Mi hijo no estudia

Mi hijo no estudia
comparte

Hasta los 16 años como mínimo, la mayor obligación de cualquier niño es estudiar, por eso es tan frustrante cuando no conseguimos que nuestro hijo estudie y trimestre tras trimestre llegan malas notas a casa, quejas de los profesores, exámenes suspensos, etc. ¿Qué se puede hacer para cambiar esta actitud?

¿Por qué no estudia?

 

Existen muchos motivos que pueden hacer que un niño no estudie: problemas personales, enfermedad, dificultades de aprendizaje, aburrimiento, falta de responsabilidad, ambiente familiar estresante, exceso de protección por parte de los padres… Cualquiera de estas causas puede provocar que el niño “pase” de hacer los deberes y de preparar sus exámenes, con lo que sacará malas notas, suspenderá e incluso puede que deba repetir curso.

 

Existen varias señales que nos ayudan a detectar si nuestro hijo no quiere estudiar:

 

- Siempre busca excusas para no hacer los deberes ni estudiar. También para justificar las malas notas (“Mi profesor me tiene manía”, “Nos pusieron un control sorpresa”, “Las preguntas eran más difíciles de lo normal”, “Se me olvidó el libro de mates en clase”).

 

- Cada vez que intentas que se siente a hacer los deberes se queja, se resiste y no para de decir “no me gusta estudiar”.

 

- Sus profesores se quejan de su mal comportamiento en clase: no atiende, molesta, hace bromas, se distrae…

No te puedes perder ...

 

Generalmente, este tipo de niños que no quiere estudiar se da en ambientes muy relajados, con pocas normas y falta de organización, en los que los padres no siguen de cerca los estudios de sus hijos por falta de tiempo. Además, son niños con poca capacidad de esfuerzo y, algunas veces, con problemas emocionales sin resolver.

 

¿Cómo ayudarle a estudiar?

 

Aunque cueste, para lograr que tu hijo estudie debes estar encima de él, al menos hasta que logres que adquiera un hábito, mejore sus notas y haga sus deberes sin tener que amenazarle.

 

- Averigua la causa: lo primero es que descartes posibles trastornos de aprendizaje (dislexia, problemas de visión) o neurológicos (como TDAH). Debes saber si se niega a estudiar porque ha tenido algún problema en el colegio, porque le cuesta o, simplemente, porque no le da la gana.
 

- Tu hijo debe entender que estudiar o no, no es una decisión que pueda tomar él, al menos hasta que sea mayor. Es su obligación al igual que la vuestra es trabajar. Es su responsabilidad y no es negociable.
 

- Establece un plan de estudio y cíñete a él. Debéis delimitar un horario para hacer los deberes y estudiar que incluya la duración, las pausas… Haz un calendario semanal con este plan y cuélgalo en su habitación o en su zona de estudio para que lo tenga presente cada día.
 

- Habla con sus profesores para ver en qué materias tiene más problemas, qué deberes hace y cuáles no, qué notas saca, etc. Si es posible, que te notifiquen ellos directamente el calendario de exámenes para que no pueda engañarte.
 

- Saca tiempo para controlar si cumple con el plan y realiza todos sus deberes.
 

- No le castigues si suspende. En este caso, los castigos pueden ser contraproducentes y lograr el efecto deseado; es decir, que se desanime y estudie aún menos. Es más productivo alabarle y recompensarle cuando saque buenas notas.
 

- Cuida las condiciones en las que estudia (lugar, materiales,…).
 

- No le critiques ni le llames tonto. Limítate a corregir sus errores.
 

- Sed pacientes y constantes, no hay que rendirse nunca. Hay que ser positivo y entender que todo lleva su tiempo, también lograr un hábito de estudio y alcanzar el nivel del resto de la clase.
 

- Las horas de sueño son fundamentales. Dormir nos ayuda a fijar lo aprendido.
 

- Proporciónale pautas de estudio y de memorización.
 

- Hazle ver lo importante que son los estudios para su futuro.
 

- Si se distrae mucho en clase, recomiéndale que tome apuntas o haga preguntas. Eso le ayudará a centrarse.
 

- Alábale por cada uno de sus avances. Incluso puedes hacer un gráfico para que el niño vea de forma visual sus logros académicos, lo que aumentará su motivación y su autoestima. Verá que su esfuerzo tiene recompensa y querrá superarse cada día un poco más.
 

- Si nada funciona, consulta con un especialista.

 

Redacción: Irene García


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de altura de los niños que arroja como resultado una previsión orientativa de cuánto puede llegar a crecer tomando como base la altura de los padres. Para un resultado más preciso es necesario acudir al pediatra y realizar algunas pruebas médicas.


Fecha de actualización: 13-06-2012

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>