×
  • Buscar
Publicidad

10 técnicas de estudio para niños

10 técnicas de estudio para niños

Enseñar a tu hijo a estudiar desde pequeño es fundamental para establecer unos buenos hábitos de estudio en él para que, cuando sea mayor, sepa perfectamente qué tiene que hacer para aprobar y sacar buenas notas.

Publicidad

A nadie (o casi nadie) le entusiasma estudiar, pero es cierto que, cuando estamos motivados, sabemos cómo aprovechar el tiempo y obtenemos buenos resultados, los estudios resultan más sencillos y amenos que cuando todo nos resulta muy complicado.

Por eso, aunque estudiar y esforzarse es algo personal, sí depende de los padres que seamos capaces de enseñar a nuestro hijo a estudiar desde pequeño, dándole las pautas básicas para establecer un hábito de estudio y para aprender de la manera más sencilla los contenidos nuevos de cada asignatura.

Respecto a lo primero, conviene que establezcas todos los días un rato para dedicar al estudio desde que tu hijo tenga 6 años. Cuando sea pequeño, este rato puede ser solo 20 minutos en los que puede hacer deberes si los tiene o, simplemente, leer o dibujar. Lo importante es que se acostumbre a sentarse a la mesa todos los días. A medida que crezca y tenga más carga de estudio, aumentará ese tiempo y las actividades que realice en él.

Además, es importante que le proporciones un lugar adecuado para estudiar, los materiales necesarios y le motives para esforzarse y aprender día a día.

No te puedes perder ...

Cómo inculcar hábitos de vida saludable a los niños

Cómo inculcar hábitos de vida saludable a los niños

Los hábitos y costumbres positivas que forman parte del estilo de vida de cada persona se van adquiriendo, o adoptando, a medida que los niños van haciéndose mayores, durante la etapa de desarrollo. En esta integración de valores es fundamental la manera de alimentarse y de comer sano ya que esto se verá reflejado en la salud física y mental del pequeño a corto y largo plazo

Y tambien:

En cuanto a las técnicas de estudio, existen muchas técnicas diferentes que no sirven igual a todo el mundo, por eso es conveniente que tu hijo vaya probando hasta que dé con aquella que le ayude a retener nuevos conocimientos y poder explicarlos en clase o en un examen. Algunas de las principales son:

1- Averigua cómo es la memoria de tu hijo: visual, táctil, lingüística. Según el tipo que sea, le ayudará estudiar con música, hablar en voz alta, hacer resúmenes, etc.

2- El método más usado para retener información es el método ELSER3 que consiste en:

a) Explorar: hacer una primera lectura rápida del texto para saber de qué trata y las ideas principales.

b) Leer: hacer una lectura en profundidad, comprendiendo bien para poder retenerlo más tarde.

c) Subrayar: resaltar las ideas fundamentales y las palabras clave con un color fosforito para que nos vengan a la mente solo con echar un vistazo. Para que sea eficaz no se debe subrayar todo, sino solo la idea principal preguntándose: ¿Qué nos quiso decir el texto?

d) Esquematizar: es decir, hacer un breve esquema con las ideas principales.

e) Resumir: hacer un resumen un poco más extenso que el esquema contando con palabras propias lo estudiado.

f) Retener: memorizar la información mediante acrósticos, vinculación u otras reglas nemotécnicas.

e) Repasar 3: para que lo estudiado no se nos olvide enseguida, hay que hacer como poco tres repasos: uno, dos días después; otro, a los 4 días; y el último, el día antes del examen.

3- Realizar apuntes: Consiste en elaborar un texto propio sobre lo estudiado previamente para explicándolo con palabras propias, aunque siempre respetando aquellas palabras clave que no se pueden cambiar. De este modo se puede descubrir lo que se entiende y lo que no del texto y prepararse para poder explicarlo en el examen.

4- Hacer un mapa mental: los mapas mentales ayudan especialmente a los niños con memoria visual, ya que les permite recordar todos los datos claves con un solo vistazo.

5- Elaborar una ficha de estudio: las fichas son útiles sobre todo para asignaturas con muchas fechas o números, como Historia, Matemáticas o Idiomas. En ellas se recogen datos como las fechas principales de la II Guerra Mundial o los verbos irregulares para poder repasarlos en cualquier momento (autobús, esperas, etc.).

6- Realizar ejercicios: es una de las mejores formas de entender y asimilar un contenido, haciendo ejercicios diferentes sobre ese tema. De esa manera obligas a la memoria a buscar lo que ya sabe y ponerlo en práctica.

7- Hacer test o exámenes tipo: los test sirven para confirmar cuánto has asimilado y qué necesitas repasar. Es una manera sencilla y divertida de estudiar. Otra opción es realizar un examen parecido al que te harán en clase para probar si estás listo o no.

8- Brainstorming: usado en el ámbito de la publicidad, el brainstorming o “lluvia de ideas” ayuda a generar una serie de ideas mentales sobre el tema a estudiar. Así, lo que el chico tiene que hacer es decir todo aquello que le venga a la mente sobre un tema concreto, por ejemplo, la II Guerra Mundial.

9- Realizar dibujos: si tu hijo es habilidoso para el dibujo y se le da bien, puede aprovechar esta capacidad para estudiar, sobre todo con asignaturas como Geografía, Arte o Historia. Eso le ayudará a generar asociaciones mentales pictográficas que pueden ser muy útiles para recordar datos y fechas.

10- Grabarle: especialmente útil para los chicos que tienen memoria auditiva, consiste en grabar al chico repitiendo la lección en voz alta para que luego pueda escucharse y volver a repasar el contenido o ver dónde flaquea. 


Fecha de actualización: 30-10-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.