10 frases que no deberías decir a tu hijo… si quieres que te obedezca

10 frases que no deberías decir a tu hijo… si quieres que te obedezca
comparte

Todos estamos acostumbrados a usar ciertas frases y expresiones cuando queremos que nuestros hijos nos hagan caso y nos obedezcan. Sin embargo, muchas de ellas son contraproducentes y pueden lograr el efecto contrario al deseado.

1- Porque no, ¡y punto!


Esta frase es muy de madres, pero el hecho de que algo sea así porque nosotros lo decimos no les vale a los niños. Es mejor que le expliques por qué no puede hacer algo: porque es peligroso, puede hacer daño a alguien, ya no es momento de hacer eso, etc.


Tenemos que intentar enseñar a nuestros hijos, no adoctrinarlos como a burros.


2- Cállate que ya me tienes cansado


Es normal y lógico que después de un buen rato intentando que tu hijo te obedezca o que pare de pedirte algo, estés harto. Pero no hace falta que se lo hagas ver. Si lo piensas, es una frase bastante desafortunada. Si no puedes más, dile que necesitas 5 minutos de descanso, vete a otra habitación, respira y vuelve cuando estés más tranquilo.


3- Estoy cansado de ir detrás de ti recogiendo


En lugar de decirle eso, pídele que te ayude a recoger. Podéis hacer una carrera para ver quién acaba antes de recoger o cantar mientras lo hacéis. Así, le inculcas que es él el que debe recoger y hacerse responsable de sus cosas.


4- Si pegas nadie te va a querer


Otra frase bastante desafortunada para decir a un niño ya que se lo toman todo al pie de la letra. Es mejor cambiarla por “No pegues  a tus amigos ya que los haces daño y no debemos herir a los demás”.


5- No vayas ahí que te pueden raptar


No es conveniente educar en el miedo. Tampoco hay que evitar hablarle de las cosas malas que pueden pasar, pero con sentido, no meterles miedo cada vez que vayan a hacer algo que no nos parezca bien.


6- Si te pegan, defiéndete y pega más fuerte


Luego querremos que no peguen, pero es imposible si, ante el ataque de otro niño, lo único que se nos ocurre es decirle que pegue más. Así solo le enseñamos que la violencia es la única solución. Hay que conseguir que, si otro niño le pega, aprenda a decírselo a u n adulto para que reprenda al otro niño.


7- Eres un niño muy malo/desobediente/gamberro


Hay que procurar no etiquetar nunca a los niños ya que les “obligamos” a ser de la manera en que les calificamos.


8- ¡Fantástico! Eres el mejor


Es cierto que es fundamental alabar a nuestros hijos y reconocer sus méritos, pero tampoco hay que hacerles pensar que son los mejores del mundo y que ya no se pueden superar. Hay que motivarles siempre a ser mejores. Es más recomendable una frase como “Lo has hecho bien”, “Lo has conseguido”.


9- No llores


Nunca hay que “prohibirles” expresar sus sentimientos. Si tiene ganas de llorar, que llore. Si quieres que pare, es mejor averiguar qué le pasa que, simplemente, decirle que no llore más.


10- Si os pegáis, se acabó el juego


Si está todo el rato peleando con su hermano o un amigo por un juguete, siéntate con ellos y ensáñeles a jugar compartiéndolo. Es más divertido para ellos y productivo que quitarles le juguete. Así le enseñas a resolver conflictos.

 

Foto: Created by Jcomp - Freepik.com


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×