• Buscar
Publicidad

Estimulación temprana de bebés

Estimulación temprana de bebés

Los primeros años de la vida del niño representan el momento fascinante en el que se fijan los cimientos en que basará su futuro desarrollo.  Desde que nace, el pequeño manifiesta deseos de aprender y una curiosidad inagotable. Su cerebro es como una esponja que absorbe todo lo que ve, escucha y experimenta. La estimulación temprana consiste en aprovechar esta capacidad de aprendizaje de los primeros años del bebé, ¿quieres saber cómo?

Publicidad

 

Indice

¿Qué es la estimulación temprana?

La estimulación o atención temprana es un conjunto de actividades demostradas científicamente, y que, aplicadas de forma sistemática, fomentan y aprovechan al máximo las capacidades físicas y mentales de tu bebé.

Desde el nacimiento hasta los 3 años de edad, se da el momento de máximo desarrollo neuronal en el ser humano, es en este periodo cuando se desarrollan y maduran capacidades como el lenguaje, las sensaciones, las funciones motoras, psicológicas… Además, la estimulación temprana sirve igualmente para prevenir y mejorar posibles déficits en el desarrollo del niño.
 

¿Cuándo y cómo se realiza la estimulación temprana?

Desde el nacimiento de tu bebé hasta los seis años de vida aproximadamente, porque en este periodo es cuando más conexiones neuronales se establecen en su cerebro y cuando tu bebé desarrolla la estructura de su pensamiento. No obstante, lo más recomendable es realizar las actividades a partir de los 45 días de vida ya que cuanto antes mejor.

Ten en cuenta que el bebé empieza a recibir estímulos desde que nace. El olor de su madre, su voz y el primer contacto con su piel son estímulos que le están comunicando cosas y transmitiendo información del entorno y de todo lo que le rodea. Aunque los primeros días los veamos tan pequeños (y tan quietecitos), existen muchas actividades que les irán sirviendo en su aprendizaje y que estimularán su desarrollo.

Estas actividades deben realizarse siempre como un juego, un rato divertido junto con el bebé y se debe:

- respetar las horas de sueño o hambre.

- no forzar a tu bebé a que realice los ejercicios ya que debe ser algo divertido para él

- no sobreestimularle. Comienza por sesiones de 5 minutos y poco a poco ve ampliándolas hasta 10 minutos.

- felicitarle después de cada ejercicio independientemente de si lo ha logrado o no.

- y, finalmente, intentar hacerlas un mínimo de tres veces por semana, aunque lo ideal sería realizarlas a diario.
 

Los primeros tres meses del bebé ¿qué ejercicios puedo hacer con él?

Las actividades que puedes compartir con tu hijo son muy limitadas al principio, pero existen algunos ejercicios determinados en los primeros meses que no solo estrecharán el vínculo afectivo con tu pequeño, sino que serán muy beneficiosos porque favorecerán su estimulación temprana. Aquí te dejamos algunas ideas:

- Acuéstale boca abajo, extiende sus brazos y motívalo para que levante la cabeza y el tronco acariciándole la espalda.

- Boca arriba, háblale y ponle juguetes de colores o con sonido en los lados para estimularlo a girar la cabeza hacia los lados. También puedes acariciarle suavemente la mejilla.

- Boca arriba, levántale suavemente hasta sentarle, sujetándolo firmemente de sus muñecas.

- Acostado boca arriba, extiende y encoge sus piernas suavemente.

Articulo relacionado: Recetas para bebés de 1 año

- Masajea suavemente todo su cuerpo desde la cabeza a los pies con un aceite adecuado.

- Cuelga en su cuna juguetes de colores o con sonido para que cuando esté despierto capten su atención y fije la mirada en ellos.

- Abrázale, sonríele y háblale mucho y con cariño.
 

Otras actividades de estimulación temprana para bebés

Las actividades de estimulación temprana para bebés sirven para favorecer el desarrollo muscular y su flexibilidad, entre otras muchas cosas. Además, todas las actividades que se realicen y todos los avances que se vayan consiguiendo anticiparán la relación del bebé con su entorno en los primeros seis meses de vida. Por eso lo mejor también es buscar actividades cotidianas donde introducir los juegos de estimulación como en estos casos:

  • En los brazos

El primer compañero de juegos de un bebé sois vosotros, sus padres, y en las primeras semanas de vida principalmente su madre. Las caricias, las palabras susurradas cerquita de la cara, el balanceo rítmico mientras se le acuna… Todos ellos son estímulos que aportan al bebé cariño, confianza y seguridad y que, además, le animan a explorar todo lo nuevo que está empezando a descubrir, así que cógele en brazos. Recuerda que el contacto directo con él es la mejor forma de aprendizaje y conocimiento del mundo exterior.

  • Boca abajo

La postura boca abajo, además de ayudar a que el recién nacido no siempre tenga el peso sobre la misma parte de la cabeza, fortalece los músculos del cuello y la espalda, mejora sus sentidos y las actividades motoras, favoreciendo así el inicio del gateo.

Hay juegos y actividades muy sencillas como el típico cucutrás, que sirve para captar la atención y que el bebé empiece a fijar la vista. Otro muy simple es tumbarte con él y hacerle carantoñas. Es cierto, no obstante, que muchas veces el bebé no tolera estar tumbado boca abajo y se queja o llora. No pasa nada, pero no le fuerces a mantener esa postura ya que hay otras formas de estimular la musculatura del cuello y la espalda, como podría ser, por ejemplo, el porteo.

Ten en cuenta lo importante que es respetar siempre los ritmos del bebé sin forzar, y si está molesto o llora lo mejor será reducir el tiempo, cambiar de actividad o dejarlo para un momento en que lo notemos más receptivo.


¿Cuándo y porqué surgen los programas de estimulación para bebés?

Los programas de estimulación temprana surgen por primera vez en Estados Unidos a medidos del s. XX. En un principio se utilizaban para atender a niños con algunas deficiencias pero, al comprobar los enormes avances que lograban los pequeños gracias a estos métodos, se decidió llevar a cabo las mismas técnicas, aplicándolas a niños sanos, para desarrollar al máximo sus capacidades y ampliar sus posibilidades en futuros aprendizajes. Aunque la disciplina ha tenido aportaciones de diversos autores, uno de los más destacados entre los pioneros de los aprendizajes tempranos es el estadounidense Glenn Doman, con su teoría de los Bits de Inteligencia.

Articulo relacionado: Estimulación musical para bebés

A finales de la década de los 50, Glenn Doman funda en Philadelphia (EE UU) los Institutos para el Desarrollo del Potencial Humano, donde concibe parte de su obra sobre el desarrollo del cerebro tanto de niños sanos como de niños con lesiones. Su gran aportación en cuanto a la estimulación temprana de bebés es el método de los Bits de Inteligencia, una de las metodologías de aprendizajes tempranos más utilizadas en la actualidad.

Los Bits de Inteligencia son un instrumento educativo que consiste en presentar a los niños estímulos simples que se perciben a través de las cinco vías sensoriales. Así, por Bit de Inteligencia se entiende una lámina que representa alguna realidad o que lleve escrito, por ejemplo, un símbolo, una palabra, un conjunto matemático o una figura geométrica. 

El método, basado en la psicología infantil, consiste en ir enseñando a los niños las láminas de una o varias categorías, a la vez que se enuncia en voz alta el nombre de cada Bit. Su finalidad es que el pequeño vaya identificando las personas, animales o ideas que no puede conocer todavía directamente. Este proceso debe ser breve y la clave de su éxito reside en la rapidez de la novedad: que el pequeño se quede con ganas de más. Después de cada sesión, que según Doman deben repetirse regularmente para que logre los efectos buscados, se puede acabar comentando lo visto o aplaudiendo.

Entre los objetivos que persigue el método de Doman destacan la creación de ideas previas, el desarrollo de redes neuronales, de las vías visuales y auditivas y de la inteligencia potencial de los niños, tanto cognitiva como emocional, alimentando su curiosidad y apasionamiento.


¿Por qué se dice que gracias a la estimulación temprana crecen bebés felices?

Los padres deseamos para nuestros hijos todo lo bueno, sobre todo la felicidad. Las dificultades que encontramos en el camino a este objetivo es que a veces no sabemos como ayudarles y conseguir esta meta. Cada vez hay más estudios que demuestran que el niño que posee autoestima elevada es el que ante las dificultades que nos presenta la vida es capaz de superarlos.

La estimulación temprana refuerza la confianza que el bebé tiene en sí mismo. Esa confianza tiene una gran influencia en el desarrollo del niño porque afecta a su deseo de superarse. Su seguridad proviene de la calidad de las relaciones que existan entre él y aquellas personas que desempeñen papeles importantes en su vida. El bebé necesita recibir constantemente mensajes positivos de todos los que le rodean.

Entre las condiciones necesarias para conseguir la felicidad debemos conformar un modelo de autoestima sólido en el que intervenga fundamentalmente la acción de los padres.


¿Qué diferencias puede haber entre un niño que ha trabajado con programas de estimulación temprana y otro que no lo ha hecho?

La diferencia reside en la actitud de uno y otro hacia sí mismo. Esta actitud influirá sobre la forma en la que la persona vivirá todas las etapas de su vida.

Los niños necesitan gran variedad de experiencias en los primeros años para favorecer su desarrollo intelectual. Esa es la manera en que conoce el mundo que le rodea. La curiosidad del bebé le lleva a buscar nuevas experiencias de aprendizaje por sí mismo. Su capacidad dependerá del grado de estimulación que el niño reciba.


¿Cómo pueden los padres desarrollar la capacidad de aprendizaje de sus hijos?

El bebé siempre está dispuesto a aprender. Su inteligencia sólo pide ser cultivada. Los padres pueden despertar a su hijo al mundo compartiendo todas y cada una de las experiencias que le rodean, aprovechando todos los instantes en que el niño está receptivo y haciendo que el aprendizaje se convierta en un placer.

 

 


Fuentes:

Doman, Glenn (2011), Cómo multiplicar la inteligencia de su bebé, Edaf. 

Fecha de actualización: 19-02-2021

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×