Técnicas de aprendizaje para niños

Técnicas de aprendizaje para niños
comparte

Las técnicas de aprendizaje deben adaptarse a cada niño, a sus habilidades y sus dificultades para ayudarle a mantener la concentración, mejorar la memoria, motivarle o activar funciones del cerebro para facilitar el aprendizaje. 

Hasta hace unos años, la educación se basaba en un profesor explicando la lección y los alumnos tomando apuntes y aprendiéndoselo todo de memoria para sacar buenas notas. Pero la nueva concepción del aprendizaje concibe al estudiante como una persona activa que debe aprender a utilizar las estrategias que posee para aprender a estudiar. Lo importante ahora no es que recite de memoria la lista de los Reyes Godos, sino que aprenda a construir conocimientos, a poner en marcha sus habilidades, a aplicar lo aprendido… En definitiva, que aprenda a pensar. De esta manera, será capaz de aprender con mayor facilidad cualquier conocimiento nuevo, desde las Matemáticas hasta la Música.


Para ello, es conveniente conocer las diversas técnicas de aprendizaje que existen y de las que el niño se puede beneficiar. Estas técnicas van desde los sistemas nemotécnicos más sencillos a terapias pedagógicas. Algunas están especializadas en un área en concreto, y otras sirven para ayudar a niños con diversos problemas de aprendizaje como dislexia, TDAH, disgrafía, discalculia o autismo.

No te puedes perder ...

Botiquín de viaje para niños

Botiquín de viaje para niños

Más vale prevenir que curar. Por eso, si nos vamos de viaje con nuestros niños, es aconsejable llevar un botiquín en el que incluir aquello que pueda resultarnos necesario. Y es que probablemente tu hijo no pare quieto ni un segundo, por lo que un pequeño incidente puede convertirse en algo muy molesto e incluso de cierta gravedad.


En general, lo que buscan estas técnicas de aprendizaje es mejorar la concentración, la motivación, la memoria y ayudar a esas áreas del cerebro que pueden funcionar peor o tener algún problema.


Hay muchas pautas para aprender a estudiar, como tomar apuntes a mano, subrayar, hacer esquemas, alternar asignaturas complicadas y sencillas, hacer exámenes de prueba, etc. Sin embargo, en esta ocasión os vamos a hablar de técnicas de aprendizaje especiales:


1- Método Kumon


Es un sistema de aprendizaje desarrollado por el japonés Tōru Kumon cuyo principal objetivo es enseñar a sus alumnos a aprender por sí mismos. El propósito principal de este método es el de sentar las bases del aprendizaje en las áreas que proporcionan un alto nivel de autoconfianza al estudiante y la capacidad de aprender por él mismo: Matemáticas y Lectura.


Kumon busca incentivar en los niños la autonomía en los estudios, buscando fortalecer el potencial de aprendizaje de cada uno. El alumno se vuelve seguro y capaz de enfrentar aprender por sí mismo, guiado por un orientador.


2- Método Suzuki


Es un método enfocado a aprender a tocar un instrumento musical. Está orientado a niños pero es muy bueno también para adultos que quieren empezar a aprender a tocar un instrumento.


Shinichi Suzuki fue un violinista, educador y filósofo. Suzuki basó su método en la hipótesis de que la habilidad musical no es un talento innato, sino una destreza que se puede entrenar, especialmente en niños.


Suzuki partió de la idea de que los niños aprenden a hablar su propia lengua gracias a su gran capacidad auditiva, lo que le llevó a pensar que, si los niños estuvieran rodeados de música desde pequeños, podrían tener una habilidad similar con la música.


Es un método muy eficaz que se basa en la implicación de los padres, el comienzo temprano, la escucha, la repetición, la motivación y aprender con otros niños.


3- Método Glenn Doman


Aunque creado en un primer momento para tratar a niños con problemas o lesiones cerebrales, se puede aplicar a todo tipo de niños en diferentes ámbitos.


A finales de la década de los 50, el médico Glenn Doman funda en Philadelphia (EE UU) los Institutos para el Desarrollo del Potencial Humano, basados en sus estudios sobre el desarrollo del cerebro tanto de niños sanos como de niños con lesiones. De ahí nace su aportación más importante al mundo de la educación: los Bits de Inteligencia, que se aplican tanto a la estimulación temprana como al aprendizaje de la lectura.


Los Bits de Inteligencia son un instrumento educativo que consiste en presentar a los niños estímulos simples que se perciben a través de las cinco vías sensoriales. Por ejemplo, una lámina que representa un animal o que lleva escrito un símbolo, una palabra o una figura geométrica.


El método consiste en ir enseñando a los niños las láminas de una o varias categorías, a la vez que se enuncia en voz alta el nombre de cada Bit. De esta manera el niño va identificando las personas, animales o ideas que no puede conocer todavía directamente.


Entre los objetivos que persigue el método de Doman destacan la creación de ideas previas, el desarrollo de redes neuronales, de las vías visuales y auditivas y de la inteligencia potencial de los niños.


4- Método Tomatis


Esta técnica está basada en la reeducación del oído y se usa principalmente en niños con problemas auditivos, dislexias, etc.


El Método Tomatis, desarrollado por el médico e investigador francés Alfred Tomatis, se basa en un enfoque natural de estimulación neurosensorial. Sus programas de escucha modifican la música y la voz en tiempo real para captar la atención del cerebro y desarrollar las habilidades motoras, emocionales y cognitivas.


El Método Tomatis funciona gracias a un aparato llamado TalksUp®, diseñado para tratar la música y la voz a partir de unos parámetros muy específicos.


Esta pedagogía alternativa estimula eficazmente y de forma natural el cerebro.


Te puede interesar:
Detectar niños con altas capacidades de manera precoz permite tomar las medidas precisas en el entorno del menor para que éste pueda alcanzar todo su potencial.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>