×
  • Buscar
Publicidad

Cambios en la mujer tercer mes de embarazo

Cambios en la mujer tercer mes de embarazo

El tercer mes de embarazo va de la semana 11 a la 14. Durante este mes se acaba el primer trimestre de embarazo y las náuseas y otras molestias que te acompañaron en los meses anteriores van desapareciendo, por lo que lo normal es que empiece una época mejor en la que podrás disfrutar más de tu embarazo.

Publicidad

A partir de la semana 11 lo normal es que las náuseas vayan disminuyendo y te encuentres un poco mejor y con más ganas de comer, aunque muchas mujeres continúan teniendo esa sensación molesta hasta la semana 15 o 16.


A medida que avanza el embarazo, aumenta el volumen de sangre de tu organismo, lo que puede hacer que te cueste un poco más respirar, sobre todo al subir cuestas o escaleras. Esto también causa que sudes más de lo normal y que sientes sofocos en algunos momentos.


Es posible que lleves unas semanas notando que generas más saliva y que esta tiene un sabor metálico. La disgeusia o sabor metálico es un trastorno que provoca una alteración del gusto en la boca, un sabor metálico persistente y desagradable causado por una variación de los niveles de la hormona estrógeno, encargada de estabilizar el sentido del gusto. No te preocupes, es algo normal que desaparecerá en unas semanas.


Al llegar a la semana 12 tu útero ha crecido bastante y ya comienza a elevarse sobre el hueso pélvico, por lo que es probable que ya no solo lo notes tú, sino que empiece a notarse una incipiente barriguita de embarazada.

No te puedes perder ...

¿Se siente algo en el primer mes de embarazo?

¿Se siente algo en el primer mes de embarazo?

El primer mes de embarazo va desde la segunda semana de gestación hasta la sexta, más o menos. En estas semanas es probable que notes una serie de síntomas y molestias diferentes, que nunca habías experimentado antes, y que harán que te decidas a realizarte una prueba de embarazo para confirmar o no si estás embarazada.

Y tambien:


El aumento del volumen sanguíneo, junto a los mayores niveles de la hormona gonadotropina coriónica humana, hace que tu piel luzca más brillante y tersa, por eso se suele decir que las embarazadas están más guapas. No obstante, también es posible que los cambios hormonales y la acumulación de grasa para el feto haga que te salgan espinillas y granos en la cara.


A partir de estas semanas es más habitual que aparezcan los ardores de estómago, causados tanto por los cambios físicos (el aumento del tamaño del útero), como por los hormonales (la progesterona ralentiza las digestiones, haciendo que los ácidos del estómago puedan volver a subir por el esófago). Evita las comidas picantes y muy grasas.


La buena noticia es que, a partir del segundo trimestre que comienza en la semana 13, lo normal es que te sientas mejor, con menos náuseas y cansancio. También desaparecen los calambres abdominales y te sentirás con más energía y positiva. En general, el segundo trimestre es la mejor época para la mayoría de las gestantes, así que disfrútalo. Incluso es posible que notes cómo aumenta tu libido, por lo que debes aprovechar este buen momento para disfrutar de las relaciones sexuales con tu pareja, que no son perjudiciales siempre que no haya ningún problema.


Si aún no le habías dicho a tus familiares y amigos que estabas embarazada, este puede ser un buen momento puesto que, pasada la ecografía de la semana 12, si todo va bien el riesgo de un aborto espontáneo es mínimo.


Ecografía de la semana 12


En la semana 12 se realiza la primera ecografía oficial de las tres que se recomiendan a lo largo del embarazo. Es una ecografía muy importante, ya que sirve para comprobar que los órganos principales del feto se han formado correctamente. Se analiza su corazón, si cuenta con las 4 cavidades y late correctamente, el estómago, la columna vertebral, el cerebro, las 4 extremidades, los rasgos faciales, si se mueve o no, etc.


También se comprueba el tabique nasal, ya que su ausencia puede ser síntoma de una anomalía cromosómica, y se mide el pliegue nucal, es decir, la cantidad de líquido que hay en la nuca del bebé ya que este dato, mezclado con los resultados del triple screening, indican las posibilidades del que el bebé padezca síndrome de Down o de Edwards. Un nivel por encima de 3 mm puede ser preocupante.


Asimismo, se analiza la posición de la placenta para ver dónde está situada por si pudiera haber posibilidad de placenta previa, aunque hay que tener en cuenta que su posición puede cambiar al aumentar el tamaño del útero. Se comprueba el cordón umbilical y el nivel de líquido amniótico.


Por último, se observa su la madre presenta alguna anomalía en el útero que pueda afectar al desarrollo del embarazo o causar complicaciones.


¿Cómo cuidarse?


Aunque te sientas mejor y menos cansada a partir de estas semanas, es importante que continúes durmiendo bien y descansado lo más posible. El estrés y el exceso de actividad pueden causar complicaciones como bajo peso del bebé o contracciones antes de tiempo, por lo que es importante que te sigas cuidando.


Si todo va bien, lo normal es que sigas trabajando hasta el final del embarazo, pero debes tomarte las cosas con calma y evitar el estrés y la ansiedad. Si aún no habías dicho en tu trabajo que estabas embarazada, pasada la ecografía de la semana 12 es un buen momento para comunicar la noticia.


Debes seguir cuidando tu alimentación y siguiendo una dieta sana y variada rica en alimentos que contengan los nutrientes esenciales que necesita el bebé para su desarrollo, como hierro, calcio, magnesio, zinc, yodo, vitaminas del grupo B, vitamina D, ácidos grasos esenciales, etc. Además de la dieta, puede ser conveniente que tomes un suplemento prenatal para asegurar las cantidades mínimas recomendadas, consulta a tu médico.


También es conveniente que hagas ejercicio moderado de manera regular. Esto te ayudará a evitar molestias habituales como el dolor de espalda, te ayudará a prepararte para el parto y evitará que cojas mucho peso. En esta semana lo normal es que hayas engordado unos 2 o 3 kilos. Si has aumentado mucho de peso, evita las comidas grasas y los azúcares y no dejes de lado el deporte. 

 


Te puede interesar:

Los sofocos cómo síntoma de embarazo son experimentados por algunas mujeres. En los casos de tener alguna duda sobre el estado, siempre es recomendable realizar un test de embarazo.

Fuentes:

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Regan, Lesley (2015), Tu embarazo semana a semana, Madrid, Ed. DK. 

Fecha de actualización: 08-03-2019

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.