Síntomas de la ovulación de la mujer

Síntomas de la ovulación de la mujer
comparte

Para saber cuáles son tus días fértiles y aumentar tus posibilidades de embarazo, debes saber cuáles son los síntomas que indican que estás ovulando y así mantener relaciones en esos días. Otra posibilidad es calcular la curva de la temperatura, los cambios del moco cervical, las variaciones en el organismo femenino… O comprarte tests de ovulación que calculan el momento exacto en el que debes mantener relaciones para tener más posibilidades de lograr un embarazo

¿Cómo saber si ovulas?

La mayoría de las mujeres presentan una serie de signos cuando están ovulando:
 

- El pecho está más tenso, duele y crece.
 
- Dolor en el vientre, sobre todo en el lado del ovario que ovula.
 
- La líbido aumenta.
 
- Las secreciones vaginales se modifican y son más abundantes.
 
 
Como estos signos no son fácilmente discernibles por otras personas más que por la mujer misma, se dice que los humanos tienen una ovulación oculta. Además, no todas las mujeres los padecen, lo que no significa que no se esté ovulando.

 
Horas antes a la ovulación, justo antes de la aparición del pico de la hormona luteinizante, existe un aumento marcado de estrógenos que se traducen en un mayor brillo y lozanía en la piel de la mujer, y en un mejor estado de ánimo.

 
Conocer el día de la ovulación

Para aumentar las posibilidades de quedar embarazada, debes tener relaciones sexuales durante el periodo que se extiende desde uno o dos días antes de la ovulación hasta alrededor de 24 horas después. Por eso, saber el día exacto en que se produce la ovulación es muy importante.
 
 
Existen varias maneras de conocer tu día de ovulación y, por tanto, tu periodo de fertilidad.
 
 
- La curva de temperatura. Es un método muy sencillo. Para llevarla a cabo es necesario tener ciclos regulares, ya que detecta la ovulación a posteriori. Para hacer tu curva de temperatura debes tomarte la temperatura basal durante tres meses, empezando el primer día de la menstruación, todas las mañanas al levantarte. El paso de una temperatura baja a una temperatura alta se produce con mucha rapidez. Este "pico de temperatura" indica el final de tu ovulación. Si tu ciclo es regular, sabrás entonces que tu periodo de fertilidad se sitúa durante los 3-4 días precedentes. La temperatura puede aumentar entre 0,4 y 1 grados.
 
 
Para que sea lo más eficaz posible, debes tomarte la temperatura siempre bucal o siempre rectal, todas las mañanas antes de levantarte y de desayunar, durante 5 minutos exactos. No hables mucho mientras y usa siempre el mismo termómetro.
 
 
- Cambios en el flujo vaginal. A medida que tu ciclo avanza, aumentará el volumen y cambiará la textura de tu flujo vaginal. Los cambios reflejan los aumentos del nivel de estrógeno de tu organismo. Durante el periodo donde la mujer no es fértil el moco cervical es escaso, blanquecino y de textura pegajosa. Pero 2 o 3 días antes de la ovulación el flujo es abundante, transparente y forma hilos, muy similar a la clara del huevo. El periodo más fértil de la mujer comienza en el último día que se tiene este tipo de mucosidad. Generalmente esto sucede el día anterior a la ovulación o bien el mismo día de la ovulación. El aumento hormonal también reblandece el cuello uterino durante esta etapa.
 
 
Normalmente el flujo actúa como una barrera protectora, pero durante el momento más fértil del ciclo permite que el esperma se desplace por el cuello uterino para subir al útero y finalmente llegar al encuentro con el óvulo en las trompas de Falopio.
 
 
Para averiguar el día exacto de la ovulación, se recomienda controlar ambos aspectos, tanto la temperatura basal como el moco cervical, ya que de esta forma se puede conocer mejor el ciclo de cada mujer y en consecuencia su periodo ovulatorio.
 
 
Los tests de ovulación
 

No te puedes perder ...

La mitad de los niños españoles son fumadores pasivos

La mitad de los niños españoles son fumadores pasivos

El tabaquismo pasivo es la tercera causa de mortalidad evitable en los países desarrollados. Aunque ya se han conseguido importantes avances contra el tabaquismo, es ahora cuando se está empezando a concienciar sobre los riesgos reales de compartir un aire contaminado por el humo del tabaco.

Si tu ciclo no es regular y los métodos naturales para calcular el día de la ovulación no te funcionan, existen pruebas de ovulación que se venden en cualquier farmacia y que determinan los días fértiles.
 

Estos tests detectan el aumento de la hormona luteinizante en la orina justo antes de la ovulación. Son más fáciles de usar y generalmente más precisos que el método de la temperatura corporal basal. Además, pueden predecir la ovulación entre 12 y 36 horas antes de que se produzca, lo cual ayuda a maximizar la probabilidad de concepción desde el primer mes en que se utilizan.
 

Estas pruebas se basan en una tecnología que utiliza anticuerpos monoclonales marcados con sales de oro y dirigidos contra la hormona LH. Estos anticuerpos se unen a la LH y se precipitan en forma de color.
 

Si tus ciclos son de 28 días comienza a controlar desde el día 11 y continúa durante los seis días posteriores (o lo que el fabricante recomiende). Si tienes periodos más largos, como por ejemplo de 35 días, comienza el día 14 y continúa por nueve días más. Si tus reglas son irregulares la detección va a ser más difícil y tendrás que utilizar más tests.

 

Sin embargo, no son infalibles, ya que en ocasiones esta hormona puede aumentar independientemente de que se libere o no un óvulo y a veces puede preceder un falso pico de LH al verdadero.
 

Para aumentar su fiabilidad, aunque las indicaciones digan que debes analizar la primera orina del día, tal vez te convenga analizar la segunda. Como la hormona LH tiene tendencia a concentrarse demasiado en la orina durante la noche, la primera muestra de la mañana podría arrojar un resultado positivo falso. La mejor hora es entre las 10 de la mañana y las 8 de la tarde y recogiendo la orina aproximadamente a la misma hora durante el periodo de control. Evita ingerir demasiados líquidos ni orinar durante 2 horas antes de llevar a cabo el test de ovulación, a fin de aumentar la concentración de la misma. Generalmente el tiempo de espera para que el test dé un resultado es de 40 segundos a 5 minutos, si pasan más de 10 minutos los resultados no son fiables.

 

Para incrementar las posibilidades de que se produzca un embarazo, debes tener relaciones sexuales desde el día de la detección del pico de LH (resultado positivo del test) hasta 1, 2 o 3 días posteriores al descubrimiento del mismo.
 

También puedes comprar aquellos tests que sean más precisos. Por ejemplo, uno que es capaz de detectar 25 mUI/ml (mili Unidades Internacionales por mililitro de orina) es más sensible que otro que detecte 50 mUI/ml de LH en orina.

 

¿Cómo estimular la ovulación?

El origen de las infertilidades de la mujer depende en un 30% de los trastornos ovulatorios. Por eso, existen aceleradores de ovulación que debe recomendarte tu ginecólogo si lo considera necesario. Sin embargo, hay que ser prudente en el caso de usarlos ya que aumentan el riesgo de embarazo múltiple.
 

Si tu médico no considera necesario el uso de tratamientos estimulantes, hay muchos “trucos de la abuela” que puedes llevar a cabo.
 

Además de mantener relaciones sexuales el día de la ovulación, se recomienda tener relaciones en forma periódica, idealmente tres veces por semana como mínimo. Asimismo, existen una serie de posturas que se supone que facilitan la entrada de los espermatozoides hasta las trompas de Falopio (de lado, con el hombre detrás o encima, y con la pelvis elevada). De igual forma, se recomienda mantenerse recostada al menos media hora después del acto sexual.
 

Aunque estos consejos no están comprobados científicamente, por intentarlo no se pierde nada.

 

 

 


Te puede interesar:
Hallar la manera de que los nombres combinen con el apellido y que el resultado sea perfecto para la pareja no siempre resulta sencillo. Por ello, siempre se recomienda que la búsqueda comience desde que se sabe la noticia del embarazo y que se mantenga siempre la mente abierta a nuevas opciones hasta encontrar la satisfactoria para todos.


Fuente: Victoria Verdú, ginecóloga. 

Fecha de actualización: 13-05-2009

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>