Frases que no deberías decir a tu hijo… al comer

Frases que no deberías decir a tu hijo… al comer
comparte

Si quieres que tu hijo coma bien y sin rechistar, y no quieres pasarte todo el rato de la comida peleando o intentando que coma, estas son algunas frases que mejor no deberías decirle:

1- Si no te acabas las espinacas no vas a jugar.

La comida nuca debe ir ligada a un premio o castigo, el niño debe entender que comer es necesario. Además, los castigos constantes harán que le coja “asco” a la comida, cuando lo que se busca es justo lo contrario.

En lugar de eso, mejor pregúntale por qué no come. Quizá está caliente, está lleno o cualquier otro motivo. Obtendrás mucho más así que gritando y regañando.

 

2- Mira a tu hermano/a que bien come…

Las comparaciones siempre son odiosas. Nunca compares a un hijo con otro. Cada uno es como es.

 

3- Si no comes, te quedarás pequeño y no crecerás.

 

Es cierto que es necesario comer y alimentarse bien para crecer, y el niño tiene que entender la importancia de una correcta alimentación para su salud. Pero esta frase tan solo conseguirá asustarle; mejor dísela en positivo: Si comes bien y sano toda tu vida, tu salud será mejor, estarás más sano y tendrás más energía.

No te puedes perder ...

 

4- Lávate las manos lo primero.

Esa manera de hablar, imponiendo siempre las normas, de forma brusca y autoritaria, provoca en los niños la reacción contraria a la deseada: en lugar de hacerlo al momento, se ponen a hacer el tono. En vez de eso, puedes decirle: “Recuerda que hay que lavarse las manos antes de comer para evitar las bacterias y virus de la calle. Yo voy a hacerlo ahora mismo”.

 

5- Si no acabas la comida, no te mueves de la silla.

 

Al igual que la primera expresión, los castigos y amenazas no suelen funcionar con los niños, al menos a largo plazo. Y menos aún tenerle todo el día sentado a la silla mirando el plato. Si ha decidido que no come más, no lo hará por mucho tiempo que pase.

 

6- Quítate de en medio que voy a cocinar.

 

Aparte de que es una forma bastante fea de hablar a tu hijo, puedes decirle, en lugar de eso, si te ayuda a hacer la comida. Así podréis pasar un rato juntos, enseñarle a cocinar, la importancia de la alimentación… Y tendrá más ganas de comer lo que haya cocinado él mismo.

 

Es importante ser siempre respetuoso con nuestros hijos. Si les hablamos de manera educada y sin perder las formas, aprenderán a hablar de la misma manera, evitando así las discusiones constantes en casa. Además, les harás responsables de su comportamiento, lo que favorecerá que se comporten correctamente y cumplan con sus obligaciones.

 

Foto: Designed by Pressfoto - Freepik.com


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de altas capacidades en niños con el fin de facilitar al máximo su identificación. Una vez se sabe que un niño tiene esta característica, la escuela y la familia deben trabajar en conjunto para que puedan alcanzar su potencial.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>