Qué hacer con un niño con problemas de conducta

Qué hacer con un niño con problemas de conducta
comparte

Los niños con mala conducta son reacios a interiorizar las normas y los límites, se rebelan ante la autoridad, cuestionan a los adultos constantemente y les cuesta a sumir que ellos nos mandan. ¿Qué hacer con estos niños? ¿Cómo conseguir que nos hagan caso?

Los niños de más de seis años no tienen rabietas como los niños de dos años, pero son capaces de mostrarse muy retadores con sus padres, les chillan y montan grandes números con tal de salirse con la suya. No son capaces de asumir que ellos no mandan y quieren tener siempre la razón y la última palabra.


Muchos niños presentan este tipo de comportamientos tanto en casa como en el colegio, aunque hay también un porcentaje muy alto de chicos que se portan bien en el colegio y solo muestran este tipo de comportamiento desobediente en casa, teniendo a sus padres casi esclavizados bajo sus órdenes por temor a sus numeritos.


Si los problemas de conducta se dan en ambos ámbitos será necesario trabajar junto con los profesores y el orientador del colegio para lograr solventar la situación. Pero si se da solo en casa, los padres deberán trabajar cuanto antes para cambiar el comportamiento del niño ya que no solo no mejorará solo con el tiempo, sino que empeorará, sobre todo al llegar la adolescencia.


¿Cómo actuar ante los problemas de conducta?

No te puedes perder ...


Lo primero que hay que hacer es acotar y delimitar el problema, saber exactamente qué está ocurriendo y cuál es el origen de ese tipo de conductas.


Los padres tienen una influencia determinante en el comportamiento de los hijos. Este comportamiento, además, es aprendido y puede modificarse, por lo que no hay nada perdido.


Si tu hijo se comporta mal y ya no sabes qué más hacer, ten en cuenta estas recomendaciones de expertos:


- Cuando el niño realiza una conducta inadecuada, si no le prestamos ningún tipo de atención contribuimos a que la abandone. Por el contrario, si queremos que realice más a menudo una determinada conducta, deberemos reforzar su acción por medio de nuestra atención, palabras de ánimo, caricias y besos, etc. Es decir, una conducta se mantiene o desaparece según los efectos o consecuencias que se obtenga tras su realización. Si solo le prestamos atención cuando llora o pega, reforzamos esa conducta ya que consigue con ella lo que busca: que le hagas caso.


- Las consecuencias, tanto positivas como negativas, deben ser inmediatas para que el niño las relacione con la conducta.


- Las etiquetas y las interpretaciones generales no sirven para resolver los problemas. Son injustas e incorrectas, y no ayudan a la educación del pequeño.


- Para averiguar por qué el niño realiza determinadas conductas reprobables, es buena idea apuntar en cuadro cuántas veces al día se produce esa conducta, cuánto tiempo transcurre realizando la misma, cuál es su intensidad, dónde ocurre, en qué momentos, con quién y qué ocurre después. Así podremos averiguar por qué lo hace y buscar una solución más efectiva.


- No hay que dar explicaciones al niño ni justificar todas las decisiones que toman los padres, sobre todo en lo que a normas y límites se refiere. El niño es nuestro hijo, no nuestro jefe. Hay que tener claro quién es la figura autoritaria en casa.


- Es importante fijar una serie de normas claras y que el niño las conozca. Deben estar consensuadas por los padres. Es mejor empezar por 3 o 4 normas sencillas y fáciles pero que sean clave para mejorar el comportamiento del niño, como no gritar, no exigir, no faltar al respeto y obedecer a la primera.


- No se debe entrar nunca en el juego del niño ni hacer caso a sus provocaciones ya que así solo se logra que grite más fuerte. En estos casos, lo mejor es recurrir al tiempo fuera y llevar al niño a otro sitio para que se calme. Hasta que no se tranquilice, no se le hace caso.


Fuente:

- Álava, Silvia (2015), Queremos que crezcan felices, Madrid, Actitud de Comunicación.

- Carrobles, José Antonio; Pérez-Pareja, Javier (2008), Escuela de Padres. Guía práctica para evitar problemas de conducta y mejorar el desarrollo infantil, Ed. Pirámide. 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>