×
  • Buscar
Publicidad

¿Es normal tener dolor de cabeza en el embarazo?

¿Es normal tener dolor de cabeza en el embarazo?

Cuando estamos embarazadas, una de las molestias más frecuentes son las cefaleas o los dolores de cabeza. Estas no suelen tener mucha importancia, pero en algunos casos puede tratarse de una “señal de alarma” para avisarnos de que debemos cambiar algún hábito que hacemos de manera inadecuada.

Publicidad

No te puedes perder ...

Dolor de espalda en el embarazo

Dolor de espalda en el embarazo

Náuseas, estreñimiento, acidez… y encima, dolor de espalda. Estar embarazada es una experiencia maravillosa, pero desgraciadamente, también viene acompañada de múltiples molestias como la lumbalgia, sobre todo en el último trimestre de embarazo

Y tambien:

Índice

 

¿Por qué me duele la cabeza?

A pesar de que nuestro cuerpo deba “readaptarse” a los nuevos cambios producidos en él durante el proceso de gestación, es fundamental prestar siempre atención a dolores, manchas o reacciones de cualquier tipo y consultar con nuestro médico. Él es quien podrá ayudarnos para identificar el verdadero origen de la aparición, en este caso, de las cefaleas.

Durante los tres primeros meses de embarazo, tener dolores de cabeza resulta bastante habitual debido a la fuerte actividad hormonal que implica el reajuste de casi todas las funciones del cuerpo femenino. Esto no debe preocuparnos, pues lo más probable es que estos disminuyan o desaparezcan por completo en el segundo trimestre. Es ahí cuando la oleada de hormonas se estabiliza y el cuerpo se ajusta a su nueva química. Otras causas que pueden originar las cefaleas son la falta de sueño, el cansancio general, el estrés, la depresión, las alergias o la deshidratación. 

El problema es cuando los dolores de cabeza son muy intensos. En un estudio (estudio) donde se abordó el caso de 140 mujeres con dolores de cabeza intensos en el embarazo, se vislumbró que un 65% de las mujeres que sufría una cefalea primaria causada por una migraña. El 35% restante se consideraban cefaleas secundarias. De este 35%, el 51% tenían la presión arterial alta, y un 38% padecía preeclampsia, lo que producía esa hipertensión.

En ese estudio se concluyó que las embarazadas con hipertensión arterial tenían 17 veces más probabilidades de que su dolor de cabeza fuese causado por una enfermedad (en la mayoría de los casos preeclampsia). Además, según estos investigadores, si un dolor de cabeza intenso se presenta sin antecedentes de otros similares, existen cinco veces más de probabilidades de que se haya producido de forma secundaria otra patología.

¿Qué se puede hacer para aliviar los dolores de cabeza?

Es cierto que no todas las mujeres somos iguales, y por eso, muchas, que nunca han experimentado una jaqueca, lo hacen por primera vez cuando se quedan embarazadas. Sea como sea, hay soluciones. Existen algunos remedios caseros que pueden ayudarnos con estas molestias que no nos dejan estar tranquilas durante el embarazo.

Cuando sufrimos estos dolores, algo que suele resultar eficaz es darse un baño. En ocasiones, la temperatura de nuestro cuerpo está en el límite y tomar un baño puede ayudarnos a relajar nuestros músculos, y, por consiguiente, descargar toda la tensión acumulada.

Si no tenemos la idea de bañarnos en nuestra cabeza y empezamos a sospechar que las molestias se están produciendo porque sentimos algo de hambre, es recomendable hacer pequeños tentempiés a lo largo del día, alimentos sanos como pueden ser una pieza de fruta o un yogur. Tener comidas programadas con regularidad y mantener una alimentación sana puede ayudar a evitar los dolores de cabeza. Además, es importante que no te olvides de mantener una hidratación adecuada, ¡el agua en el embarazo es muy importante!

Hemos notado que nuestro apetito se ha reducido pero el dolor de cabeza se mantiene y necesitamos rebajar la temperatura como sea, por lo tanto, podemos optar por tumbarnos sobre nuestro lado izquierdo, y colocarnos por la zona afectada algunos paños de agua tibia para relajarla.

Una vez estamos relajadas y tumbadas sobre la cama, nos damos cuenta de que estamos cansadas por lo que, en ese caso, la mejor opción es dormir. Por normal general, las mujeres embarazadas necesitamos descansar más. Alguna hora de sueño más al día puede denotar una mejora tanto física como mental.

Lo mejor es que acompañes a estas técnicas con seguir un horario regular de sueño. La privación del sueño puede contribuir a que se desencadenen los dolores de cabeza.

Si al despertarnos el dolor de cabeza se mantiene y contamos con la presencia de nuestra pareja o algún familiar, podemos proponerle que nos de algún masaje relajante en cabeza, nuca y espalda, intentando rebajar la tensión.

También puede ayudarte incorporar actividad física a tu rutina diaria. Prueba a realizar una caminara diaria u otro ejercicio aeróbico moderado. Esto además de mantenerte activa, puede ayudarte a controlar tu estrés (otro factor que puede desencadenar el dolor de cabeza).

Practica técnicas de relajación, puedes probar con la respiración profunda, el yoga, masajes o la visualización.

Además, debes evitar los desencadenantes del dolor de cabeza. Si ves que ciertos alimentos u olores te han producido dolores de cabeza en otras ocasiones, evítalos. Puedes ir apuntando en un cuadernos las cosas que causan tu dolor de cabeza.

¿Cuándo se debe acudir al médico?

Cuando estamos embarazadas, remediar los dolores de cabeza no es algo fácil, ya que no es recomendable ingerir medicamentos que podrían afectar a la salud de nuestro bebé. En la mayoría de los casos, los remedios caseros sí suelen curar el dolor, sin que ello represente ningún problema para el pequeño.

Pero si, por el contrario, estos no tienen efecto alguno sobre nosotras, el dolor aparece de repente y no podemos controlarlo o si se presentan en los dos últimos trimestres del embarazo y además vienen acompañados de inflamación en algunas partes del cuerpo, sería recomendable acudir al médico para que sea él quien nos aconseje de la manera más adecuada sin perjudicar nuestra salud ni de la de nuestro bebé.

No obstante, si junto a los dolores de cabeza aparecen síntomas como fiebre, hormigueo, visión borrosa, mareos o vómitos se debe acudir al especialista para descartar cualquier problema o frenar a tiempo alguna situación grave.

Recuerda, los dolores de cabeza durante el embarazo es algo muy común, pero si son muy intensos llama a tu médico. Existen muchas causas del dolor de cabeza, deberá encontrar la tuya.

Tanto la salud de nuestro bebé como la nuestra es muy importante.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.