Saber cómo funcionan las trompas de Falopio, fundamental para lograr el embarazo

Saber cómo funcionan las trompas de Falopio, fundamental para lograr el embarazo
comparte

El transporte eficaz de óvulos, espermatozoides y embriones por las trompas de Falopio es un requisito indispensable para el éxito del embarazo. Eso ha hecho que muchos investigadores estudien cómo es el tránsito tubárico y que microrganismos pueden afectarle ya que es un proceso mucho más complejo de lo que se pensaba.

¿Cómo funcionan las trompas de Falopio?


Es evidente por el éxito de la FIV, que por supuesto evita el transporte de trompas, que la exposición al medio tubario no es un requisito absoluto para que se produzca la fertilización o la implantación. Sin embargo, en la fertilización in vivo, la trompa de Falopio desempeña un papel esencial en el transporte de gametos, la fertilización y el desarrollo temprano del embrión.


En términos generales, la propulsión de gametos y embriones a través de las trompas se logra mediante una compleja interacción entre las contracciones musculares, la actividad ciliar y el flujo de secreciones tubáricas.


Y es que la trompa de Falopio es una compleja estructura dispuesta en pliegues longitudinales que se vuelven cada vez más torcidos hacia el extremo distal del tubo. Además, consta de dos tipos de células principales: las células ciliadas y las secretoras.


Al igual que el resto del aparato reproductivo femenino, la trompa de Falopio experimenta cambios cíclicos bajo la influencia del estrógeno y la progesterona. Así, las células son de baja altura durante la fase menstrual del ciclo, aumentando durante la fase proliferativa para alcanzar su altura máxima en el periovulatorio. En este momento, tanto células secretoras como células ciliadas son de igual tamaño. Durante la ovulación, las células secretoras alcanzan la actividad máxima y descargan su contenido en el lumen del tubo, reduciendo consecuentemente su altura en relación con las células ciliadas. Esto da lugar a una mayor prominencia de los cilios, lo que permite que muevan el material que circula por las trompas.

La 2ª semana de embarazo

La 2ª semana de embarazo

Antes de que te des cuenta de que estás embarazada, el embrión empezará a crecer, sus células se dividirán rápidamente y pasará a ser una masa constituida por más de 100 células llamada cigoto. El huevo continúa dividiéndose a medida que es arrastrado por las trompas de Falopio hacia el útero.


Y es que los cilios juegan un papel fundamental en el transporte en las trompas, un proceso cronometrado que permite la propulsión del esperma en la dirección opuesta a los óvulos y embriones, y el apoyo a la fertilización y la embriogénesis temprana dentro de la luz tubárica. El tránsito tubárico está influenciado por contracciones de la musculatura tubárica, la actividad ciliar y el flujo de secreciones tubáricas. Aunque la importancia relativa de cada uno de estos mecanismos aún no está clara, hay evidencia de que la acción ciliar puede desempeñar el papel dominante en la transferencia de gametos y embriones.


Los estudios han demostrado que en el transporte de óvulos, la fimbria entra en contacto con la superficie del ovario y se mueve hacia adelante y hacia atrás sobre el folículo ovulatorio. Aunque el mecanismo involucrado no está claro, el músculo mesosalpingeal parece girar el tubo y poner la fimbria en aposición cercana con el ovario. Se cree que son las prostaglandinas (PGs) las que median esta acción aumentando la contractilidad de los ligamentos fimbria y tubo-ovárico.


Se estima que el tiempo de tránsito de los óvulos en las trompas es de aproximadamente 80 h. Una vez liberado, el óvulo tarda alrededor de 8 h en llegar al lugar donde se produce la fecundación, y a continuación, el embrión en desarrollo tarda otras 72 horas en salir de las trompas.


Así, el óvulo fertilizado llega a la cavidad uterina en un momento apropiado para la implantación ya que se ha ido preparando para la llegada del mismo.


En cuanto al transporte del esperma a través de las trompas, se cree que es en ellas donde el esperma puede llegar a almacenarse durante 5 días, hasta que fecunda al óvulo o muere.


¿Qué puede afectar al buen tránsito en las trompas?


Como hemos visto, es fundamental que los cilios y las hormonas que regulan su función trabajen correctamente para que el óvulo y el espermatozoide se encuentren, así como para que el embrión llegue al útero en el momento adecuado para que se produzca la implantación.


Si algo no funciona adecuadamente en las trompas de Falopio, se produce infertilidad. Algunas de las causas que pueden afectar al funcionamiento de las mismas son:


- Tabaco: las mujeres que fuman tienen un riesgo mayor de embarazo ectópico y una mayor incidencia de infertilidad tubárica. En comparación con las mujeres que nunca han fumado, las mujeres que fuman más de 20 cigarrillos al día tienen un riesgo casi cuatro veces mayor de gestación ectópica. Incluso la exposición prenatal al humo del tabaco se ha postulado para aumentar la prevalencia de la enfermedad tubárica, lo que sugiere que el humo del tabaco tiene un efecto perjudicial permanente en el desarrollo de trompas de Falopio.


- Endometriosis: la asociación entre la endometriosis y la infertilidad es bien reconocida, aunque si la endometriosis causa o no infertilidad sigue siendo controversia. Es fácil entender cómo la endometriosis severa con la formación de endometriomas ováricos, adherencias y distorsión gruesa de la anatomía pélvica puede estar asociada con infertilidad. Sin embargo, el vínculo entre la endometriosis leve y la infertilidad es todavía inexplicable.


Es posible que la deposición de material filamentoso causado por la enfermedad pueda inhibir la actividad de los cilios y, por tanto, el transporte de las trompas, en mujeres con endometriosis.


- Neisseria gonorrhoeae: la bacteria de la gonorrea produce la reducción y posterior cesación de la actividad ciliar.


- Clamidia: el daño del tubo de Falopio y la infertilidad del factor tubario son secuelas comunes de la infección del tracto genital superior con Chlamydia trachomatis. Este patógeno provoca un efecto citotóxico directo en la mucosa de la trompa de Falopio humana, lo que provoca la pérdida de microvellosidades y la ruptura de las uniones celulares, asociada con la rotura de las células epiteliales.


En conclusión, la trompa de Falopio desempeña un papel esencial en el transporte de gametos y embriones y en la embriogénesis temprana. El tubo experimenta cambios cíclicos en la morfología y actividad ciliar en respuesta a las hormonas ováricas. Si bien las variables contribuciones al transporte tubárico de la actividad ciliar, las contracciones musculares y la actividad secretora permanecen indeterminadas, hay evidencia de que las contracciones musculares pueden jugar un papel en la mezcla de secreciones más que en la propulsión de gametos y embriones.


Asimismo, la actividad ciliar es más vigorosa en la fase secretora del ciclo menstrual. Muchas condiciones patológicas asociadas con la infertilidad destruyen los cilios o reducen el movimiento ciliar. Por lo tanto, para tratar la infertilidad en algunas mujeres, habrá que averiguar cómo evitar los daños a los cilios para que el transporte se produzca sin problemas.


Fuente: “The reproductive significance of human Fallopian tube cilia”, Human Reproduction Update, Volume 12, Issue 4, 1 August 2006, Pages 363–372, https://doi.org/10.1093/humupd/dml012. Published: 24 March 2006.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×