×
  • Buscar
Publicidad

Enuresis primaria y secundaria

Enuresis primaria y secundaria

La edad a la que los niños aprenden a controlar sus esfínteres y a dejar de usar pañales difiere de uno a otro. Pero generalmente alrededor de los 2 años, la mayoría ya sabe avisar cuándo quiere hacer pis.

Publicidad

El aprendizaje es un proceso gradual que comienza cuando los niños son conscientes de la sensación de tener la vejiga llena y de la necesidad de vaciarla. Empezarán a controlar sus esfínteres por el día, y una vez que lo han conseguido, al cabo de unas semanas o meses, lo lograrán también por la noche. El control completo, es decir el que incluye no mojar la cama durante la noche, es la última fase de este aprendizaje y suele producirse entre los 2 y los 4 años.

 

Sin embargo no siempre es así y hay niños que continúan orinándose en la cama pasados los 5 años, o los 7. El problema suele desaparecer con el tiempo, pero hay algunos niños que cumplidos los 10 años, incluso siendo adolescentes, siguen presentando episodios de incontinencia nocturna.

 

La micción involuntaria en niños de más de 5 años durante al menos 3 o 4 veces al mes, se denomina en medicina enuresis, y aunque puede ocurrir tanto por el día como por la noche, los casos más frecuentes se dan durante las horas de sueño. Estos niños pueden controlar la micción diurna pero se les escapa el pis cuando duermen.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Salvo en raras excepciones en las que la causa es física, la enuresis no tiene consecuencias graves para la salud del niño, más allá del incordio de tener que lavar sábanas y ropa o las posibles secuelas emocionales que le pueda producir el problema, al sentir vergüenza o baja autoestima. No se trata de una enfermedad, sino de un problema muy normal que padecen muchos niños. Pero puede aliviarse. Sobre todo si se consulta con un médico. Eso sí, para encontrar la solución es necesario descubrir el origen y la causa que lo provoca. Y para ello debemos distinguir entre dos tipos de enuresis:

 

- Enuresis primaria: En este caso los niños no han dejado nunca de mojar la cama. No han aprendido nunca a controlar la micción. El pequeño no se despierta cuando tiene la vejiga llena y se le escapa el pis.

 

- Enuresis secundaria: También conocida como enuresis regresiva. Aquí el niño sí ha experimentado un periodo seco por la noche. Generalmente superior a 6 meses. El niño controlaba los esfínteres durante el sueño, pero un día vuelve a mojarse de nuevo. En estos casos suele existir una o varias causas que desencadenan la enuresis (físicas, emocionales, patológicas…).

 

Causas de la enuresis

Son varias las causas que hay detrás de la enuresis. Según sea primaria o secundaria estas pueden ser:

 

> Enuresis primaria:

-          Retraso en la maduración de los órganos y mecanismos que controlan la micción

 

-          Predisposición genética

 

-          Factores anatómicos (vejiga pequeña)

 

-          Presencia de sueño profundo

 

 

> Enuresis secundaria:

-          Factores psicológicos: Estrés, problemas familiares, nacimiento de hermanito, fallecimiento de persona cercana, cambios en la vida del pequeño, hospitalización, etc.  

 

-          Factores patológicos: Infecciones urinarias, diabetes, insuficiencia renal cuyo síntoma principal puede ser la anuria, irritaciones, etc.

 

 

El tratamiento de la enuresis pasa por averiguar su origen. Descubierta la causa es más sencillo atajar el problema. Por ello es importante consultar al médico, cuando nuestro hijo mayor de 5 años siga mojando la cama al menos 4 veces al mes.

 

 

Imagen: FreeDigitalPhotos.net


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado un cuestionario de detección de altas capacidades con el fin de facilitar al máximo la identificación de este tipo de niños y así puedan realizarse los ajustes precisos en su entorno para que puedan alcanzar su potencial.


Fecha de actualización: 03-01-2013

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad