Ovulación y contracciones

Ovulación y contracciones
comparte

Durante la ovulación es posible sentir una serie de molestias y dolores, como una especia de contracciones musculares causadas por los cambios hormonales que se suceden en este momento del ciclo para permitir que un ovario expulse un óvulo.

Algunas mujeres no notan nada durante la ovulación, mientras que otras pasan dos días con dolores y molestias en la zona abdominal causadas por los cambios que se producen en el organismo en estos días para permitir que el ovario madre y libere un óvulo que vivirá unas 24 horas a la espera de ser fecundado. Si esto no ocurre, morirá y será expulsado en la regla junto con los restos de endometrio que se habían preparado para una posible e implantación.

 

Este proceso, conocido como ovulación, se produce una vez en cada ciclo menstrual siempre que la mujer no se quede embarazada ni tenga ningún problema hormonal o de salud que afecte al mismo.

 

Durante la ovulación se producen diversos cambios en el organismo, aunque vienen precedidos de otros que permiten que se produzca la liberación de uno de los óvulos que se encuentran alojados en los ovarios femeninos desde el momento del nacimiento. Así, en los días previos tiene lugar la fase folicular, en la que la hipófisis segrega grandes cantidades de la hormona folículo-estimulante o FSH para ayudar a desarrollar entre 10 y 100 folículos que, a su vez, segregan estrógenos. Mientras, el hipotálamo libera prolactina, que interviene en la también en la maduración de los folículos del ovario. Todo esto permite que un folículo que crezca hasta medir unos de 20 mm, en cuyo momento se rompe y se libera al óvulo.

Ovulación y ansiedad, ¿qué relación hay?

Ovulación y ansiedad, ¿qué relación hay?

La ovulación está directamente relacionada con los niveles hormonales del organismo, y estos no solo pueden verse alterados por enfermedades físicas, sino que está demostrado que las emociones pueden alterar el ritmo normal del ciclo ovulatorio. Así, las mujeres con altos niveles de estrés y ansiedad pueden ovular hasta un 20% menos, por lo que tendrán más dificultades para concebir.

 

En ese momento empieza la ovulación en sí misma y el ovocito liberado se dirige a la cavidad peritoneal, donde es atrapado en el extremo de los tubos de las trompas de Falopio. Allí espera una posible fecundación y, si ocurre, comienza el embarazo y todos los cambios asociados a este, permitiendo que el óvulo fecundado se convierta en cigoto y descienda por la trompa en la que se halla para ir a implantarse al útero, que ya ha comenzado a prepararse.

 

Pero si no ocurre, se produce la muerte funcional del cuerpo lúteo que se había creado y la mucosa uterina se desvitaliza por falta de estímulos hormonales. Los elementos acumulados se desprenden y se rompen los vasos sanguíneos, produciéndose una hemorragia, que es la menstruación.

 

Como podemos ver, este proceso es muy complejo e implica muchos órganos y hormonas, por lo que no es de extrañar que el organismo pueda verse resentido y, en algunas mujeres, vaya acompañado de molestias y dolores causados por los siguientes motivos:

 

- La inflamación de los folículos ováricos antes de liberar al óvulo. Dado que muchos folículos maduran en ambos ovarios antes de que uno sea el dominante, esta inflamación puede causar ese dolor similar al de la menstruación, pero que suele ser más sordo y menos molesto.

 

- La ruptura de la pared del ovario: en el momento de ovular, el óvulo atraviesa las paredes del ovario, lo que también puede causar un dolor intenso y agudo, aunque suele durar poco.

 

- Los movimientos de las trompas de Falopio: las trompas de Falopio tienen la capacidad de contraerse para ayudar al óvulo a descender, por lo que estos movimientos y contracciones pueden causar dolor.


- Las contracciones musculares que se producen en el momento de ovulación, cuando la musculatura lisa de los ovarios y los ligamentos que los rodean se contraen como respuesta al aumento del nivel de la hormona prostaglandina (la misma que causa el dolor en los días de la menstruación).

 

Así que estas contracciones pueden ser las responsables de tus dolores abdominales en los días de ovulación. Si el dolor es muy molesto puedes tomar antiinflamatorios o paracetamol, darte una duche de agua calentita, colocarte calor seco en la zona o tomar infusiones antiinflamatorias (manzanilla, salvia, caléndula, artemisa, canela, pasiflora, melisa, té rojo…). 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×