×
  • Buscar
Publicidad

¿Problemas en la ovulación?

¿Problemas en la ovulación?

La ovulación irregular o la ausencia de la misma son complicaciones bastante frecuentes, pero en la mayoría de los casos, tienen un tratamiento efectivo y sencillo que permite lograr la concepción. Sólo es necesario un diagnóstico preciso y rápido. Si estás pensando en quedarte embarazada y tu ciclo no es regular, consulta a tu ginecólogo

Publicidad

Indice

 

¿Problemas para ovular?

Existen, principalmente, dos problemas relacionados con la ovulación que pueden afectar a la fertilidad de una persona. Uno de ellos es la disovulación –ovulación irregular- y el otro es la anovulación –ausencia de ovulación.

Existen una serie de métodos para saber si se tienen problemas de ovulación. El primero y más sencillo de observar es la regularidad menstrual. Una mujer de más de 20 años tiene que tener ya sus ciclos regulados. Si no es así, debe someterse a una serie de exámenes ginecológicos para ver la causa de esta irregularidad.

Aquellas mujeres con un ciclo de entre 25 y 35 días, siempre que siga un patrón regular, y con un sangrado menstrual de 24 horas o más, pero menor de 8 días, lo más probable es que esté ovulando bien.

Pero si en un ciclo la regla te viene a los 25 días, al siguiente a los 30 y al siguiente no te viene, es una clara indicación de problemas de ovulación que debe ser estudiada y tratada, para evitar futuros problemas.

Aparte de la observación, existen pruebas para confirmar si realmente existe un problema o no. Una forma es mediante un ultrasonido seriado. La paciente va a la consulta alrededor del día 12 del ciclo (en una mujer con ciclos de 28 días) y se hace un ultrasonido interdiario hasta confirmar la ovulación, generalmente los días 12, 14 y 16.

También se puede llevar a cabo un estudio hormonal. Esta prueba se hace mediante una muestra de sangre que se debe tomar en el segundo o tercer día de sangrado menstrual; y se analizan los valores de la hormona folículo estimulante (FSH), que en la fase inicial del ciclo son de 3 a 9 IU/I (unidades internacionales por litro).
 

La anovulación

No te puedes perder ...

La piel de tu bebé

La piel de tu bebé

Frágil, tersa, suave y vulnerable, la piel de tu pequeño demanda protección y cuidados constantes para evitar los problemas más comunes que sufren en esta edad

Y tambien:

La anovulación es la ausencia de ovulación. Sus causas se dividen en tres grandes grupos:

- Causas ováricas: Es la más frecuente y se debe al síndrome de ovarios poliquísticos. En mujeres con este problema, los folículos se desarrollan, llegan a la superficie del ovario, alcanzan un diámetro similar a del folículo ovulatorio, pero no se rompen y se acumulan en la superficie del ovario. El líquido folicular rico en estrógenos no es expulsado y se metaboliza hacia la hormona masculina, que pasa a la circulación produciendo los signos de masculinización típicos de la enfermedad (acné, seborrea, hirsutismo).

Al no romperse el folículo, no se libera el óvulo y no puede ocurrir el embarazo (infertilidad), tampoco se produce el cuerpo lúteo y, por tanto, la regla puede venir con retraso (oligomenorrea) o no venir (amenorrea).

En una fecha que no se pude precisar, ocurre un sangrado similar a una menstruación y comienza a crecer un nuevo folículo, que no se rompe y de nuevo se acumula. Por eso no siempre es fácil detectar este problema sin pruebas específicas.

A medida que se van acumulando los quistes, se acentúa el problema; es un círculo vicioso. Los ovarios poliquísticos tienen un tamaño de dos a cinco veces mayor que los ovarios normales y presentan una cubierta externa blanca, gruesa y muy resistente.

- Causas hipofisarias: Puede ser provocado por un exceso de hormonas hipofisarias o por un defecto congénito o adquirido, donde la ausencia de producción de FSH –hormona estimulante del folículo- hace que no se produzca la ovulación.

- Causas hipotalámicas: En este caso, existe un mal funcionamiento de las señales que, desde el hipotálamo y la hipófisis, controlan la ovulación. Las mujeres que padecen este trastorno no tienen anomalías estructurales ni hormonales que lo expliquen y suelen tener bajo peso o trastornos de la alimentación (anorexia), ser atléticas y con una vida estresante.

Aunque no se conoce exactamente qué mecanismos provocan el cese de la menstruación, parece que el cuerpo envía una señal al cerebro alertando de que los niveles de energía son bajos y es mejor que no se produzca el periodo.  

El análisis de las hormonas de las mujeres que padecen este trastorno revela normalmente una reducción en la secreción de la gonadotropina (hormona secretada por la hipófisis que controla la secreción de las hormonas sexuales) y una disminución de las concentraciones de estradiol (un estrógeno) durante la fase folicular del ciclo menstrual. El cortisol, que se expresa en situaciones de estrés, suele estar elevado y las hormonas tiroideas suprimidas.


¿Cuáles son los síntomas de padecer problemas con la ovulación?

Aparte del hecho obvio de tener una menstruación irregular, existen otros indicios de problemas ovulatorios:

- Una temperatura basal irregular.

- Excesivas hemorragias menstruales.

- Síntomas premenstruales reducidos.

- Oligomenorrea (menstruación ligera).

- Amenorreas (ausencia del periodo).
 

Complicaciones de la anovulación

Si no se detecta a tiempo ni se pone un tratamiento, a largo plazo los problemas de ovulación puedan dar lugar a complicaciones más severas:

- Diabetes mellitus e intolerancia a la glucosa. Los cambios y alteraciones hormonales pueden provocar la aparición de estas enfermedades hasta en un 30-40% de las mujeres que padecen problemas ovulatorios.

- Cáncer. Esta dolencia es más común en aquellas mujeres con síndrome de ovarios poliquísticos, ya que se produce un aumento de la prevalencia de hiperplasia endometrial y carcinoma por la estimulación continua del endometrio por los estrógenos sin la progesterona (ciclos anovulatorios).

- Enfermedades cardiovasculares. Tienen una mayor predisposición a padecer trombosis, los triglicéridos altos, etc.

- Esterilidad. Quizá la consecuencia más obvia, ya que si no se produce el ciclo menstrual con regularidad, es más difícil lograr un embarazo.

 

 

¿Cómo mejorar la ovulación?

El tratamiento depende del origen del problema. Si la causa son ovarios poliquísticos, se suele mandar un tratamiento hormonal oral. Estos fármacos estimulan la ovulación consiguiendo que el 50% de las parejas con este problema consigan un hijo. Si no hay respuesta, se pueden emplear las gonadotropinas, que estimulan más potentemente el ovario, consiguiendo que ovulen casi el 90% de las mujeres y que se queden embarazadas muchas de ellas.

Si la causa es un envejecimiento ovárico, no hay demasiado tiempo para actuar, y las gonadotropinas son probablemente el tratamiento de primer orden. Si el envejecimiento es manifiesto, no va a funcionar, y habría que recurrir a técnicas como la donación de óvulos.

Si el problema es el estrés, hay que reducir el ritmo de vida, reeducar los hábitos y esperar a que llegue una etapa más tranquila.

Otros problemas como las alteraciones del tiroides o la prolactina elevada también tienen tratamiento farmacológico.

Además, recientes investigaciones sugieren que un suplemento de hierro podría reducir el riesgo de infertilidad por problemas de ovulación. En el estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Harvard, en el que identificaron a 438 mujeres con problemas de infertilidad por falta de ovulación, se conoció el consumo de suplementos vitamínicos o de hierro de las participantes. La conclusión fue que cuanta más cantidad de hierro ingerían al día, menor era el riesgo de padecer problemas de ovulación y así la infertilidad. Las mujeres que tomaban más de 41 miligramos de hierro al día (la dosis más alta), reducían las posibilidades de anovulación en un 62%.

En general, es un problema relativamente frecuente que tiene solución en el 90% de los casos. Y si no, siempre se puede recurrir a la fecundación in vitro. Lo importante es diagnosticarlo lo antes posible para empezar enseguida con el tratamiento.
 

 


Fuente: Clínica Ginefiv. 

Fecha de actualización: 27-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.