El plato del buen comer para niños

El plato del buen comer para niños
comparte

La pirámide nutricional que conocimos de pequeños, en la que la base marcaba los alimentos que había que consumir a diario y, a medida que subíamos por ella se iba haciendo más estrecha para marcar qué grupos de alimentos había que comer de manera ocasional, pasó a mejor vida y fue sustituida por el plato del buen comer, una representación gráfica sencilla que sirve apara enseñar a los niños a comer de manera saludable.

La importancia de una buena alimentación


La alimentación es clave para garantizar la salud y el desarrollo de nuestros hijos. Así, si siguen una dieta correcta podrán evitar enfermedades como el colesterol, el sobrepeso, la caries, la anemia, la diabetes, el cáncer… además de potenciar el desarrollo de sus habilidades y capacidades motrices y mentales. Pero, si su dieta es insuficiente o rica en alimentos perjudiciales, es probable que desarrolle alguna de las enfermedades antes indicadas y que tenga problemas para estudiar, concentrarse, dormir, etc. Por eso, debes asegurarte de que la alimentación de tu hijo es la mejor desde bebé y enseñarle a comer para que, cuando crezca, continúe llevando una dieta saludable.


La base de una alimentación sana es la variedad y el equilibrio. Hay que comer de todo de manera moderada, potenciando los alimentos más sanos como las frutas o las verduras, y evitando los menos saludables como las grasas o los azúcares. Una buena forma de saber qué debe comer es seguir el plato del buen comer, una representación gráfica sencilla que ha sustituido desde hace unos años a la clásica pirámide nutricional.


Deberes para niños en verano

Deberes para niños en verano

Muchos padres se preguntan si, a pesar de que su hijo haya aprobado todas las asignaturas y sacado buenas notas, es necesario mandarle actividades escolares durante la época estival. La respuesta es sí, aunque estos deberes veraniegos deben ser más entretenidos y ligeros que los del curso ya que el verano es, sobre todo, para descansar.


¿Cómo interpretar el plato del buen comer?


El plato del buen comer representa un plato dividido en 5 porciones de diferente tamaño y con un fondo de distinto color que representa los 3 colores de un semáforo: verde, ámbar y rojo, asociándose a las ideas principales que trasmiten estos colores: verde-sano, ámbar-precaución y rojo-prohibido.


En la parte roja están aquellos alimentos que se deben consumir de manera ocasional. En la parte naranja, los que se pueden comer un poco más que los anteriores. En la parte amarilla, los que se pueden ingerir regularmente, pero con moderación. Y en la parte verde los que se pueden consumir sin restricción.


En la parte superior del plato encontramos un tercio del plato dividido en dos partes iguales con un fondo de color verde, es decir; alimentos que se deben consumir a diario ya que son muy sanos. Y las comidas que aquí se incluyen son las frutas y las verduras que aportan vitaminas, minerales y fibras que ayudan al buen funcionamiento de todos los sistemas del cuerpo humano, así como al crecimiento y el fortalecimiento del sistema inmunológico. Se deben consumir unas 5 piezas diarias de frutas y verduras para cumplir con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.


Le sigue otro tercio del plato con un fondo de color amarillo que representa los cereales y tubérculos, principales fuentes de energía necesarias para poder realizar todas las actividades diarias. Esta porción del plato se debe combinar con la siguiente, con un fondo naranja, que representa a las leguminosas, fuente de proteínas necesaria para la formación y reparación de los tejidos.


Y, por último, el trozo final, de color rojo, está formado por las carnes, los pescados, los lácteos y los huevos que también proporcionan proteínas de origen animal necesarias, pero en una menor cantidad.


Es importante comer alimentos de todos los grupos ya que cada uno aporta algo necesario para el organismo, pero se debe hacer en las cantidades indicadas y combinando correctamente unos grupos con otros. Además, hay que tener en cuenta que los alimentos de cada grupo aportan las mismas funciones, por eso hay que variarlos y combinarlos para asegurarnos todos los nutrientes necesarios. Por muy buenas que sean las manzanas, por ejemplo, no debemos limitar nuestra ingesta de fruta a este tipo, sino que se debe variar y comer también peras, plátanos, naranjas, mangos, etc.


Cada uno de los grupos ocupa el mismo espacio, lo que significa que ninguno es más importante que otro, todos cumplen una función y deben formar parte de una dieta variada, sana y equilibrada, pero sabiendo combinarlos.


Como verás también, en este plato no hay alimentos como los bollos o los refrescos ya que este tipo de productos no deben formar parte de la dieta.


Como idea para ayudar a tu hijo a comprender mejor este plato y cómo comer bien cada día puedes imprimir este gráfico y ponerlo en tu nevera para tenerlo presente a la hora de comprar, cocinar y comer.


Por último, recuerda incluir en cada comida por lo menos un alimento de cada uno de los tres grupos principales, varía los alimentos de un día para otro y da prioridad a los alimentos de temporada.

 

 


Fuentes:

USDA National Nutrient Database for Standard Reference, Release 18; Composition of Foods, Raw, Processed, Prepared; 2005; http:/www.nal.usda.gov/fnic/foodcomp/search/

Foto: Freepik.com

 

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×