Qué hacer con un niño distraído

Qué hacer con un niño distraído
comparte

Hay niños para los que concentrarse supone una tarea difícil porque se distraen con cualquier cosa, ya sea un ruido o sus propios pensamientos. Como resultado, hacen que vayan más lentos a la hora de adquirir nuevos conocimientos, e incluso pueden tener cierta conexión con el fracaso en el futuro académico. Para ayudarles, es necesario seguir algunas estrategias que puedan acabar con este problema. 

En muchas ocasiones se piensa que un niño distraído sufre Déficit de Atención (TDAH), pero no significan lo mismo. El TDAH es una disfunción que se produce en algunas zonas del cerebro dando lugar a un problema de concentración severo en el niño y convirtiéndose en complicada la idea de progresar. Sus primeros síntomas aparecen antes de los 7 años y se ven reflejados tanto en su comportamiento en el colegio como en el hogar.
 

Esta patología afecta a una proporción mínima de niños, concretamente a un 4%, y el resto con problemas de concentración son pequeños soñadores que se distraen con cualquier cosa. Igualmente, también puede suceder que los niños sean inquietos y muy nerviosos.
 

Si tu hijo posee estas características, puedes ayudarle a fomentar su capacidad de atención a través de ejercicios y juegos que impliquen a retener la información importante y evitar las distracciones. Estas actividades contribuyen a que se potencie la atención visual y la auditiva, necesarias e ineludibles para comprender los conceptos en el estudio y ejercitar la memoria. Aquí van 5:


 

1. Intenta que resuma con frases cortas las tareas que acaba de realizar para que se obligue a concentrarse y a estimular su memoria.
 

2. Prueba a decirle una palabra o un número y, acto seguido, enumérale una lista con diferentes términos, entre los que se encuentre el anterior, y cuando lo escuche tenga que levantar la mano.
 

3. Guarda varios objetos en un cajón y ciérralo, después, pídele que te repita el nombre de todos ellos.
 

4. Hazle una lista de cinco cosas que se encuentre en la casa y solicítale que te las traiga para ver si ha estado atento.
 

5. Coloca objetos en un determinado orden y, posteriormente, desordénalo para que él los vuelva a situar en su lugar de inicio.
 

Estas prácticas se recomiendan realizarlas tres veces por semana durante un tiempo de 15 minutos cada día. Asimismo, es importante que en el transcurso de estas no se señalen sus errores, él mismo tiene que descubrirlos por su cuenta.
 

Por último, otros consejos a tener en cuenta para que no se distraiga con tanta facilidad son:
 

- Apagar la televisión y retirar de su alcance sus juguetes mientras tiene que estudiar o realizar sus tareas escolares.
 

- No permitir que deje las tareas difíciles para el final porque ya estará cansado y perderá el interés en hacerlo correctamente.
 

- Intentar que duerma sus ocho horas diarias para que esté descansado para el día siguiente.
 

- Es muy importante que no le regañes por ser despistado porque se podría sentir culpable y adoptarlo como una característica de su personalidad.
 

 

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
Volver

Utilizamos cookies para mejorar la calidad del servicio, medir la audiencia y ofrecerle publicidad que pueda ser de su interés. Si continua navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.