• Buscar

¿Cómo conseguir que un niño estudie solo?

¿Cómo conseguir que un niño estudie solo?

Aprender a estudiar por cuenta propia es un proceso muy importante que debemos guiar, supervisar y apoyar durante el desarrollo de los niños. Para que el tiempo de estudio resulte productivo, es importante tener un método adecuado que fomente la motivación y la concentración.

Publicidad

Adquirir unos hábitos de estudio, y que este tiempo resulte productivo, es algo complicado para todos, pero los niños parecen tener aún más distracciones, por lo que nuestro trabajo como padres es que adquieran una serie de hábitos y métodos de estudio adecuados.

Antes de empezar a transmitirle a tu hijo el hábito de estudiar de manera autónoma, debes conocer sus habilidades y sus limitaciones. Esto te permitirá tener un plan de actuación concreto que le ayude a comprender con más facilidad. En este sentido, es importante que te fijes en si presenta algún tipo de dificultad a la hora de concentrarse. Estas dificultades pueden deberse a distintas razones, como el déficit de atención o la hiperactividad, pero también a otras cuestiones como que esté perdiendo vista y necesite gafas.

Para ayudarte a conseguir que tu hijo estudie solo, te damos algunos consejos:

- Crea un espacio adecuado para el estudio. Para favorecer la concentración debe estudiar en un entorno tranquilo, con una buena iluminación y una silla adecuada. Además, resulta esencial que el niño disponga de una mesa con espacio suficiente donde tenga los materiales a mano.

- Facilita su concentración. Hay que evitar distracciones como la tele, el móvil o los videojuegos. Lo mejor es tenerlos apagados y alejados del niño.

- Enséñale a planificarse. Intenta que distribuya su estudio en periodos de 45 o 50 minutos, durante los cuales debe evitar las interrupciones al máximo. Existen muchas herramientas que puede utilizar para anotar sus deberes y trabajos, y así planificar sus horarios de estudios: puede utilizar una agenda, o algún calendario on line si necesita utilizar el ordenador. De los 7 a los 12 años lo ideal es que dedique al estudio entre una y dos horas al día entre semana; de los 13 a los 18 deberá aumentar su horario de estudio una hora al día.

- Deja que él mismo se organice sus tareas, aunque al principio necesite supervisión y consejo, poco a poco logrará hacerlo por sí mismo, además de que así sentirá más independencia y control de su vida, lo que lleva a sentir más responsabilidad frente a lo que está haciendo, y que se lo tome más en serio.

- Divide el temario. De esta manera tendrá una idea más clara de lo que va a estudiar y el volumen de información le resultará más fácil de manejar.

- Enséñale a tomar descansos. Enseñar a un niño a estudiar solo también implica indicarle que los descansos siempre son justos y necesarios. Asegúrate de que tome descansos cortos cada cierto tiempo para evitar que se sature. Si trabaja durante más tiempo del que puede estar concentrado, lo más probable es que no obtenga nada de provecho del estudio y, además, que asocie el estudiar como algo negativo.

- Enséñale a tomar buenos apuntes y lo importantes que son. Tomar apuntes requiere de atención y síntesis, algo que puede ayudar mucho al estudio. Enséñale a anotar las ideas principales que se tratan en clase, así como los datos concretos que requieran memorización. Recuérdale que le será más fácil si incluye títulos y apartados, o si utiliza sus propias abreviaturas.

- No utilices el hecho de estudiar como un castigo. Si cuando hace algo mal le castigas obligándole a estudiar, acabará viéndolo como una imposición, algo que es el resultado de un mal comportamiento, y la educación es demasiado importante como para que la vea así.

- Involúcrate. A pesar de que el objetivo es que el niño logre estudiar por su cuenta, no debemos dejar de involucrarnos en el proceso. Es bueno que al empezar le animemos y que, una vez termine, le preguntemos cómo se siente y le hagamos saber que ha hecho un buen trabajo. Si el niño tiene alguna duda, debemos aclarársela y, si se encuentra con algún obstáculo, debemos ayudarle con paciencia y sin prisa a superarlo. Si necesita memorizar algo, puedes ayudarle preguntándole cada tema una vez que considere que se lo ha aprendido. Trata de hacer esta actividad lo más amena posible para que el niño se sienta seguro de sí mismo y no se sienta intimidado ante las preguntas.

- Anímale a aprender y no solo estudiar. Motívale a aprender cosas nuevas todos los días, y a comprender la importancia del conocimiento. Puedes utilizar documentales, juegos educativos o libros, que resultan una herramienta interactiva para aprender en casa muy útil. También es bueno que le hagas preguntas y le enseñes a cuestionarse y a reflexionar acerca del mundo que le rodea.

- Encuentra maneras divertidas de estudiar. Puedes probar diferentes métodos y modificar el sistema de estudio del niño hasta que funcione. Por ejemplo, puedes utilizar tarjetas didácticas, una guía de estudio personalizada o notas adhesivas en su habitación. Si tu hijo quiere aprender de una manera particular, para hacerlo más divertido, lo mejor es que cedas. Si, por el contrario, no quiere estudiar, lo mejor es que le ayudes a recuperar el interés. Puedes hacer sugerencias y dejar caer ciertos datos de interés para incentivar su curiosidad.

- Descúbrele herramientas como los esquemas o los mapas conceptuales. Estudiar no tiene porqué ser sentarse delante de los apuntes y leerlos hasta memorizarlos. Actualmente existen muchos recursos que puedes enseñarle a tu hijo para facilitar su comprensión y, sobre todo, hacer que sea más entretenido.

- Ofrécele recompensas. Estas recompensas deben ser sutiles, y si no son materiales, mejor. Puede ser algo simple como ponerle una pegatina en su cuaderno, realizar alguna actividad familiar después del estudio, salir a jugar con sus amigos… esto es algo que depende de la edad y las preferencias de cada niño. Pero lo más importante, sea a la edad que sea, son los refuerzos verbales, demostrarle lo orgullosos que estamos de que estudie o saque buenas notas. Felicítale por cada logro que consiga. De esta manera estará más motivado a continuar estudiando y, así, a que forme parte de su rutina.


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado un calendario para tener un niño basado en una teoría que relaciona el momento de la concepción y el ciclo de la ovulación con el sexo del bebé. La evidencia científica de esta relación es poca, pero dado que su práctica es totalmente inocua es una opción que siempre se puede probar. Al fin y al cabo la probabilidad de tener una niño o un niño es del 50%!

Fuente:

Orjales Villar, Isabel (2012), TDAH. Elegir colegio, afrontar los deberes y prevenir el fracaso escolar, Madrid, Ed. Pirámide.

Fecha de actualización: 17-03-2021

Redacción: Cristina Rodríguez

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×