Cómo ayudar a un niño despistado

Cómo ayudar a un niño despistado
comparte

Los niños despistados son aquellos que se distraen con cualquier estímulo visual o auditivo, muy soñadores, inquietos e incluso nerviosos a veces. El problema de ser muy despistado es que tienen problemas para atender en clase y en casa, obedecer, seguir las normas o hacer las tareas, lo que puede causarles fracaso escolar o problemas de relaciones. Por eso, si tu niño es muy despistado y parece que cualquier día pierde la cabeza, debes ayudarle cuanto antes.

Algunas personas son muy despistadas y enseguida olvidan lo que estaban haciendo o las tareas que tenían que hacer, se ponen a pensar en otras cosas o dejan de lado actividades importantes por cualquier nadería. Pueden ser también inquietos y nerviosos, aunque también hay niños muy despistados y tremendamente tranquilos y calmados. El despiste puede llegar a ser perjudicial para el desarrollo mental y emocional de una persona, ya que puede causarle serios problemas con sus padres, en el colegio o con los amigos, llevando en algunos casos incluso al abandono o el fracaso escolar. Incluso puede poner en riesgo su vida o la de otros si ese despiste conlleva algún tipo de peligro como dejarse abierto el gas o no cerrar la puerta de casa al salir.


La buena noticia si tu hijo es tremendamente despistado es que puedes ayudarle siguiendo desde pequeño una serie de consejos:


1- Cuando le pidas que haga algo, mírale a los ojos para potenciar la escucha activa y pídele luego que te repita lo que le acabas de decir para que sepas si te ha oído o no. El primer paso para que haga algo es que se entere de que tiene que hacerlo. Muchas veces, decir algo sin más a un niño despistado no sirve, ya que puede estar pensando en otras cosas y no atendernos.

Cómo ayudar a un niño a superar el miedo

Cómo ayudar a un niño a superar el miedo

Tener miedo es uno de los sentimientos más comunes y habituales de cualquier ser humano y, especialmente, de los niños. Desde la infancia nos enfrentamos a numerosos temores que varían en función de la edad y la etapa de la madurez en la que nos encontremos. 


2- Cuando haya completado una tarea o acabado de leer un libro o enunciado de un ejercicio, pídele que te resuma lo que ha hecho, leído o dicho para que se obligue a concentrarse y estimule su memoria.


3- Un juego que ayuda a este tipo de niños es decirles una palabra o número (libro, cuatro…) y, a continuación, una lista con muchos términos similares, incluyendo el anterior. Cuando digas ese, debe levantar la mano. Así, si quiere ganar, deberá estar atento al momento en el que dices la palabra asignada.


4- Enséñale durante unos segundos una imagen con muchos objetos y después pide que te diga lo que había en la foto. Cuantos más objetos recuerde, mejor.


5- Haz una lista de cosas que haya en casa, léesela en voz alta y pídele que te traiga todo lo que le has dicho, a ver cuántos objetos recuerda. Podéis repetirlo a menudo para ver su mejora su marca.


6- Coloca diferentes objetos encima de una mesa o mesilla de una forma, déjale que lo vea y, luego, desordénalos y pídele que los coloque de nuevo como estaban al principio, a ver si es capaz.


7- Cuando tenga que hacer sus deberes o cuando quieras que se entere bien de algo importante, apaga la televisión y retira de su alcance los juguetes que esté usando para que te preste total atención.


8- A la hora de estudiar o hacer deberes, debe comenzar siempre por las tareas de dificultad media, luego las complicadas y dejar para el final las más sencillas.


9- Intenta que duerma y descanse bien para que el cansancio no suponga un problema añadido al despiste.


10- Nunca lo regañes ni lo critiques por ser despistado, cada uno es como es. Debes ayudarle a que esa forma de ser no interfiere en su vida, pero no juzgarle por ello.


11- Crea una zona de trabajo sin distracciones (juguetes, ordenador, móvil, televisor) y respeta un mismo horario para la hora de los deberes o el estudio.


12- Existen muchos juegos que ayudan a ejercitar la memoria y la concentración, como el juego de 'Simon dice', los memory cards, los juegos de continuar una lista de ideas o términos, etc.


13- Ten mucha paciencia y nunca te desesperes con él, aunque ya haya perdido 5 abrigos en lo que va de curso. Muéstrale siempre apoyo y amor y elogia su esfuerzo y las tareas que consiga hacer rápido y bien, sin despistarse.


14- Potencia en él la responsabilidad y déjale hacer las cosas por su cuenta. Puedes ayudarle, pero no hacerlas por él. Si le recoges y ordenas todo, no aprenderá a hacerlo solo y no sabrá dónde tiene sus cosas o dónde las colocó. Debe responsabilizarse de sus actos y pertenencias.


Con estos consejos y mucha paciencia y esfuerzo, tu hijo logrará ser un poco menos despistado para que estos despistes no interfieran en su vida escolar ni personal y pueda tener éxito y ser más feliz.


Fuente:

Álava, Silvia (2016), Queremos que crezcan felices, Madrid, Actitud de Comunicación.

Foto: Freepik.com

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×