×
  • Buscar
Publicidad

¿Es normal no sentir las contracciones de Braxton Hicks?

¿Es normal no sentir las contracciones de Braxton Hicks?

Los expertos comentan que es absolutamente normal no tener contracciones en el embarazo en ausencia de trabajo de parto. Incluso es posible no percibir las contracciones de Braxton Hicks o es probable que no las sientas hasta después de la segunda mitad del embarazo ya que a medida que este avanza tienden a aparecer más seguidas pero hasta que no se está en las últimas semanas, suelen ser poco frecuentes, irregulares y generalmente sin dolor.

Publicidad

Índice

 

¿Qué son las contracciones?

Son ejercicios de preparación del útero antes del parto, suelen durar aproximadamente 30-60 segundos y, a medida que el embarazo avanza, se van volviendo cada vez más duraderas y se sienten con más frecuencia. Aumentan en frecuencia e intensidad a partir de la semana 30 y a veces es difícil distinguir las contracciones Braxton Hicks de las primeras señales que indican un parto prematuro.

Las contracciones de Braxton Hicks son mucho más comunes de lo que podrías pensar. Por eso es importante conocerlas y diferenciarlas de las contracciones propias del parto, sino puedes estar acudiendo al servicio de urgencias cada vez que tengas una contracción.

¿Qué provoca las contracciones de Braxton Hicks?

Según la Asociación Americana del Embarazo, hay factores que son activadores de estas contracciones:

- Una madre o un bebé muy activos

No te puedes perder ...

Y tambien:

- Estimulación de la barriga de la madre mediante el tacto

- Vejiga demasiado llena

- Mantener relaciones sexuales

- La deshidratación de la madre

¿Cómo se sienten las contracciones Braxton Hicks?

Se siente que el útero y la parte inferior de del abdomen se contraen y luego se relajan. Las contracciones Braxton Hicks son irregulares y normalmente no causan dolor. Algunas mujeres describen las contracciones como calambres o dolores de ovarios, similares a los de la menstruación, pero mucho más intensos. Las contracciones también pueden sentirse como un dolor agudo en la baja espalda. Por lo general, son una combinación de ambas sensaciones, empezando por la espalda y hacia el frente de tu útero.

El nivel de dolor que se puede sentir varía en cada mujer y en cada embarazo. 

Estas contracciones se caracterizan por:

- Abarcan todo el útero, comenzando en la parte superior y extendiéndose gradualmente hacia abajo.

- Son más incómodas que dolorosas. Sólo se siente que el abdomen se endurece y da una sensación de tensión abdominal cuando aparecen.

- Son irregulares y no frecuentes.

- Desaparecen independientemente de la actividad que está realizando la embarazada.

- Las contracciones se concentran en la parte baja del vientre y la ingle.

A medida que se acerca el momento del parto, este tipo de contracciones pueden ser más frecuentes e intensas, pero si cumplen los puntos que hemos expuesto anteriormente, no hay razón para preocuparse. Sencillamente el útero se está preparando para el momento que se produzca el trabajo de parto real.

¿Por qué llegan a doler las contracciones?

Durante la contracción del músculo, los vasos que lo irrigan quedan sin sangre, lo cual produce transitoriamente falta de oxígeno del tejido o anoxia y esto es lo que determina el dolor. Cuando el músculo se relaja, sus vasos vuelven a irrigarse y el dolor desaparece.

¿Qué hacer cuando se sienten contracciones?

- Cambiar de actividad o de posición, puede que en algunos casos necesites descansar mientras que, en otros, sea mejor caminar.

- Tomar abundante agua, ya que estas contracciones en el embarazo pueden deberse a una deshidratación.

- Practicar ejercicios de relajación o de respiración, no las eliminará, pero te sentirás mejor y sabrás cómo controlarlas.

- Tomar un baño de agua tibia durante 30 minutos o menos.

- Beber una taza de té de hierbas o de leche.

- Relajarse y practicar los ejercicios de respiración de las clases de preparación al parto.

Lo más importante es que te distraigas, te relajes y no pienses en estas contracciones. Así disminuirán y terminarán desapareciendo. Además, también se aconseja disminuir el nivel de actividad. Ten en cuenta que, si has estado mucho tiempo de pie, lo mejor es que te acuestes, en cambio, si has estado demasiado tiempo sentada, lo mejor es que camines. Si ninguno de estos pasos funciona, puede que sea necesario comunicárselo a tu proveedor médico. Tu médico podrá resolverte todas las dudas que puedas tener sobre las contracciones de Braxton Hicks.

Estas contracciones pueden provocar ansiedad, sobre todo en las mujeres que están esperando su primer bebé. Por esta razón hay que aprender muy bien las características que diferencias estas contracciones de las de un parto real y tomar medidas para aliviarlas y sentirte mejor.

¿Cuál es la función de las contraciones?

La más importante es que juegan a tonificar el músculo uterino que, como todo músculo, debe tener un cierto entrenamiento para soportar el trabajo de  parto. El útero deberá contraerse por un período de aproximadamente 9 horas y, si no tuviese un entrenamiento adecuado, se agotaría. Además, aumentan la irrigación de  sangre a la placenta.

Cuando falten algunos días para el parto, las contracciones de Braxton Hicks pueden llegar a producir cambios en el útero, como afinamiento o ablandamiento, y hasta pueden incidir en la dilatación del cuello uterino, formando parte del período de “preparto”.

Estas contracciones son conocidas también por el nombre de “contracciones de práctica” porque son una preparación del cuerpo de la mujer embarazada para el evento real y permiten la oportunidad de practicar los ejercicios de respiración que se enseñan en las clases de parto.

¿Cuándo se debe llamar al médico?

Si todavía no estás en la semana 37 y las contracciones se vuelven más frecuentes, rítmicas o dolorosas o en caso de que tengas alguno de estos posibles signos de parto prematuro:

- Dolores abdominales o similares a los menstruales, o más de cuatro contracciones en una hora (aunque sean indoloras).

- Manchado sanguinolento o hemorragia vaginal.

- Aumento de presión en la pelvis (una sensación de que el bebé está empujando hacia abajo).

- Más de cuatro contracciones en una hora.

- Pérdida de líquido amniótico.

- No te sientes bien y estás muy preocupada.


Fuentes:

American pregnancy Association, https://americanpregnancy.org/es/labor-and-birth/braxton-hicks/

Fecha de actualización: 25-03-2020

Redacción: Edgar Corona

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.