5 consejos para padres de adolescentes

5 consejos para padres de adolescentes
comparte

La adolescencia es, posiblemente, la etapa más complicada en la educación de un hijo ya que, de repente, nuestros adorables angelitos se convierten en seres desconocidos que nos contestan, no nos obedecen, hacen lo que les la gana y se muestran incluso avergonzados de nosotros. Sin embargo, es una etapa por la que todos deben pasar y, si estás preparado, será mucho más sencilla.

Cuando te conviertes en padre, los primeros meses del bebé te pueden resultar muy duros por la falta de sueño, las dudas, el encaje del nuevo miembro en tu vida… pero cuando tus hijos llegan a la adolescencia, te das cuenta de que ahí llega realmente la etapa más dura y complicada en la educación de un hijo. Y si bien no todos los chicos son iguales y algunos son más conflictivos que otros, es inevitable que surjan problemas, discusiones y conflictos ya que el cerebro de los adolescentes cambia muy rápidamente, y de pronto se transforman en una persona diferente que busca su lugar y su personalidad. Ya no son niños, pero tampoco adultos, y es complicado para todos.


Los adolescentes son impulsivos, curiosos y rebeldes. A esta edad se dan cuenta de que sus padres no siempre tienen la razón, lo que los lleva a enfrentarse a ellos, desafiar sus normas y contestarles como nunca antes lo habían hecho. Además, sus padres ya no son el centro de su universo, sino que lo son sus amigos, por lo que los padres debemos acostumbrarnos a ese nuevo papel de segundones que nos han adjudicado. Las muestras de cariño en público de los padres no son bienvenidas, y de repente parece que nuestros hijos ya no nos quieren ni nos necesitan, pero no es así. Nos necesitan más que nunca, pero no quieren reconocerlo. Quieren demostrar que ellos son capaces de todo y que nada les puede vencer, pero esto, unido a su rebeldía, puede contribuir a que adopten conductas de riesgo que pueden acabar muy mal. Por eso los padres debemos estar ahí más que nunca y no alejarnos, aunque sabiendo adoptar el nuevo papel que nos corresponde.

No te puedes perder ...


Suena difícil ¿no? La verdad es que sencillo no es, pero tampoco es tan complicado si sabes cómo debes actuar:


1- No pierdas la paciencia. Por supuesto que no resulta agradable escuchar a tu hijo decirte que “le estás amargando la vida” o que “te odia”, pero debes entender que no lo dice de verdad. Para él es complicado encajar, adaptarse, cambiar y madurar, por eso debes mantenerte calmado cuando diga o haga algo que no te guste, respirar hondo y no contestarle de la misma forma.


2- Sé firme en las normas básicas. Las reglas y normas que teníais hasta ahora es posible que ya no os sirvan y que debáis adaptarlas a la nueva realidad, pero es importante que no dejes que tu hijo incumpla una serie de normas básicas como estudiar, ordenar su cuarto, respetar las horas de llegada a casa, etc. Es conveniente que consensues con él estas normas para que las acepte mejor. Por ejemplo, si él quiere llegar a casa los sábados a las 2 de la madrugada y tú quieres que llegue a las 11 de la noche, quizá podáis llegar a un acuerdo a las 12:30. Así ambos estaréis más satisfechos y es más probable que respete esta norma.


3- Interésate por él cada día. La comunicación con los hijos es fundamental, pero mucho más en esta época. Aunque a veces te gruña o no te cuente nada, debes preguntarle todos los días qué tal en el instituto o con sus compañeros para darle la opción de que te cuente sus problemas. Si le notas preocupado o triste, insiste sin presionarle para que se abra a ti. Y, te cuente lo que te cuente, aunque sea una nadería, préstale toda tu atención para que confíe en ti. Y, aunque rechace tus muestras de cariño, sigue dándole besos y abrazos y diciéndole “te quiero” siempre que puedas.


4- Habla con él de temas complicados. No dejes que sean sus amigos o la televisión quienes le expliquen qué es el sexo, ya que las enseñanzas pueden distar mucho de la realidad y evitar temas importantes como el sexo seguro. Habla con él de manera directa sobre el sexo, las drogas o el alcohol y hazle ver lo peligroso que pueden llegar a ser ciertas conductas. Es normal que quiera probar cosas nuevas, pero mejor si se espera a cumplir los 18 años y lo hace siempre con cabeza y cuidado.


5- Cuidado con lo que le dices. Muchas veces desearás contestar a sus exabruptos con otros mayores, pero debes tener mucho cuidado con no decirle cosas como “Si no aceptas mis normas, ahí tienes la puerta”, “Tú no tienes ni idea de que va la vida” o “Como sigas así vas a ser un desgraciado”. Estas frases pueden herirle profundamente u obtener el efecto deseado al que buscamos. Piensa que tu hijo no te dice esas frases para hacerte daño, sino que sus cambios cerebrales y hormonales le empujan a ser así. Pero tú ya no eres adolescente y no tienes excusa. Nunca dejes de mostrarle amor, cariño y apoyo, haga lo que haga. 


Te puede interesar:
Muchos padres se preguntan "¿cómo saber la estatura que tendrá mi hijo?". De manera orientativa se puede calcular la estatura final tomando en consideración la altura de los progenitores. Pero si se desea un resultado más preciso, es necesario realizar una serie de pruebas prescritas por un médico tales como radiografías, análisis de hormonas, etc.


Fecha de actualización: 09-02-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>