Estimulación temprana para niños de 3 años

Estimulación temprana para niños de 3 años
comparte

La estimulación temprana (o atención temprana) consiste en proporcionar al bebé y al niño las mejores oportunidades de desarrollo físico, intelectual y social para que sus capacidades y habilidades le permitan ser mejor de lo que hubiera sido sin ese entorno rico en estímulos intelectuales y físicos de calidad.

La estimulación temprana, además, incluye un conjunto de actividades que pueden ser aplicadas desde el nacimiento hasta los seis o siete años, franja de edad en la que los niños cuentan con una mayor plasticidad cerebral, que no solamente conviene aplicarla a niños sanos sino también a todos aquellos niños con trastornos reales o potenciales en su desarrollo para estimular sus capacidades. La estimulación temprana ayuda a fortalecer el cuerpo y a desarrollar las emociones y la inteligencia de los niños. Por tanto, es importante que los padres y las madres introduzcan actividades a su juego diario. También es bueno que les abracen, les sonrían, les hablen y les digan lo mucho que los quieren. De esta manera contribuirás a su desarrollo pleno, pero también al cuidado de su salud. Además, dependiendo del área del desarrollo a estimular, habrá que diferenciar entre cuatro:


Motor grueso: son los grandes movimientos del cuerpo, de las piernas y de los brazos.

Motor fino: son los movimientos finos y precisos de las manos y los dedos.

Juguetes apropiados para niños de 3 años

Juguetes apropiados para niños de 3 años

A través del juego el niño se desarrolla. Es fundamental para su crecimiento pues con él estimula sus sentidos y su capacidad de imaginación, aprende a comunicarse, a adquirir habilidades sociales, a entender el entorno donde vive y a entretenerse. Los juguetes, como instrumento para el juego, sin duda contribuyen a estos fines. Elegir el más adecuado para cada niño supone cierta responsabilidad y requiere conocer qué necesitan los más pequeños a cada edad.

Lenguaje: es la capacidad de comunicarse y hablar.

Socioafectivo: es la capacidad de relacionarse con los demás y expresar sentimientos.


Además, es importante tener en cuenta también algunas sugerencias como las siguientes:


- Desarrollar las actividades en un ambiente tranquilo y seguro

- Premiar por los resultados obtenidos

- No forzar su respuesta si no quiere hacer las actividades

- Realizar las actividades diariamente o como mínimo tres veces a la semana

- Repetir las series de ejercicios por lo menos cinco veces

- Acompañar siempre las actividades con música, canciones, rimas y juegos

- Estimular cuando está despierto y tranquilo

- Dejar pasar al menos treinta minutos después de alimentar al bebé

- Aprovechar las actividades diarias como la alimentación, el baño o el juego


Entre dos y tres años


Motor grueso:


- Anímale a pararse de puntillas

- Ayúdale a ponerse de pie estando agachado y sin usar las manos

- Enséñale a saltar en un solo lugar y sobre pequeños obstáculos

- Juega con él a pararse en un solo pie, primero con tu ayuda, pero después sin ella

- Anímale a que corra detrás de una pelota, detrás de otros niños, o detrás de un animal

- Hazle ver la importancia de ejercitar sus brazos en distintas direcciones mientras baila


Motor fino:


- Hazle dibujar libremente sobre un papel o en la tierra con algún palo

- Enséñale a doblar una hoja de papel por la mitad

- Invítale a dibujar, pregúntale lo que ha hecho y habla con él o ella sobre su dibujo

- Ofrécele dulces y frutas para que el solo pueda desenvolver o pelar

- Juega con él a clasificar objetos por color, tamaño y forma


Lenguaje:


- Pídele que repita su nombre y su apellido

- Busca un libro con ilustraciones y hazle preguntas acerca de las ilustraciones

- Muestra interés por lo que te dice y responde todas sus preguntas

- Léele de manera cotidiana historias infantiles cortas. Hazle preguntas sobre lo que ha leído y trata de hacer que repita parte de la historia.

- Imitad juntos cuentos e historias haciendo muecas y gestos e imita la voz de los personajes o el sonido de los animales

- Juega a repetir números y palabras.

- Enséñale canciones infantiles.


Social:


- Responde a sus preguntas e inquietudes sobre las diferencias entre los niños y las niñas

- No limites sus juegos, aunque no corresponda a “lo habitual”

- Invítale a subir y bajar su ropa interior para que pueda ir de forma cómoda al baño. Vístele con ropa fácil de usar

- Fomenta hábitos de limpieza

- Enséñale tareas sencillas, como regar las plantas, barrer, recoger sus juguetes y ponerlos en su lugar

- Ayúdale a comprender lo que es suyo y lo que no le pertenece

 -Pregúntale constantemente cómo se siente, y enséñale a describir sus propios sentimientos. Esto le ayudará a identificar y expresar lo que siente


Entre tres y cuatro años


Motor grueso:


- Párate frente a tu hijo y camina de puntillas. Pídele después que te imite.

- Juega a lanzar una pelota. Pídele que la bote, que la lance y que la vuelva a coger.

- Anímale a saltar solamente con un pie, mientras los va alternando. También es bueno que salte con ambos pies.

- Enséñale a sentarse de cuclillas

- Inventa juegos para que salte, camine, corra o se pare de repente

- Pon música para bailar con él. Escuchad canciones que le permitan coordinar los movimientos de su cuerpo con lo que dice la letra.


Motor fino:


- Proporciónale una hoja de papel y lápiz, pídele que dibuje libremente y pregúntale qué está haciendo en ese momento

- Enséñale a armar rompecabezas de tres o cuatro piezas. En ese caso, tú puedes optar por recortar alguna imagen en forma de rompecabezas también. Cuando lo acabes puedes pedirle que haga una historia sobre esa “imagen o dibujo”

- Anímale a dibujar y a crear historias sobre sus dibujos

- Construid juntos un libro de cuentos


Lenguaje:


- Explícale para qué sirven los diferentes objetos

- Inventa juegos para clasificar objetos por color, tamaño o figura. Mientras juega, pregúntale por qué lo hace de esa forma y, si se equivoca no le corrijas, intenta hacerle preguntas que le ayuden a darse cuenta por sí mismo

- Enséñale el nombre de diferentes formas (círculo, cuadrado, etc.) y ayúdale a identificarlos uno a uno

- Leed juntos un libro de cuentos, y señálale con el dedo lo que vas leyendo o las imágenes de las que estás hablando

- Pregúntale qué hizo ayer

- Responde siempre sus preguntas y aclara sus dudas de manera sencilla

- Habla con él, y además de responder preguntas, anímale a que te las haga él también, que se exprese y te hable sobre sus sentimientos


Social:


- Pídele que colabore en algunas tareas simples del hogar como, por ejemplo, que recoja sus cosas o que guarde sus juguetes

- Deja que vaya solo al baño

- Enséñale a vestirse y a desvestirse

- Deja que escoja él solo su ropa


Desarrollo de la estimulación temprana


Los primeros seis años de vida, por ejemplo, se caracterizan por un alto grado de plasticidad neuronal o plasticidad neural que permite la adquisición de funciones básicas como el control postural, la marcha o el lenguaje. Su consecución progresiva va a permitir la aparición y mejora de nuevas habilidades y, además, se trata de un desarrollo que surge de la interacción entre los genes y el ambiente.


Sin embargo, la verdadera estimulación temprana se realiza al bebé de recién nacido a los tres meses de vida que es el periodo de tiempo en el que hay una mayor plasticidad, sin embargo, este proceso se puede realizar también en los bebés dentro del útero materno, proceso que se conoce como estimulación prenatal.


Estimulación prenatal. ¿Qué es?


La estimulación prenatal es aquel proceso donde el bebé aprende desde el vientre materno. En el segundo y tercer trimestre del embarazo las técnicas de estimulación prenatal se realizan directamente para trabajar las capacidades emocionales y sensoriales del feto, y se trabajaría la estimulación de los sentidos del bebé. Dicha estimulación, además, ayuda al bebé a ofrecerle un vientre materno amoroso y tranquilo y se solidifica el vínculo entre madre e hijo desde la fase prenatal.


Los ejercicios para estimular al bebé dependen según la etapa del embarazo en la que se encuentre la madre. Algunas técnicas para estimular al bebé, por ejemplo, serían acariciar la barriga con las palmas de las manos y masajear con los dedos de manera suave. Como sabemos, uno de los primeros sentidos que el bebé desarrolla es la audición por lo que resulta también bastante recomendable que escuchen música, hagan distintos sonidos, etc.


La musicoterapia es una disciplina terapéutica que utiliza los elementos de la música como medio para facilitar diferentes procesos de salud. Dichos procesos pueden ser terapéuticos, de rehabilitación de carácter didáctico o preventivo. Además, en dicha disciplina se utilizan la aplicación de diferente sonidos y músicas (incluyendo también silencios y ruidos), y estos se van combinando con intervenciones terapéuticas y reeducativas mediante diferentes técnicas, musicales, corporales, pero especialmente sonoras.


En referencia a la estimulación prenatal, la musicoterapia persigue una serie de objetivos que están relacionados a su vez con tres aspectos básicos: vincular (relación entre la mamá y el bebé que va a nacer), el segundo está relacionado con las necesidades de la futura mamá: miedos, fantasías, etc., y ya el tercero tiene que ver más bien con la estimulación del bebé antes de nacer. Unos aspectos que desde esta disciplina denominan como “Las esferas del embarazo”: unos caminos paralelos al embarazo físico por donde transitan el embarazo emocional, pero también el mental y el espiritual. También sería bueno bailar con suavidad y tocar su barriga ya que ayudas a estimular a nivel motor y sensorial.


¿Sabes ya cómo estimular a tus hijos?

 

 


Fuentes:

UNICEF. Estimulación temprana. http://files.unicef.org/mexico/spanish/ejercicioestimulaciontemprana.pdf

ESTIMULACIÓN PRENATAL https://www.lamusicoterapia.com/estimulacion-prenatal-a-traves-de-la-musica/

Redacción: Ana Ruiz

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×