Frases que no deberías decir a tu hijo… al comer

Frases que no deberías decir a tu hijo… al comer
comparte

Si quieres que tu hijo coma bien y sin rechistar, y no quieres pasarte todo el rato de la comida peleando o intentando que coma, estas son algunas frases que mejor no deberías decirle:

1- Si no te acabas las espinacas no vas a jugar.

La comida nuca debe ir ligada a un premio o castigo, el niño debe entender que comer es necesario. Además, los castigos constantes harán que le coja “asco” a la comida, cuando lo que se busca es justo lo contrario.

En lugar de eso, mejor pregúntale por qué no come. Quizá está caliente, está lleno o cualquier otro motivo. Obtendrás mucho más así que gritando y regañando.

 

2- Mira a tu hermano/a que bien come…

Las comparaciones siempre son odiosas. Nunca compares a un hijo con otro. Cada uno es como es.

 

3- Si no comes, te quedarás pequeño y no crecerás.

 

Es cierto que es necesario comer y alimentarse bien para crecer, y el niño tiene que entender la importancia de una correcta alimentación para su salud. Pero esta frase tan solo conseguirá asustarle; mejor dísela en positivo: Si comes bien y sano toda tu vida, tu salud será mejor, estarás más sano y tendrás más energía.

 

4- Lávate las manos lo primero.

Esa manera de hablar, imponiendo siempre las normas, de forma brusca y autoritaria, provoca en los niños la reacción contraria a la deseada: en lugar de hacerlo al momento, se ponen a hacer el tono. En vez de eso, puedes decirle: “Recuerda que hay que lavarse las manos antes de comer para evitar las bacterias y virus de la calle. Yo voy a hacerlo ahora mismo”.

 

5- Si no acabas la comida, no te mueves de la silla.

 

Al igual que la primera expresión, los castigos y amenazas no suelen funcionar con los niños, al menos a largo plazo. Y menos aún tenerle todo el día sentado a la silla mirando el plato. Si ha decidido que no come más, no lo hará por mucho tiempo que pase.

 

6- Quítate de en medio que voy a cocinar.

 

Aparte de que es una forma bastante fea de hablar a tu hijo, puedes decirle, en lugar de eso, si te ayuda a hacer la comida. Así podréis pasar un rato juntos, enseñarle a cocinar, la importancia de la alimentación… Y tendrá más ganas de comer lo que haya cocinado él mismo.

 

Es importante ser siempre respetuoso con nuestros hijos. Si les hablamos de manera educada y sin perder las formas, aprenderán a hablar de la misma manera, evitando así las discusiones constantes en casa. Además, les harás responsables de su comportamiento, lo que favorecerá que se comporten correctamente y cumplan con sus obligaciones.

 

Foto: Designed by Pressfoto - Freepik.com


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar