×
  • Buscar
Publicidad

¿Cuándo aparece el sabor metálico en el embarazo?

¿Cuándo aparece el sabor metálico en el embarazo?

La disgeusia o sabor metálico es un trastorno que provoca una alteración del gusto en la boca, un sabor metálico persistente y desagradable. En la mayoría de los casos coincide en que se trata de uno de los primeros síntomas del embarazo a causa de las alteraciones hormonales que sufren las mujeres. 

Publicidad

Índice

 

¿Cuándo aparece este síntoma?

El mal sabor de boca suele ser uno de los primeros síntomas del embarazo, de hecho, para algunas mujeres es un indicativo de embarazo antes de realizarse el primer test.

Aparece con frecuencia en la misma época que las náuseas y, al igual que estas, suele desaparecer por sí mismo después de 12 o 14 semanas de gestación. Ten en cuenta que, en algunos casos, puede prolongarse, especialmente si esperas más de un bebé.


¿Por qué se produce este sabor metálico en la boca?

No te puedes perder ...

Insomnio en el embarazo

Insomnio en el embarazo

Los trastornos del sueño son muy frecuentes en el embarazo: el estrés, los nervios, las preocupaciones y las molestias típicas de estos meses dificultarán tu capacidad de conciliar el sueño. Sin embargo, la mayoría de las veces siguiendo una serie de recomendaciones básicas podrás dormir y descansar durante la gestación

Y tambien:

Cuando una mujer se entera de que está embarazada le produce una sensación única e inolvidable. Sin embargo, también experimentan una serie de cambios en su organismo. Por ejemplo, en algunas ocasiones se mueren de hambre por lo que necesitan ciertos caprichos alimentarios y en otras se abstienen de comer debido a las náuseas y vómitos. Otra señal es sentir una especie de sabor extraño, amargo o salado, que llega a ser muy desagradable. Muchas embarazadas lo han comparado con estar masticando o chupando monedas mientras duermen.

La terminología que emplean los médicos para este fenómeno es disgeusia. Se origina por diferentes factores. El principal es el cambio y la variación de los niveles de la hormona estrógeno, encargada de estabilizar el sentido del gusto y controlar diferentes factores vitales durante la gestación. Es decir, el tamaño de las papilas gustativas de la lengua aumenta.

Por otro lado, el sabor metálico también puede ser resultado de los efectos de los diferentes medicamentos que se ingieren por el embarazo, como los antibióticos, píldoras hormonales o vitaminas prenatales. Igualmente, otra causa podría ser las toxinas liberadas por las glándulas linfáticas para proteger al feto de los efectos adversos de las diferentes medicinal.

En cuanto al momento que se percibe, siempre coincide entre los pocos días o semanas después de la concepción y desaparece a finales del primer trimestre, aunque algunas mujeres pueden tenerlo durante todo el período gestacional.


¿Qué puedo hacer para intentar que el sabor desaparezca?

El sabor metálico no se puede evitar durante el embarazo, pero saber que esto puede ocurrir puede que te ayude a prepararte mentalmente para este extraño e inofensivo síntoma. El sabor metálico no ocasiona preocupaciones en el embarazo, pero sí que llega a ser muy molesto. Para intentar que esa sensación desaparezca, debéis seguir estas indicaciones:

- Cepillar y lavar los dientes con mucha frecuencia. Después de cada comida que hagas es necesario que repitas esta acción, unida al empleo del hilo dental que logra llegar hasta todos los rincones de la boca en los que el cepillo no puede llegar. El sabor que elijas debe ser de menta para mayor erradicación del sabor metálico.

- Hacer gárgaras. Tras el proceso de lavarte los dientes incluye hacer gárgaras con una mezcla de agua y bicarbonato para regular el pH que se encuentra en el interior de la boca. Con solo una o dos veces al día es suficiente.

- Masticar chicles no azucarados de menta o hierbabuena. 

- Se debe seguir con la recomendación médica de beber como mínimo 1,5 litros de agua al día. Aparte de que la gestante esté hidratada conseguirá eliminar el mal sabor de boca.

- Por último, los zumos naturales elaborados a base de cítricos, como la naranja o el limón, contrarrestan el mal sabor de boca.

Lo más probable es que este síntoma vaya desapareciendo progresivamente conforme el embarazo avance y los desequilibrios hormonales del primer trimestre se vayan controlando. Sin embargo, no está de más que lo comentes con el médico que está siguiendo tu embarazo en una visita de control rutinario.


¿Qué otras causas producen el sabor metálico en la boca?

Ten en cuenta que no solo el embarazo es una causa de tener sabor metálico en la boca, existen otras causas, entre estas:

- Mala higiene bucal: no ser especialmente cuidadosos con la limpieza de los dientes, lengua y encías hace que se aumenten las probabilidades de sufrir caries, gingivitis o periodontitis. Todo esto (al ser infecciones) puede causar mal sabor en la boca. Para evitar esto, es fundamental que te cepilles los dientes después de cada comida. Además, se recomienda acudir al dentista o higienista al menos una vez al año para que lleve a cabo una higiene bucodental profesional. El sabor metálico debido a esto se pasará después de que se cure la infección.

- Algunos medicamentos: algunos fármacos (antibióticos, antidepresivos o los que contienen clorhexidina) pueden causar un sabor metálico en la boca. Si empiezas a tomar un medicamento y empiezas a notar un sabor extraño en la boca, revisa su prospecto. Puede que la alteración en el sentido del gusto esté entre los efectos secundarios. Estos medicamentos pueden hacer que tengas la boca seca al producir que las papilas gustativas se cierren (al contrario que con el embarazo, donde se puede apreciar un aumento en ella salivación).

- Alergias e infecciones: determinadas infecciones (como la sinusitis o la rinitis), así como la congestión nasal, también causan un mal sabor de boca.

- Enfermedades sistémicas: el sabor metálico en la boca puede estar provocado por la existencia de enfermedades sistémicas en el organismo (tales como la diabetes o patologías relacionadas con el hígado o los riñones).

- Tratamientos contra el cáncer: el mal sabor de boca puede ser un efecto secundario en pacientes que padecen cáncer y se están sometiendo a tratamientos de quimioterapia o radioterapia.

- Exposición química: el hecho de que una persona esté expuesta a metales pesados como el mercurio o el plomo  también puede producir el sabor a metal.

Si experimentas el  sabor metálico en la boca y no estás segura de si estás embarazada, lo mejor es que consultes con tu médico. Este determinará si se trata de alguna enfermedad o trastorno grave, incluso te puede corroborar que estás embarazada.


Te puede interesar:

Los síntomas del embarazo son muy diferentes de una mujer a otra. Para algunas resultan muy evidentes desde casi el momento de la concepción y para otras el primer síntoma es la ausencia de la regla.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.