• Buscar

Estoy embarazada y la barriga se pone dura, ¿por qué?

Estoy embarazada y la barriga se pone dura, ¿por qué?

Con el desarrollo del bebé y el crecimiento del útero, la barriga comienza a endurecerse desde el principio del embarazo. En las semanas 7 y 8 de gestación es normal que la mujer note que el vientre está más hinchado y duro que antes de quedar embarazada.

Publicidad

Indice

 

Las contracciones a lo largo del embarazo

A partir de la semana 20 de embarazo, cuando la mujer nota que la barriga se endurece, es un acto normal que ocurre por la presencia de las contracciones de entrenamiento, llamadas contracciones de Braxton Hicks. Estas contracciones pueden ocurrir varias veces al día y generalmente no causan ningún dolor o incomodidad y por esto no todas las embarazadas se dan cuenta de ellas. 

Al contrario de lo que mucha gente piensa, las contracciones no se producen exclusivamente en el momento del parto, sino que pueden sufrirse con diferente intensidad a lo largo de todo el embarazo, pero principalmente con diferencias notables entre el primer y el tercer trimestre.

Por lo regular es más fácil observar este endurecimiento en la noche, cuando la mujer está más descansada y no es necesario hacer nada cuando estas contracciones musculares surgen porque son normales y se espera que ocurran.

 

Contracciones en el primer trimestre

Las contracciones uterinas que provocan que tu abdomen se ponga duro son debido a que tu útero nunca ha tenido nada dentro e intenta expulsar su contenido.

Todas nuestras vísceras vacías de nuestro cuerpo están preparadas para expulsar su contenido, por ejemplo: el corazón expulsa la sangre, la vejiga expulsa la orina, en el caso del útero, este expulsa la regla y cuando estás embarazada intenta por todos los medios expulsar al embrión. Debido a la hormona progesterona, que es la encargada de que el embarazo prospere, el útero no logra su objetivo.

En la batalla entre el útero y el embrión, el cual no se deja expulsar, si gana el útero, se producen pérdidas de sangre y si no se actúa lo antes posible puede finalizar en aborto.


¿Cómo se producen las contracciones?

Durante el embarazo, el feto crece en el interior del útero. Este órgano es un músculo en forma de bolsa con una abertura estrecha hacia la vagina (el cuello del útero) de la mujer que, como todo músculo, es capaz de acortar sus fibras al contraerse.

El útero está formado por células musculares lisas, es decir, células musculares que se contraen de forma involuntaria, sin que la mujer pueda controlar cuándo se contraen o se relajan. Estas células tienen receptores específicos para hormonas, que aumentan o disminuyen durante el embarazo, influyendo así en la contracción uterina.


Contracciones en el tercer trimestre

Uno de los motivos por los que la barriga se pone dura en la recta final del embarazo se debe a las contracciones de Braxton-Hicks que se caracterizan por ser irregulares en su intensidad, arrítmicas, poco frecuentes y no llegan a ser dolorosas sino más bien molestas e incómodas; sentirás que el abdomen se endurece y una cierta tensión abdominal cuando aparecen. Suelen durar aproximadamente 30 segundos.

A medida que el embarazo avanza en el tercer trimestre, estas contracciones se van tornando más frecuentes y duraderas, incluso dolorosas. Serás capaz de diferenciarlas de las contracciones de parto, pues son muy diferentes. Las contracciones de parto son muy regulares, suceden cada 2 o 3 minutos y llegan a durar 90 o 120 segundos cada una, sin contar que no pasan desapercibidas porque la mayoría de las veces son dolorosas.

 

¿Cómo identificar las contracciones de Braxton Hicks?

Estas pueden comenzar desde el primer trimestre o no aparecer hasta el tercero. En cambio, lo común es que las embarazadas experimenten las contracciones de Braxton Hicks en el tercer trimestre. Cuando estas se están produciendo los músculos del útero se contraen aproximadamente entre 30 y 60 minutos, a veces se extienden hasta los dos minutos y no suelen causar dolor.

Estas también se llaman contracciones de práctica en medicina ya que son una preparación para las contracciones de expulsión y el parto real. Estas te permiten practicar los ejercicios de respiración que enseñan en las clases de preparto.

- Son irregulares en su intensidad

- Son infrecuentes

- Son impredecibles

- No tienen ritmo

- Son más incómodas que dolorosas (aunque hay algunas mujeres que las contracciones de Braxton Hicks las sienten como dolorosas)

- No aumentan en intensidad o frecuencia

- Se disminuyen y después desaparecen por completo

 

¿Qué provoca las contracciones de Braxton Hicks?

Algunos médicos piensan que estas surgen para tonificar el útero y que promueven el flujo de la sangre a la placenta. No creen que exista relación entre las contracciones de Braxton Hicks y la dilatación de la cerviz, aunque sí que podría tener que ver con el ablandamiento de esta.

- Que la madre o el bebé sean muy activos

- Que alguien toque la barriga de la madre

- Que la vejiga esté llena

- El sexo

- La deshidratación


¿Cómo aminorar los síntomas de las contracciones de Braxton Hicks?

- Si sientes que tu abdomen se tensa, descansa y relájate, acuéstate de lado y monitorea las contracciones por una hora, cambiando de posición. También puede resultar muy útil también levantarse y dar un paseo.

- Toma un baño con agua calentita, como máximo este baño puede durar 30 minutos, no está recomendado más.

- Bebe un par de vasos de agua ya que estas contracciones pueden estar causadas por la deshidratación.

- Bebe una copa caliente de té de hierbas o de leche

Si ninguna de estas recomendaciones te funciona, debes comunicarte con tu médico de ginecología.  

 

¿Cuándo se debe acudir al obstetra?

- Si la barriga se pone dura varias veces al día (con más de 2 contracciones por hora)

- Si sientes mucho dolor cuando viene la contracción

- Si estás en el final del embarazo

- Si sospechas que se ha iniciado la labor de parto

- Si se presenta fiebre o pérdida de sangre vía vaginal

- Si hay disminuciones en los movimientos del bebé

- En el caso de que no te sientas bien o sientas que algo no va bien lo mejor es ponerte en contacto con tu obstetra para aclarar tus dudas, si por algún motivo no pudieses ponerte en contacto con él lo mejor es acudir a urgencias para que hagan una evaluación.

 


Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 19-02-2021

Redacción:

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×