×
  • Buscar
Publicidad

¿Quién determina el sexo del bebé?

¿Quién determina el sexo del bebé?

El sexo de una persona se establece en el momento mismo de la concepción, ya que depende del cromosoma que aporte el espermatozoide. Por lo tanto, es el padre el que determina si el bebé será niño o niña. 

Publicidad

Indice

De los 46 cromosomas que tiene una persona, el sexo viene determinado solo por dos: X (cromosoma femenino) e Y (cromosoma masculino). Una mujer tendrá dos XX, mientras que un hombre tendrá XY.

El sexo de un bebé se fija en el momento de la concepción, cuando el espermatozoide fecunda al óvulo, aunque esta información no se pueda comprobar en un ultrasonido hasta la mitad del embarazo más o menos. No obstante, actualmente hay formas de saberlo antes mediante análisis de sangre o de orina específicos. 

No te puedes perder ...

Y tambien:

Esto es así porque todos los óvulos contienen información genética femenina, todos aportan un cromosoma X, es decir, todos los óvulos son "femeninos"; mientras que los espermatozoides pueden llevar un cromosoma X o un Y. Según sea uno u otro, será niño o niña. Por lo tanto, el padre es el “responsable” de determinar el sexo del bebé.

 

¿En qué momento se define el sexo del bebé?

La determinación del sexo viene dada desde el mismo momento de la concepción, aunque la diferenciación se produce entre siete y nueve semanas después de esta.

La naturaleza tiende a formar embriones femeninos. Pero cuando el espermatozoide lleva el cromosoma Y, este da ordenes específicas para que el proceso (que tiende a formar mujeres) se altere y empiece con la formación de los testículos. Esto hace que una serie de hormonas se activen y que inhiban definitivamente el desarrollo de los genitales y del cerebro para hacer que el embrión se convierta en niño.

Antes de que esto ocurra los genitales de los embriones masculinos y de los embriones femeninos no están diferenciados.

 

¿El sexo viene predeterminado genéticamente?

Algunas familias solo tienen niñas, mientras que otras tienen niños. Esto puede hacer pensar que la genética influye en el sexo de los hijos, sin embargo, los expertos afirman que depende del azar.

Sí es cierto que los espermatozoides X son diferentes de los Y. Mientras que los primeros son más grandes, más fuertes, más lentos y más resistentes en condiciones moderadamente adversas o ácidas, los Y son más rápidos, pequeños y débiles, llegan primero pero mueren antes. Por lo tanto, según el día de ovulación en que se produzca la fecundación y las condiciones de la vagina, hay más o menos posibilidades de que llegue un espermatozoide de un sexo o de otro. Más allá de eso, es pura suerte.

Esto significa que, si quieres tener una niña, tienes que tener relaciones dos días antes de la ovulación para que, cuando se produzca esta, haya más posibilidades de que solo queden espermatozoides X porque son más resistentes. Pero, si quieres niño, tienes que mantener relaciones justo el día de la ovulación para que los más rápidos, los Y, lleguen antes a la meta. Este método es bastante efectivo, pero tienes que tener en cuenta que solo aumenta las posibilidades de elegir sexo hasta el 75% más o menos, por lo que todavía hay muchas posibiliades de que sea lo contrario. 

Hay algunos casos, muy raros, de familias que son portadoras de un gen que resulta letal para uno de los dos sexos (normalmente, el masculino), con lo que el organismo expulsa cualquier embrión que tenga ese sexo. Sin embargo, esta es una condición muy extraña que se ve muy pocas veces.

 

¿Cuándo se puede saber el sexo del bebé?

A partir de la semana 20 del embarazo los genitales de los fetos están totalmente formados. A partir de esa semana se pueden distinguir (casi siempre) con toda facilidad en una ecografía, a veces incluso puede pasar antes.

En los niños se pueden apreciar las bolsas escrotales y el pene, para determinar si es una niña es por la ausencia de órganos masculinos, aunque a veces se pueden apreciar los genitales femeninos.

A veces la posición del feto puede impedir que se vea la zona genital en las ecografías con nitidez. En este caso habrá que esperar a la siguiente ya que los especialistas en caso de duda no suelen decir nada para que no haya error.

Existen otras pruebas para determinar el sexo de un bebé, aunque las ecografías sólo tienen un error del 5% y este margen de error en la mayoría es por la posición del feto. La amniocentesis determina el sexo del bebé con total seguridad, pero esta prueba al ser un procedimiento invasivo (que tiene sus riesgos) sólo está indicada cuando exista riesgo de que el bebé tenga alteraciones cromosómicas. Esta prueba no se realiza nunca con el único objetivo de determinar el sexo del bebé.

Otro método para averiguar el sexo del bebé es un análisis de sangre especial, este análisis debe tener este fin.

 

¿Se puede elegir el sexo del bebé a través de la manipulación genética?

En España sólo está permitido esto si tiene fines terapéuticos, con el fin de evitar que los padres le trasmitan una enfermedad letal o grave al feto.

Para esto existen dos técnicas:

- selección de espermatozoides: esto se realiza antes de la concepción, se eligen a través de un microscopio los espermatozoides del sexo que necesitas (X o Y) y se insemina artificialmente el óvulo con los espermatozoides que le interesan.

- diagnóstico genético preimplantacional: para esto se requiere la fecundación in vitro. Se extraen de dos embriones obtenidos y se analiza el componente sexual de los mismos, así diferencian los embriones que son XX o XY. Una vez que los embriones están identificados, se implanta en el útero de la mujer el embrión del sexo que no esté afectado por la enfermedad.

Esta manipulación puede conllevar riesgos para el futuro bebé, por eso deben realizarse únicamente en casos de riesgo genético grave. No existe motivo válido alguno por el que elegir el sexo de un bebé poniendo en riesgo su vida si no es una enfermedad que va a evitar alguna enfermedad.


Te puede interesar:

Algunas parejas se preguntan "¿cómo puedo saber el sexo del bebé con antelación?". El sexo del bebé viene definido por el padre, habiendo un 50% de probabilidades que sea hombre o mujer. Sin embargo, existe una teoría que relaciona el momento de la concepción con el estado de la ovulación. La evidencia científica de esta relación es poca, pero dado que su práctica es totalmente inocua es una opción que siempre se puede probar.

Fuente: Goetzl, Laura (2006), Concepción y embarazo a partir de los 35, Pearson Educación.

Fecha de actualización: 15-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.