×
  • Buscar
Publicidad

¿Por qué las embarazadas vomitan?

¿Por qué las embarazadas vomitan?

Las náuseas del embarazo suelen ir unidas a vómitos que, si son muy graves y producen la deshidratación de la mujer, pueden obligar a que sea ingresada para asegurar su bienestar y el del feto. Pero, ¿por qué se vomita?

Publicidad

Indice

 

Causas de los vómitos en el embarazo

La mayoría de las embarazadas manifiesta en las primeras semanas de embarazo lo que se conoce como náuseas matutinas, aunque realmente suelen darse durante todo el día. Estas náuseas comienzan en torno a la 5ª semana de embarazo, se vuelven más fuertes hacia la 8ª y van disminuyendo hasta desaparecer a partir del segundo trimestre de embarazo.

En muchos casos, aunque no siempre, van acompañadas de vómitos, lo que dificulta la alimentación de la embarazada.

Las causas exactas de estos vómitos no se conocen, aunque hay varias teorías al respecto y, probablemente, sea una mezcla de todas:

1- El sentido de la embarazada se acentúa en estas primeras semanas, volviéndose muy sensible, por lo que olores que hasta ahora nos gustaban pueden resultarnos muy desagradables y contribuir al vómito.

2- El aumento de algunas hormonas, especialmente de la hormona gonadotropina coriónica humana (hCG), ya que sus niveles más altos coinciden con la etapa de más náuseas del embarazo.

3- Es un mecanismo de defensa del cuerpo para evitar aquellos alimentos que pueden ser perjudiciales al feto. Aunque hoy en día quizá no tiene el mismo sentido que hace miles de años, este modo natural de protección se mantiene.


Hiperémesis gravídica

No te puedes perder ...

Por qué las rabietas no son tan negativas como podemos creer

Por qué las rabietas no son tan negativas como podemos creer

Los niños no saben cómo gestionar lo que sienten y esto deriva en que, de vez en cuando, muestren esas explosiones emocionales que llamamos rabietas. Aunque no son agradables, forman parte del desarrollo emocional de los niños y su aprendizaje de lidiar con la amplia variedad de emociones que tienen y con el a veces incomprensible mundo que les rodea.

 

Y tambien:

En la mayoría de casos, las náuseas se producen solas, sin vómitos, y es una sensación de asco y arcadas que se tiene durante casi todo el día en mayor o menor grado hasta la semana 16 de embarazo, más o menos.

Sin embargo, a veces van acompañadas de vómitos y la embarazada vomita todo aquello que come. Si estos vómitos duran muchos días y son tan frecuentes que la embarazada no retiene nada en el estómago y corre el riesgo de deshidratarse, se le conoce como hiperémesis gravídica.

Es una gestosis más grave que las náuseas ya que se pone en peligro la integridad de la mamá y del feto si no se trata. En estos casos, los vómitos pueden derivar en deshidratación, pérdida de peso y ciertos trastornos metabólicos, por lo que es necesario ingresarla para alimentarla por vía y darle suplementos vitamínicos y nutricionales hasta que pueda comer normalmente. También se le administrará un antiemético para parar los vómitos.

Las mujeres con embarazos múltiples, antecedentes de mareos por cinetosis y migrañas acompañadas de vómitos tienen más posibilidades de padecer hiperémesis gravídica.

De todas formas, si te pasa no te preocupes, con el tratamiento adecuado tu bebé estará perfecto y se desarrollará sin problemas.

Y si los vómitos se producen solo de vez en cuando, no te angusties por la alimentación de tu bebé que el organismo se encargará de que le llegue lo necesario de lo que sí comas. Piensa que en estas primeras semanas no necesita tantas calorías como en las últimas semana de embarazo, cuando tiene que acumular grasa.


¿Cómo puedo controlar los mareos y los vómitos en el embarazo?

Hay una serie de cosas que puedes hacer para reducir las náuseas y los vómitos en el embarazo:

- Deja algo de comida en la mesita de noche: lo más recomendable es pan o galletas salada. Comer un poco antes del desayuno y tumbada ayudará a asimilar la comida poco a poco y a evitar los mareos matutinos que se producen al levantarte de la cama. Come lo que hayas elegido lentamente en la cama, al menos 15 minutos antes de levantarte.

- Mantén tus niveles de glucosa adecuados: al principio del embarazo los niveles de glucosa suelen decaer. Tener unas galletitas a mano pueden ayudarte a aumentarlo.

- Utiliza jengibre: el jengibre es un remedio natural que ayuda a paliar las náuseas debido al poder que tiene de reducir los movimientos bruscos del intestino durante la digestión y a disminuir los jugos gástricos de estómago, además promueve el flujo sanguíneo en el sistema digestivo. También bloque los receptores de serotonina (provocan las náuseas).

El jengibre se puede preparar de múltiples formas, por ejemplo:

1- infusión con jengibre rallado

2- pan de jengibre

3- caramelos

4- jengibre en pastillas (en herbolisterías)

5- galletas de jengibre

- Evita los olores desagradables: especialmente los que son de alimentos con olores fuertes ya que aumentan los mareos y las náuseas.

- Ventila bien la casa: sobre todo la habitación y la cocina para que no queden olores.

- Tómate la vida con calma: desde que te levantas hasta que te acuestas, tómate tu tiempo para hacer las cosas. Aprovecha cuando te levantes para descansar 15 minutos antes de ponerte en pie.

- Descubre los detonantes de tu malestar para poder evitarlos: cada mujer tiene su propia lista.

- Ten precaución con los medicamentos: en ocasiones, los antihistamínicos o antieméticos pueden ayudarte a aliviar los síntomas, pero estos medicamentos están contraindicados en las mujeres embarazadas. Es preferible que consultes con tu médico antes de tomarte cualquier medicamento durante el embarazo.

- Come alimentos suaves: evita los alimentos fuertes, picantes o muy grasientos (como las frituras).

- Lávate los dientes después de cada comida: las mujeres embarazadas pueden sentir que la pasta de dientes le producen náuseas. Lo mejor es que cambies de pasta de dientes o lo cambies por un enjuague bucal. Intenta cambiar la pasta de dientes por una con sabor a menta para ver si se reducen las ganas de vomitar. Otra opción es que busques otro momento mejor para lavarte los dientes.

Recuerda que los vómitos producen ácidos que pueden llegar a debilitar el esmalte dental y a causar mal aliento. Por eso es importante que no te dejes de lavar los dientes aunque te produzca náuseas.

- No llenes tu estómago: come menos cantidad de comida, pero con mayor frecuencia. Tener el estómago muy lleno puede hacer que sientas malestar.

- Toma agua: bebe lentamente y reparte los vasos de agua en las diferentes horas del día. Es muy importante que mantengas una buena hidratación durante el embarazo. Eso sí, no bebas recién levantada y con el estómago vacío, puede aumentar los vómitos.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.