• Buscar
Publicidad

¿Es posible elegir a los embriones más inteligentes al realizar una FIV?

¿Es posible elegir a los embriones más inteligentes al realizar una FIV?

Obviando si es algo ético o no, un científico estadounidense afirma que, en unos 10 años, será posible clasificar a los embriones por su Coeficiente Intelectual para elegir aquellos que sean más inteligentes a la hora de introducirlos en una fecundación in vitro. ¿Será posible o no? ¿Y legal?

Publicidad

Índice

 

La elección de embriones

Stephen Hsu, vicepresidente senior de investigación de la Universidad Estatal de Michigan, afirma que los avances científicos pronto permitirán clasificar de manera confiable los embriones de acuerdo con el coeficiente intelectual potencial, lo que plantea profundas preguntas éticas para la sociedad sobre si esta tecnología debe o no ser adoptada.

De hecho, la compañía de Hsu, Genomic Prediction, ya ofrece a las parejas que se someten a técnicas de fertilidad en Estados Unidos una prueba destinada a detectar embriones con un cociente intelectual anormalmente bajo. En base a eso, Hsu afirma que, en 5 o 10 años, será posible contar con predictores de coeficiente intelectual muy precisos. El problema es si esta tecnología es ética o no y si habrá países que la acepten y la legalicen.

Por el momento, la selección embrionaria solo está permitida en ciertos países para evitar enfermedades cromosómicas graves. En estos casos, se hace una solicitud a la autoridad competente explicando el caso, y esta la aprueba o no en función de los problemas que plantee la pareja como condición para la selección embrionaria.

En algunos países, como Reino Unido, se ha dado un paso más y se está planteando la posibilidad de recurrir a la selección embrionaria para evitar enfermedades que no son mortales, pero sí crónicas, como la diabetes tipo 1.

Sin embargo, la perspectiva de una nueva generación de bebés genéticamente seleccionados ha generado preocupaciones sobre las consecuencias médicas no deseadas y el potencial para profundizar las desigualdades sociales existentes. Si es posible elegir el coeficiente intelectual mediante una serie de pruebas caras, no al alcance de todos, ¿sería posible un mundo de ricos muy inteligentes y de gente con menos recursos y menos inteligencia? ¡Qué pasaría en este caso?
 

¿Es realmente posible elegir el coeficiente intelectual?

No obstante, al igual que ocurre con los científicos que afirman que será posible elegir el color de los ojos o del pelo del bebé, algunos piensan que elegir el coeficiente intelectual no es tan sencillo, aparte de una mala idea por razones éticas y morales.

Desde la década de 1990, las parejas sometidas a FIV han podido detectar mutaciones en sus embriones en genes individuales que causan enfermedades graves como la fibrosis quística, así como afecciones como el síndrome de Down, causado por anomalías cromosómicas.

Se sabe que muchos otros rasgos, como la altura, la apariencia física, la inteligencia y la susceptibilidad a las enfermedades, son en parte heredables. Pero debido a que el componente genético se extiende por cientos o incluso miles de regiones de ADN, anteriormente ha sido imposible detectar estos rasgos.

En los últimos años, a medida que se han establecido grandes laboratorios que estudian el genoma, este panorama ha cambiado. Mediante el análisis de muchos genes, cada uno de los cuales hace una pequeña contribución, ha sido posible calcular lo que se llama puntajes de riesgo poligénicos, que dan la probabilidad de una persona de contraer una enfermedad en particular o tener un determinado rasgo.

Genomic Prediction es la primera compañía en llevar la detección de embriones a esta área gris de predicción de riesgos, ofreciendo alertar a las parejas si un embrión tiene un puntaje "atípico" de riesgo de cáncer, diabetes, enfermedad cardíaca, enanismo o bajo coeficiente intelectual.

Y, aunque por el momento la predicción para el coeficiente intelectual no es lo suficientemente buena como para dar una clasificación confiable, Hsu afirma que esto cambiará en los próximos años con los avances que se vayan logrando. Su compañía cree que una vez que se disponga de datos genéticos y académicos de alta calidad de un millón de personas, que se espera que estén dentro de 5 a 10 años, se podrá predecir el coeficiente intelectual en aproximadamente 10 puntos.
 

¿Es ético seleccionar un embrión?

Aunque Hsu no quiere hablar de la ética de este procedimiento, lo cierto es que afirma que, en ciertos países, como Singapur, estarían dispuestos a legalizar la selección en base al coeficiente intelectual."Si el HFEA (Human Fertilisation & Embryology Authority) decide que no es adecuado para el Reino Unido, lo respetaré", dijo Hsu, pero predigo que "las personas ricas del Reino Unido volarán a Singapur" si no pueden hacerse las pruebas localmente.

De igual modo, hay gente que piensa que no se debe privar a las personas de esa posibilidad. Por ejemplo, el profesor Simon Fishel, fundador de Care Fertility, cree que no hay diferencia entre elegir un embrión con el puntaje más alto para el coeficiente intelectual o enviar a un niño a una escuela privada. "¿Qué tiene de malo clasificar a un embrión si puedes clasificar a un niño?", dijo.

Sin embargo, en la práctica, las parejas a menudo tienen solo unos pocos embriones para elegir, ya que no todos son viables o tienen calidad suficiente como para implantarse en el útero. De este modo, algunos podrían tener que enfrentarse a un dilema si se quedaran solo con un embrión viable y este no tuviera un puntaje muy alto en el coeficiente intelectual.

Además, existe otro problema añadido, ya que hay ciertos estudios que vinculan las puntuaciones poligénicas más altas para la capacidad académica con una mayor probabilidad de autismo.

También hay incertidumbres significativas sobre qué puntajes poligénicos para la inteligencia realmente se están midiendo y si serían significativos cuando se aplicaran a embriones genéticamente relacionados.

"Los puntajes de riesgo para el cociente intelectual son muy difíciles de interpretar y de transferir entre diferentes países y diferentes grupos étnicos, y es posible que indiquen muchas cosas que no son solo biología fundamental, tal vez marcadores genéticos correlacionados con el origen étnico o el lugar donde viven las personas".

Eso sin hablar del tema económico, ya que la selección embrionaria y los tratamientos de FIV resultan muy caros, y no todas las parejas tienen acceso a ellos, por lo que esta técnica, de ser aceptada y normalizada, podría dar lugar a una brecha aún mayor entre las personas más ricas, que podrían ser cada vez más inteligentes, y las personas con menos recursos.


Te puede interesar:

Para calcular la fertilidad es preciso primero saber si la mujer tiene un periodo regular o irregular. Si es el primer caso será fértil en los días en los que esté ovulando, hacia la mitad del ciclo. En el segundo caso es más dificil identificar los días pero puede hacerse analizando los síntomas de la ovulación.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×