¿Puede un niño usar pasta de dientes para mayores?

¿Puede un niño usar pasta de dientes para mayores?
comparte

Antes se aconsejaba que los niños no usaran pasta de dientes hasta los 2 años, pero las recomendaciones actuales indican que pueden usarla desde el principio, pero siempre eligiendo una pasta de dientes especial que contengan menos cantidad de flúor.

Los dientes deben lavarse desde que salen, lo cual suele suceder en torno a los 6 meses. Menos algunos casos aislados, los recién nacidos llegan al mundo sin dientes, y estos empiezan a erupcionar hacia los 6 meses, empezando por los centrales. Gradualmente van saliendo todos los dientes de arriba y abajo, hasta que, a los 3 años, los bebés ya tienen su dentadura de leche completa.


Muchos padres piensan que no hace falta cuidar estos dientes, ya que “van a caerse en unos años”, pero es muy importante lavarlos desde el principio, puesto que pueden desarrollan las mismas enfermedades que los adultos: caries, gingivitis, etc. Asimismo, una dentadura mal cuidada puede causar problemas al comer, al hablar, un incorrecto desarrollo de la mandíbula y de los dientes permanentes, etc. Por lo tanto, debes limpiar los dientes de tu bebé desde el mismo momento en que salgan.


Por supuesto, al principio deberás lavárselos tú con una gasa o cepillo blando para evitar hacerle daño, pero desde los 2 años debe hacerlo él solo con tu ayuda y tu guía.

No te puedes perder ...


En cuanto a la pasta de dientes, se recomienda usar de 0 a 2 años una pasta dentífrica con contenido menor a 1.000 ppm de flúor. De 3 a 6 años de 1.000-1.450 ppm de flúor. Y, a partir de los 6 años pueden usarse pastas con 1.450 ppm, la misma cantidad que tienen las pastas de los adultos.


Además de fijarte en la etiqueta del producto para asegurarte de la cantidad de flúor que tiene, puedes mirar también la edad que marca, puesto que, generalmente, viene indicada la edad para la que se recomienda cada bote de pasta. No obstante, pro si acaso, no dejes de comprobar que la cantidad de flúor es la correcta para su edad.


¿Por qué puede ser perjudicial el flúor?


El flúor es uno de los elementos químicos que encontramos en la Tierra. En su forma pura es un gas de color amarillo pálido altamente peligroso, que puede causar graves quemaduras en contacto con la piel.


En la pasta de dientes lo que se usa es el fluoruro de sodio, un elemento que sirve para prevenir y, en algunos casos, tratar la caries dental. Además, ayuda a mantener la estructura del diente fuerte, evitando los daños de la acidez de los alimentos.


El problema es que esta sustancia, añadida a la pasta en una cantidad superior a la indicada, puede causar fluorosis, una alteración en la formación del esmalte de los dientes que puede causar la aparición de manchas o líneas blanquecinas en los dientes en su forma más leve, mientras que en las más graves puede provocar que los dientes se vuelvan más frágiles y aparezcan manchas marrones.


Este problema aparece cuando los niños ingieren demasiado flúor en sus primeros años de vida, por eso hay que controlar la cantidad de flúor que tiene la pasta que le damos a nuestro hijo, así como de los colutorios que pueda usar. Hay que tener en cuenta que el agua que bebemos también tiene flúor, por eso a veces la ingesta puede ser excesiva si la pasta no es la adecuada.


Además de controlar la cantidad de flúor que tiene la pasta también debes echar una pequeña cantidad sobre el cepillo, como una pintada sobre el cepillo, cuando el niño tiene menos de 2 años, y una cantidad similar a un guisante cuando tiene entre 2 y 6 años. A partir de los seis años puede echarse entre uno y dos centímetros sobre el cepillo.


Por eso, los padres deben controlar el cepillado de los niños hasta los 6 años, no solo para asegurarse de que se cepillan los dientes al menos 2 veces al día, sino también para comprobar que lo hacen correctamente, cepillando bien todas las superficies dentales, durante al menos 2 minutos, y echando la cantidad de pasta adecuada según su edad.


En resumen, los niños no pueden usar pasta de dientes para mayores hasta los 6 años, pero antes de esta edad deben usar una que sí contenga flúor, en las cantidades adecuadas, ya que se ha comprobado que es la mejor forma de prevenir la caries entre los niños, un problema que se ha vuelto mucho más frecuente en los últimos años debido a los malos hábitos de alimentación. Por eso, además de cepillar los dientes a menudo a tu hijo, debes procurar que no consuma azúcares en exceso ni alimentos perjudiciales para los dientes. Una dieta sana y una higiene bucal adecuada ayudarán a que no tenga caries ni otros problemas dentales.


¡Y no olvides acudir al dentista de manera regular! Se recomienda la primera visita hacia los 12 meses o cuando se haya completado al dentición temporal y luego visitas anuales para comprobar que no hay ningún problema y poder corregir cualquier patología antes de que cause dolor o molestias mayores. 


Fuente:

Asociación Dental Americana

Asociación Española de Pediatría 

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>