• Buscar
Publicidad

Cómo ayudar a mi hijo que no quiere estudiar

Cómo ayudar a mi hijo que no quiere estudiar

¿Tu hijo tiene más de 16 años y ya no quiere seguir estudiando? Si ya ha acabado la educación obligatoria, no puedes obligarle, aunque sea menor de edad, pero sí puedes intentar hacerle ver que estudiar y formarse es necesario para labrarse un buen futuro.

Publicidad

Indice

 

La formación y el empleo

Las estadísticas son claras: el paro entre las personas sin estudios es mucho mayor que entre las personas con estudios superiores. Y los sueldos también suelen ser más bajos. Es posible que esos datos no le importen a tu hijo de 16 años o que crea que exageras, pero lo cierto es que formarse es fundamental para poder encontrar un buen trabajo, ascender, tener un buen sueldo y, en definitiva, lograr el éxito laboral. Eso sí, eso no significa que todo el mundo tenga que estudiar una carrera universitaria y un hacer un máster, hay muchos estudios y ofertas diferentes que permiten prepararse bien para el futuro.

 

La educación obligatoria

En España, la educación obligatoria va desde los 6 hasta los 16 años, momento en que se acaba la Educación Secundaria Obligatoria o ESO (a no ser que el niño haya repetido algún curso, en cuyo caso podría tener más de 16 años).

Si tu hijo no ha acabado la ESO y no tiene este título, debes procurar por todos los medios que lo acabe, puesto que sin ese título no tendría ningún tipo de estudios. Es necesario acabar y aprobar la ESO para obtener el diploma de graduado en la ESO y tener los estudios mínimos, indispensables en España para acceder a casi cualquier puesto de trabajo o estudio superior. Por eso, debes intentar, sin forzarle ni gritarle, que comprenda lo importante que es sacarse ese título para su futuro. Muchos chicos piensan que los estudios son para sus padres, pero ese es un grave error, deben darse cuenta de que son solo para ellos y de que su éxito o fracaso en esta etapa puede condicionar todo su futuro.

Los gritos, los castigos o las discusiones no ayudan en este caso, y menos con adolescentes de 15 o 16 años. Lo que debes hacer es hablar con calma con él y preguntarle por qué no quiere acabar o qué problemas tiene. Quizá descubras algo que no sabías y que pueda ayudaros. Por ejemplo, puede que tenga problemas con algún compañero en el instituto o esté sufriendo bullying, que sufra algún trastornos depresivo o ansioso o que no consiga aprobar y se sienta tonto. En este último caso, puede que tenga algún trastorno del aprendizaje sin diagnosticar y, una vez se descubra, estudiar y aprender sea más sencillo para él.

Si no te cuenta nada o no sabes cómo ayudarle, es recomendable que acudas a consultar al orientador o psicólogo del centro escolar o a un psicólogo infantil para que averigüé qué le pasa y te indique cómo ayudarlo.

Si tu hijo necesita ayuda, busca un profesor particular o alguien que le ayude a estudiar y aprender para que pueda mejorar sus notas. En cuanto él mismo note mejoría, se sentirá mejor consigo mismo y eso le animará a seguir estudiando.

Si tu hijo simplemente pasa de los estudios y lo que quiere es salir de fiesta y pasárselo bien con sus amigos, debes hacerle ver que, sin estudios ni trabajo, no se puede tener dinero para salir. Si no cumple sus obligaciones no debes darle paga ni dinero. Evita las confrontaciones y las discusiones, simplemente déjale claras las normas y límites de casa y no cedas.


¿Y si ya no quiere seguir estudiando?

Si el problema es que tu hijo ya ha acabado la ESO, pero no quiere seguir con el Bachillerato, debes hacerle comprender que los estudios básicos no son suficientes para hacer módulos o estudios superiores. Tampoco son suficientes para la mayoría de las oposiciones o plazas públicas como policía, guardia civil, bombero, conductor de metro o autobús… puesto que, en la mayoría de ellas, actualmente piden Bachillerato. Por eso, es importante que hables con tu hijo de su futuro y de qué quiere ser. Puede que tenga un plan o idea, pero no sepa que no va a poder cumplirlo sin el Bachillerato.

Asimismo, puede que no le guste estudiar y no quiera seguir aprendiendo materias que le parecen innecesarias, pero no todo el mundo tiene por qué estudiar una carrera universitaria. Existen muchos estudios diferentes y con diferente nivel. De igual modo, hay muchos módulos y cursos que son muy prácticos, orientados a personas que quieren prepararse para el mundo laboral sin tener que “empollar”. Hablad con el orientador del instituto para que os hable de todas las posibilidades que hay, de los requisitos de cada una y de las opciones que tiene tu hijo al acabar la ESO. Puede que así descubra lo que de verdad quiere hacer o que se decida a seguir con el Bachillerato si es necesario para conseguir sus sueños.

De igual modo, si le preocupa no poder superar estos cursos superiores porque le parece que le falta capacidad o aprendizaje, debes hacerle ver que con trabajo y esfuerzo todo se puede conseguir, además de buscarle ayuda para poder sacar adelante sus nuevos estudios. Y, aunque ya es mayor y no debes estar encima de él, sí puede apoyarle, darle ánimos, ayudarle con sus trabajos o estudios cuando lo necesite, etc. Debes también mantener una relación fluida con sus profesores para detectar cualquier fallo o retraso cuanto antes y seguir ayudándole y motivándole para que se preparare de la manera más adecuada para luchar por su futuro, que al fin y al cabo es solo suyo y depende solo de él.  


Fuente: Álava, Silvia (2016), Queremos que crezcan felices, Madrid, Actitud de Comunicación.

Fecha de actualización: 17-02-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×