Estoy amamantando y tuve relaciones sin protección

Estoy amamantando y tuve relaciones sin protección
comparte

Suele ser bastante común que muchas mujeres crean que la lactancia materna es un método 100% seguro para prevenir futuros embarazos, pero se equivocan ya que, a pesar de estar amamantando la lactancia materna no impide el embarazo. De hecho, aunque es cierto que existen mujeres que no ovulan mientras están dado de mamar, también hay otras que sí por lo que esto no puede utilizarse como método anticonceptivo, pues hay riesgo de embarazo.  

Es cierto que una mujer puede ovular antes del retorno de su periodo, sin embargo, algunos estudios que se han realizado indican que esto ocurre raramente cuando la mujer está amamantando intensivamente y durante los primeros seis meses después del parto. Asimismo, se entiende que la ovulación femenina es igual o más difícil que identificar cuando volverá la madre a menstruar, y es por ese motivo por el que principalmente no debe ninguna mujer guiarse de la lactancia para prevenir un embarazo.

 

Algunos expertos creen que las mujeres que amamantan a sus hijos atrasan su ciclo menstrual pero no necesariamente su ovulación, y aunque no se puede afirmar como regla general porque no está comprobado, la mujer que da el pecho puede menstruar, pues existen casos no demasiado aislados que lo demuestran. Por otro lado, las mujeres que no dan el pecho tienen un mayor control ya que no existen hormonas que desequilibren el ciclo, y es posible que vuelvan a menstruar entre las cuatro y las ocho semanas, mientras que las lactantes, todo lo contrario, pues lo hacen entre el tercer o el octavo mes. Pero lo que está claro, sin duda, es que esto dependerá lógicamente de la cantidad de tiempo que la madre dé el pecho, así como también de la intensidad con la que el bebé lacte.

 

Además, existen madres que vuelven al trabajo, pero que mantienen ciertas horas de lactancia (por la mañana y por la noche); y otras que, por ejemplo, amamantan a sus bebés todo el día, pero le añaden también el biberón (tanto de agua como de leche) por lo que las consecuencias nunca serán las mismas. Y por ello, como no se puede asegurar si lo primero en venir será el período o la ovulación, entonces no se deberá confiar ni en la lactancia, ni en posibles fechas porque los números desde el parto han cambiado.

 

Asimismo, y según una investigación publicada en el New England Journal of Medicine en el año 1995, el periodo de fertilidad de una mujer es incierto, pues se afirma que pronosticar el periodo fértil de una mujer, es decir los seis días al mes en los que tiene mayor posibilidad de concebir, es muy difícil. Incluso entre aquellas mujeres con ciclos menstruales regulares, los períodos de fertilidad pueden ser erráticos. Según informó el doctor Allen Wilcox, “existe una probabilidad máxima de que ocurra la ovulación a mitad del ciclo, pero la probabilidad no se agota allí y puede extenderse hasta los primeros días y la última etapa del ciclo menstrual”.

 

La lactancia, por tanto, no es, como decíamos, un método fiable para impedir el embarazo, aunque es cierto que solamente en algunos casos las mujeres que amamantan pueden sentirse seguras frente a un nuevo embarazo gracias al método MELA (Método de Amenorrea de la Lactancia). En ese caso, dar el pecho impide un nuevo embarazo en el 98-99% de los casos siempre que:

 

-El bebé tenga menos de seis meses.

 

-A la madre no le haya vuelto la regla.

 

-El niño sea alimentado a demanda y de forma exclusiva con el pecho, de forma que no tome nada diferente, ni tan siquiera agua.

 

-El niño haga tomas frecuentes (es decir, que no permanezca más de seis horas sin mamar de noche, ni más de cuatro horas sin tomar el pecho durante el día).

 

Si no se cumplen estas condiciones, la mujer puede quedarse embarazada, aunque dé el pecho. Además, las madres lactantes pueden usar sin problemas métodos anticonceptivos: de barrera (preservativo, DIU, diafragma) y también hormonales elaborados únicamente a base de progesterona (inyección trimestral, píldora de progestágenos, implantes subdérmicos, pastilla del día después, etc.).

 

La ausencia de menstruación por lactancia puede durar de 4 a 40 meses, y aunque muchas mujeres piensan que amamantar a su bebé tiene un efecto anticonceptivo, la realidad es que el 80% de las mujeres ovulan antes de tener su menstruación en el periodo de lactancia; y por este motivo resulta difícil hacer cálculos en cuanto a sus días fértiles y evitar un nuevo embarazo. Las mujeres que dan pecho a sus hijos por periodos prolongados o que amamantan a más de un bebé pueden incluso reanudar su ciclo menstrual antes, aún durante el tiempo de lactancia; pero, sin duda, la mayoría puede ovular antes de que reaparezca la menstruación y, por lo tanto, existe la posibilidad de embarazo.

 

Es cierto que el hecho de amamantar al bebé con regularidad, a demanda y sin complementar la alimentación del niño con otras comidas, hará que se regule más rápidamente el ciclo menstrual. Sin embargo, en los casos de lactancia complementaria, lo que sucede es que aumenta significativamente el porcentaje de embarazos durante la lactancia.

 

Finalmente, lo más aconsejable, sin duda, es adoptar un método anticonceptivo tan pronto se reanude el ciclo menstrual, consultando previamente al médico, ya que el consumo de medicamentos podría alterar también la leche materna.

 

Fuente: https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJM199605093341911

 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar