Cambios en la mujer en el sexto mes de embarazo

Cambios en la mujer en el sexto mes de embarazo
comparte

El sexto mes de embarazo va de la semana 24 a la 27. Desde la semana 24 el feto ya es viable, aunque sería un prematuro extremo, por lo que debes estar atenta a cualquier señal de parto prematuro para poder retrasarlo y aumentar las posibilidades de supervivencia del pequeño. ¿Qué cambios se producen en la mujer en este mes?

A medida que el útero crece y se estira, es posible que notas más molestias y dolores en al abdomen causado por el estiramiento de los ligamentos y músculos que rodean y sostienen el útero. También puedes notar tirones o presión en la pelvis debido al peso. Siempre que estas molestias se pasen y no sean muy intensas, no debes preocuparte.


Por otra parte, las contracciones de Braxton Hicks se hacen más intensas desde este momento, puesto que el útero va preparándose para el momento del parto. Estas contracciones no son regulares ni dolorosas, ceden al cambiar de postura y duran entre 30 y 60 segundos. Se notan desde el útero hacia la vagina, como si el vientre se pusiera duro durante unos segundos, y luego esa tensión desaparece. Como decíamos, estas contracciones son normales, por lo que no debes preocuparte ni alarmarte por ellas.


Ya puedes notar perfectamente cómo se mueve tu bebé, incluso a través de la piel, puesto que va aumentando de tamaño y peso y sus movimientos se hacen más fuertes e intensos.

No te puedes perder ...


Tu corazón y tus pulmones están trabajando el doble para suministrar el babé los nutrientes y oxígeno que necesita, por lo que es normal que notes cómo se te acelera el pulso o te falta el aliento en algunos momentos, sobre todo al subir escaleras o andar y hablar a la vez.


El aumento del volumen sanguíneo puede hacer que tengas más calor de lo normal, sufras sofocos y tus mejillas están sonrosadas a todas horas.


La parte más alta de tu tripa está por encima del ombligo, y desde este momento crece 1 cm por semana, por lo que cada vez es más grande tu abdomen. Esto puede hacer que tu ombligo se salga hacia afuera, pero volverá a su estado anterior tras el parto.


Otros cambios normales en este sexo mes de embarazo, causados sobre todo por el aumento del útero, son unas mayores ganas de orinar, estreñimiento, ardor, pies hinchados, dolor de espalda o calambres en las piernas.


Tus movimientos cada ver serán menos ágiles, así que evita los tacones y presta atención por dónde caminas para evitar una caída o esguince.


¿Cómo cuidarse en este mes?


Las molestias se hacen más evidentes a medida que la tripa crece, por lo que debes procurar cuidarte mucho y descansar lo más posible para estar en forma y con energía. Evita el estrés, reduce el ritmo y duerme lo más posible. Si te cuesta conciliar el sueño o encontrar una postura cómoda por el aumento del tamaño de la tripa, usa varias almohadas en la espalda y entre las piernas y recuerda que debes dormir sobre el lado izquierdo para evitar el síndrome de hipotensión supina, un problema causado por el aplastamiento de la vena cava inferior por el peso del útero, que afecta al retorno sanguíneo al corazón.


También debes tener cuidado con tu alimentación para evitar que se agraven problemas como el estreñimiento o el ardor. Para el primer problema, lo mejor es introducir alimentos con mucha fibra en la dieta, beber mucha agua y hacer ejercicio de manera regular. Contra el ardor, lo mejor es hacer comidas ligeras cada 2 o 3 horas, evitar la comida picante o grasa, así como los cítricos, y consumir alimentos suaves y fáciles de digerir.


Si quieres hacerte una ecografía en 3D o 4D este es el mejor momento, ya que tu bebé ya está lo suficientemente formado como para ver bien sus rasgos, está cogiendo peso, se mueve mucho y tiene todavía suficiente espacio y líquido amniótico como para verlo bien. No se aconseja hacerlo pasada la semana 32.


Cuida tu higiene bucal para evitar la gingivitis, un problema bucal muy habitual en el embarazo. Lávate los dientes después de cada comida, usa hilo dental y evita los alimentos dulces.


Es importante que te apuntes ya a las clases de preparación al parto, que te ayudarán a saber cuándo comienza el parto y hay que ir al hospital, cómo aliviar el dolor de las contracciones, cómo respirar y pujar, además de información útil sobre los cuidados en los últimos meses de embarazo, síntomas de alarma o cómo cuidar al bebé en sus primeros días de vida.


Además, no dejes de hacer ejercicio de manera regular para favorecer tu estado, evitar ciertas molestias y dolores y preparar tu organismo para el parto. Los mejores en estos meses son andar, nadar, el yoga o el pilates para embarazadas. Puedes incluso comprarte una pelota de pilates y hacer ejercicios en tu casa todos los días.


Por último, en estas semanas tendrás que hacerte los análisis del segundo trimestre para comprobar que todo sigue bien. Te repetirán los análisis de sangre y orina del primer trimestre y, además, te harán la prueba de la glucosa o Test O´Sullivan para comprobar si padeces diabetes gestacional, un tipo de diabetes que aparece en algunas embarazadas y que puede causar problemas graves en el desarrollo del feto y en el parto si no se detecta y controla a tiempo. Asimismo, es posible que te hagan una ecografía de control para comprobar si el crecimiento del bebé es adecuado y todo está bien (placenta, cordón umbilical, líquido amniótico…).

 

 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una herramienta que permite calcular el nombre del bebé en función de cinco criterios para facilitar al máximo la dificil tarea de encontrar el nombre perfecto para cada bebé.


Fuentes:

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Regan, Lesley (2015), Tu embarazo semana a semana, Madrid, Ed. DK.

 

Fecha de actualización: 22-03-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>