Desarrollo infantil: de 3 a 4 años

Desarrollo infantil: de 3 a 4 años
comparte

Entramos en la etapa pre-escolar, donde los niños querrán hacerlo todo por sí mismos; están ansiosos por aprender. Son independientes y querrán establecerse separados de sus padres.  Surgirán los temores a lugares desconocidos y a experiencias nuevas. Un periodo con numerosos cambios donde os pondrán a prueba una y otra vez.

Desarrollo físico


A los 3 años de edad, ya pueden manejar con cierta soltura un triciclo y pueden atrapar una pelota. Comienzan a pararse de pie, a caminar en puntillas y a construir torres con 6 o 9 bloques. También descubriréis que pueden pintar y dibujar en forma circular y horizontal. Hasta utilizarán tijeras especiales para niños.


A los 4 años, tienen más control sobre los pequeños músculos. Son muy activos, por lo que se pasarán el día yendo de un lado a otro, sin parar de jugar; sus juegos pueden que se vuelvan un tanto agresivos.


Les divertirá abrir y cerrar cremalleras, por lo que tratarán de vestirse ellos solitos. Les gusta atarse los zapatos. Ya podrán representar símbolos, personas, figuras… realizar diseños y letras básicas.


Desarrollo social y emocional


Sus emociones serán, por lo general, más profundas que en etapas anteriores pero muy cortas. Necesitan que los estimulen para expresar sus sentimientos con palabras; disfrutarán dramatizando con otros niños. Es frecuente que durante estos años, los niños tengan amigos imaginarios, ya que tienen una imaginación muy activa y no saben distinguir entre realidad y fantasía; no tiene porqué preocuparos, al ser tan inquietos necesitan alguien con quien hablar y jugar todo el tiempo, pronto desaparecerá. Además querrán sentirse importantes y queridos, se volverán mandones.

No te puedes perder ...


A veces pueden resultar un poco agresivos con otros niños, aún así querrán tener amigos y divertirse con ellos; aunque entre los niños de esta edad prima un poco el egocentrismo. Les encantará fingir que son personas importantes como mamá, papá, policías, bomberos, etc. Recuerda que necesitan sentirse libres e independientes, siempre conociendo donde están los límites y que si rompen las reglas, sepan cuáles son las consecuencias.


Los pre-escolares aprenden mejor haciendo, necesitan variedad de actividades y los juegos les ayudan mucho; por ejemplo a respetar los turnos, a compartir y a cumplir las reglas del juego. Necesitarán un espacio tanto dentro como fuera de casa y un equilibrio entre juegos más activos y más calmados, para fomentar su desarrollo intelectual.


En esta etapa comienzan a hacer muchas preguntas, a expresar sus necesidades y sus ideas. Hablan mucho y su lenguaje incluye palabras sin sentido; pero a esta edad deben entender conceptos básicos como números, tamaño, peso, color, distancia, tiempo y posición. Su habilidad para clasificar y la capacidad de razonar se están desarrollando.


Uso del lenguaje


Se vuelve más complejo. Son capaces de coordinar frases mediante conjunciones. Utilizan una gramática más compleja con plurales y tiempos pasados; entienden historias que narran experiencias pasadas. Usan pronombres personales, preposiciones y adverbios. Entienden comparaciones de tamaños y siguen una serie de dos a cuatro instrucciones relacionadas. Les gusta cantar canciones de todo tipo, infantiles y las que oís vosotros. Hablan con todo el mundo sin parar, se esfuerzan para que se les entienda; a pesar de cometer ciertos errores. Suelen prestar más acción al significado que a las formas de  las emisiones orales.


Salud dental y hábitos de vida diaria


Desde una edad temprana el niño necesita atención dental, de forma regular. Requiere un buen cuidado diario en casa, además de acudir al dentista. Conforme le vayan saliendo los dientes, deben comenzar a cepillárselos suavemente con un cepillo blandito y poca pasta dental; e ir enseñándoles poco a poco cómo se hace y una rutina, después de cada comida y antes de acostarse.


Durante este año, ya te avisan cuando tienen ganas de hacer pipí; se han deshecho de los pañales. Realizan casi todo ellos solitos; utilizan los cubiertos, se visten, se lavan las manos antes de comer o cuando están sucias, beben directamente del vaso sin ningún tipo de ayuda y recogen sus juguetes. Muy importante, deben tener una hora establecida para irse a dormir. Fomentar la actividad física


Los buenos hábitos de actividades físicas que se aprenden en la infancia, servirán para que luego sean adultos activos y saludables. Tu hijo debe hacer regularmente algo de ejercicio, algún tipo de deporte, con el que aprenda y se divierta; como el tenis, baloncesto, natación, baile… ¡apúntalo a clases extracurriculares! Limitad sus horas de televisión a menos de dos diarias, llevadle al parque todas las tardes, para que respire aire fresco y juegue con otros niños. Además a estas edades tienen soltura, espontaneidad y armonía en sus movimientos.

La creatividad y los juegos en los niños pre-escolares


El ser creativos ayuda a consolidar la salud emocional de tus hijos; puesto que la creatividad es la forma más libre de expresión. Los niños necesitan comprometerse con esa libertad; así se esforzarán y convertirán la actividad, en la que estén trabajando, en algo propio.


Las actividades creativas ayudan a los niños a expresar y enfrentar sus sentimientos. Para satisfacer dicha necesidad, aseguraros de proporcionar a vuestros hijos actividades según sus intereses y sus ideas; cuantas más experiencias con variedad tengan, su expresión creativa será más amplia. También les ayudará el contacto con otra gente y las situaciones fuera de su ambiente, les proporcionarán material para incorporarlos a sus juegos.


Una manera de fomentar el desarrollo son los juegos creativos; son aquellos donde los niños utilizan materiales que ya conocían, nuevas formas, poco usuales. O cuando interpretan papeles imaginarios. Tenéis que darles tiempo para que disfruten del juego, tiempo suficiente para que inventen sus propios juegos y den rienda suelta a su imaginación. Evitad dominar los juegos, no les impongáis que jueguen a algo determinado que tan sólo estimule su aprendizaje mental. No olvidéis que la creatividad les ayuda a expresarse. Intentad que los juegos sean inspiraciones de ellos, no de los adultos. Es preferible evitar los juguetes que dan toda clase de explicaciones y que no dejan nada a la imaginación.

Primeros días de colegio

A pesar de las pataletas, los lloros y los gritos; es la hora de llevar a tus hijos al colegio. Entre los 2 y los 4 años, es la etapa más suave de adaptación en un entorno educativo adecuado.


Cuando los más pequeños se incorporan a las aulas, significa la entrada de los niños en un mundo completamente nuevo. Tras esos terribles días de desconcierto, pronto se encontrarán a gusto en este nuevo lugar donde aprenderán nuevas cosas, a la vez que se divierten y juegan, la gran mayoría del tiempo. Sin embargo, otros niños pueden tardar más en adaptarse y aislarse del resto de la clase o permanecer durante todo el día en un rincón, sin hacer nada. Aunque estas situaciones son difíciles, sólo pueden superarlas ellos mismos; con el paso del tiempo tendrán más interés por la profesora y sus compañeros, que por no estar con vosotros.


Algunos consejos:


• Actitud segura, tranquila, comprensiva y cercana de los padres. Explicadle muy bien cómo es el lugar y lo que va hacer allí.


• El llanto es contagioso, así que es mejor que os despidáis con una sonrisa y lo más rápido posible.


• Interesarse por lo que hacen los niños en clase, escucharles y alabarles sus trabajos.

 

 


Te puede interesar:
Calcular la altura de los hijos puede hacerse de manera aproximada teniendo en cuenta la altura de los padres o de manera más precisa a través de una serie de pruebas médicas tales como radiografías, análisis hormonales, etc.


Fuente:

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Fecha de actualización: 18-04-2006

Redacción: Lola García-Amado

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>