¿Es normal tener contracciones antes de tiempo?

¿Es normal tener contracciones antes de tiempo?
comparte

Las contracciones que siente una mujer embarazada son movimientos musculares en el útero que preparan su cuerpo para que nazca el bebé. Muchas mujeres tienen durante su embarazo contracciones uterinas mucho antes de lo habitual o de su fecha probable de parto. Dependiendo del número, frecuencia y de la intensidad de aparición, pueden considerarse como normales o suponer un riesgo para desencadenar un parto prematuro.

Saber diferenciar qué tipo de contracciones tenemos es algo que puede resultar difícil, por lo que te damos algunos trucos para diferenciarlas. Para empezar, tienes que saber que el parto prematuro es aquel que se produce antes de la semana 37 de gestación.

El útero no empieza a funcionar en el momento del parto, sino que se va ejercitando a lo largo de los nueve meses de embarazo. La función de las contracciones es facilitar la circulación de la sangre por la placenta y por el músculo uterino y mantener en forma y con buena capacidad de actuación al útero para cuando llegue el momento del parto.

Solo cuando las contracciones son dolorosas, simulando el dolor propio de la menstruación, y esto ocurre antes de las 37 semanas, se habla de una posible amenaza de parto prematuro y es necesaria la valoración por parte de un profesional.

Contracciones que no desencadenan el parto

- Aquellas que desaparecen con el reposo y la hidratación. Pueden producirse contracciones debido a momentos muy intensos de estrés, pero, de la misma forma que aparecen, desaparecen. Las contracciones suelen desaparecer con el reposo y con la relajación, o con la desaparición del evento desencadenante. Hidratarse bien, descansar y relajarse para observar si desaparecen es un truco muy eficaz para clasificar estas contracciones como “no peligrosas”.

- Contracciones focales: se deben al estímulo de un solo sector del útero, generalmente consecutivas a un movimiento del bebé.

- Contracciones generalizadas: comienzan en una parte cualquiera del útero y se transmiten a todo el mismo. Pueden deberse a movimientos del bebé, cambios de posición (pasar de estar tumbada a sentada, por ejemplo), irritación uterina por tener la vejiga ocupada o por congestión intestinal.

- Aquellas que son molestas, pero no dolorosas. Habitualmente estas contracciones son esporádicas, no suelen ser dolorosas, o tan solo levemente molestas. Pueden aparecer asociadas a la actividad física, al caminar, incluso al estrés. Es común que una mujer embarazada pueda presentar contracciones tras una discusión, un evento traumático o un accidente.

- Contracciones que “entrenan” el útero para el parto. Durante todo el embarazo y de forma progresiva, conforme va aumentando el tamaño del útero, se van a producir contracciones. Estas contracciones son las llamadas de Braxton Hicks o “falsas”, son un entrenamiento que realizan los músculos del útero para prepararse para el momento de dar a luz. Desde la semana 15 hasta la 37 más o menos pueden notarse de vez en cuando, generalmente una o dos veces al día. Sin embargo, en la recta final del embarazo se vuelven más frecuentes y dolorosas. Esto es así porque el útero está preparándose para dar a luz en cualquier momento. Se caracterizan porque abarcan todo el útero, no son dolorosas, y duran entre 30 y 60 segundos. Principalmente, se nota un endurecimiento del abdomen, este se pone duro unos segundos y después la tensión desaparece.

- Contracciones de colocación: estas contracciones aparecen unas cuatro semanas antes de salir de cuentas, en torno a la semana 36 y es normal que ocurran. El bebé está comenzando a ponerse en posición para el parto. Estas contracciones hacen que la mujer se sienta mejor, porque tiene más espacio en la parte superior del abdomen, lo que le permite respirar mejor.

- Contracciones preparto. Son más intensas que las de Braxton Hicks, pero no son las del trabajo de parto. Pueden aparecer unos días antes del parto e indican que el momento está por llegar. Su función es la de madurar y ablandar el cuello del útero.

En ocasiones es difícil determinar cuándo las contracciones falsas pasan a ser verdaderas contracciones de parto, por lo que es especialmente importante prestarles atención para aprender a identificar su duración, intensidad y frecuencia.

Características de las contracciones que sí pueden desencadenar el parto

Las contracciones que pueden desencadenar un parto antes de tiempo suelen ser más intensas, frecuentes y regulares.

- Las contracciones aparecen de forma espontánea habitualmente, sin un factor desencadenante como el ejercicio o el estrés.

- Suelen percibirse como molestas o dolorosas, con una intensidad variable, aunque normalmente mayores según sea el tamaño uterino, es decir, cuanto mayor sea el útero, más contracciones molestas o dolorosas.

- Estas contracciones no desaparecen con el reposo o la relajación y tienen una frecuencia muy regular y sin variaciones.

- Si las contracciones aparecen con fiebre o malestar, pueden ser contracciones desencadenantes del parto.

En las contracciones reales de parto el cuello uterino se reduce, el músculo uterino se ablanda y el bebé se desplaza hacia abajo en la pelvis. Estas contracciones son regulares, progresivas e intensas. Se producen en periodos regulares con una frecuencia de 3 a 5 contracciones cada 10 minutos. Van aumentando su duración y son dolorosas, se pueden reconocer porque el dolor no para al cambiar de posición o al andar, comienzan en la espalda y luego en la zona baja del abdomen. Una característica típica del trabajo de parto es que entre contracción y contracción los dolores cesan, permitiendo que en esos momentos se realicen ejercicios respiratorios profundos para relajar los músculos y poder sobrellevar mejor la siguiente contracción.

 

 


Fuentes:

- Signos de trabajo de parto. Por Clínica Mayo. https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/labor-and-delivery/in-depth/signs-of-labor/art-20046184

- Las contraccionees de Braxton Hicks. Por American Pregnancy. https://americanpregnancy.org/es/labor-and-birth/braxton-hicks/

Redacción: Cristina Rodríguez

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar