisión nos afecta como padres, hemos de ser conscientes de que también le afecta a nuestro hijo. Normalmente, ese rechazo en su cabeza le está diciendo de manera indirecta que su mal comportamiento ha llegado a su término por lo que no le permiten volver a la escuela, que no quieren verle más por allí.

Por eso, antes de recibir otro castigo de nuestra parte o, por el contrario, culpar al colegio de la decisión tomada para proteger a nuestro hijo sin tener en cuenta los motivos que han propiciado su expulsión, es muy importante primeramente buscar toda la información que podamos conseguir al respecto.

La mejor manera de saber qué es lo que realmente ha sucedido es acudiendo al colegio para preguntar al director, tutor y profesores implicados qué es lo que ha pasado, si es la primera vez que pasa o si, por el contrario, ya tenía avisos de que podría ser expulsado si su comportamiento continuaba repitiéndose y no lo sabíamos, etc. Cuanta más información tengamos respecto al tema, mucho mejor. Esto nos servirá, además, para tener más o menos consolidado el planteamiento de la apelación (en el caso de que nos lo hubiéramos planteado). Porque ¿es realmente una injusticia?

No te puedes perder ...

Y tambien:

Debemos identificar las razones por las que nuestro hijo fue expulsado. Podemos acudir al médico para que le realicen un chequeo completo ya que, en muchas ocasiones, su comportamiento puede ser debido a algunos problemas de salud o a algunas enfermedades todavía no diagnosticadas. Quizás descubrir realmente el motivo nos ayude a encontrar rápidamente una nueva escuela y evitar que lo expulsen de nuevo.

Dependiendo un poco de las conclusiones a las que lleguemos con el informe del médico o psicólogo (si es el caso), podremos tomar alguna decisión con respecto a su futuro. ¿Debe continuar con sus estudios? Realmente la respuesta es más sencilla de lo creemos ya que, si está todavía en edad de acudir al colegio de manera obligatoria, deberá continuar con su educación. Sin embargo, si, por el contrario, ya es opcional y prefiere buscar empleo, lo intentaremos apoyar (aunque no nos guste demasiado la idea). Lo que hay que tener claro es que no podemos dejar que nuestro hijo se quede sin hacer nada y encima complacerle con todo lo que nos pida. O estudia o trabaja.

No obstante, si se diera el caso de que la expulsión fuera temporal y no definitiva, debemos intentar mantener a nuestro hijo inmerso en algunas actividades extraescolares y no permitir que se quede en casa sin hacer nada con el fin de seguir estimulándole y que su vuelta al colegio resulte menos complicada.

Pero si la cosa es definitiva y además sigue en periodo escolar obligatorio tenemos que acudir a otros colegios más adecuados para nuestro hijo, como las escuelas pequeñas, por ejemplo, que suelen ser más efectivas si se trata de adolescentes algo complicados. Y, sobre todo, prestar especial atención a las normas, ya que muchos tienen demasiado en cuenta el motivo por el cual ese alumno cambia de colegio. También debemos intentar evitar educarle en casa ya que esto rara vez funciona con el alumno que ha sido expulsado. 

Lo que está claro es que no debemos alterarnos si no encontramos solución de manera inmediata pero tampoco rendirnos. De hecho, y aunque muchos padres opinen lo contrario, nada tiene que ver una expulsión de colegio con el futuro de nuestro hijo, pues podrá terminar siendo igual o más exitoso que cualquier otro alumno que nunca haya sido expulsado. Muchas veces lo único que sucede es que no encuentran el apoyo correcto o están en una etapa bastante complicada para ellos.

Por lo tanto, y sobre todo en este último caso, debemos tratar de permanecer calmados e intentar, en la medida de lo posible, que nuestro hijo retome los estudios cuanto antes y que no sea un estudiante inactivo.  

Foto: Creado por Pressfoto - Freepik.com


Fecha de actualización: 16-11-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×