Cambios en la mujer en el octavo mes de embarazo

Cambios en la mujer en el octavo mes de embarazo
comparte

El octavo mes de embarazo va de la semana 33 a la 36 y en estas semanas el bebé alcanza su madurez completa y está listo para nacer, aunque el parto no suele producirse hasta cerca de la semana 40. No obstante, es normal que los nervios empiecen a rondarte, por lo que debes prepararte para el parto y saber cuáles son las señales de que este ha comenzado.

Estás entrando en la recta final del embarazo y el aumento del tamaño de tu tripa harán que estas últimas semanas te notes más molesta y pesada. Además, el bebé suele encajarse en este mes, con lo que puede que notes menos presión en las costillas y más facilidad para respirar cuando esto ocurra, pero más presión y dolor en la pelvis y más ganas de orinar.


Las contracciones de Braxton Hicks se vuelven más intensas y molestas, pero sin llegar a ser dolorosas. Siempre que no se vuelvan regulares y que cedan en un rato, no debes preocuparte, el parto no ha comenzado.


Y es que, aunque lo normal es que el parto se produzca en la semana 39-40, es posible tener un parto prematuro, por lo que debes estar atenta a las contracciones y otras señales como la rotura de la bolsa amniótica. Si notas que te sale un líquido transparente por la vagina que no es orina, acude al médico de inmediato porque has roto la bolsa y puede que sea posible retrasar el parto unos días para que el bebé sea le menos prematuro posible, aunque en este mes la tasa de supervivencia es del 95% y los riesgos de secuelas en el bebé muy bajos, por lo que no debes estar preocupada.

No te puedes perder ...


También debes estar atenta a otras señales que pueden ser preocupantes, como aumento de peso súbito, edema brusco en cara y manos, dolor de cabeza fuerte o cambios de visión, síntomas de preeclampsia, un trastorno peligroso que disminuye el flujo de sangre al feto y que no tiene tratamiento, tan solo el parto.


Muchas mujeres notan en estas semanas cosquilleo, hormigueo, dolor y entumecimiento de las manos, sobre todo al dormir. Es lo que se conoce como síndrome del túnel carpiano, causado por la hinchazón de los tejidos de la muñeca, que presionan los nervios que pasan por este túnel, causando estas molestias que pueden dificultar el sueño. El mejor tratamiento es el uso de una muñequera y la realización de ejercicios.


Además, el tamaño de la tripa y las preocupaciones pueden causar que te cueste dormir cada día más. Intenta no beber mucha agua antes de irte a la cama para no tener que levantarte a hacer pis, usar almohadas y cojines para encontrar una postura cómoda (siempre de lado), practicar relajación y meditación o usar trucos naturales para conciliar el sueño como darse una ducha de agua tibia o beber un vaso de leche caliente.


No hay problema en que sigas manteniendo relaciones sexuales, aunque es posible que las posturas sean limitadas por la tripota que se mete entre ambos.


También es posible que notes la aparición de una erupción de manchas rojas en tu vientre, que podrían extenderse a tus nalgas y piernas. Esto se llama erupción polimorfa del embarazo (PEP) y causa la aparición de estas lesiones parecidas a pápulas o vesículas que pican mucho. Consulta a tu médico el tratamiento más indicado.


Por último, es normal que tengas más hambre, ya que el bebé consume muchas calorías para engordar otro kilo o más en estas últimas semanas. No obstante, debes controlar lo que comes para no coger mucho peso ni causarte molestias como el ardor, más frecuente en este mes porque apenas queda espacio para el estómago.


Consejos para cuidarse en el octavo mes de embarazo


Cuida tu dieta y tu alimentación, evitando productos con muchas grasas o azúcares para no coger mucho peso en estas últimas semanas. Lo ideal es que hayas engordado hasta ahora unos 8 kilos y que ganes unos 2 o 3 más en lo que queda de embarazo. Bebe también mucha agua para estar bien hidratada.


En este mes lo normal es que acabes las clases de preparación al parto. Aprovéchalas bien para resolver todas tus dudas y saber cómo debes respirar y empujar en el parto. Es un buen momento también para que empieces a pensar en cómo quieres que sea tu parto y elabores tu Plan de Parto con las indicaciones generales que quieres que se respeten ese día siempre que sea posible. Piensa también quién quieres que te acompañe en el parto y prepárale para que te ayude lo mejor posible.


Si te notas los pies y los tobillos muy hinchados, evita las comidas con mucha sal, bebe mucha agua, pon los pies en alto al llegar a casa y túmbate sobre el lado izquierdo para que la circulación sea correcta.


Si te notas muy cansada, reduce el ritmo en el trabajo, o incluso es momento de pedirse la baja si ves que ya no puedes más. Procura descansar y dormir todo lo posible, pero no dejes de lado el ejercicio ya que ayuda a que el bebé se encaje y a prepararte para el parto. A partir de esta semana andar o los ejercicios con la pelota de pilates pueden ser lo mejor para ti.


No te olvides de realizarte el masaje perineal con aceite de rosa de mosqueta para flexibilizar los músculos del periné y evitar el riesgo de episiotomía y desgarros vaginales. Estos masajes deben hacerse a diario o, al menos, 5 días a la semana, durante unos 10 minutos. Estira los músculos de la entrada de la vagina sin hacerte daño para que se estiren más y el bebé pueda salir sin problemas en el parto.


Y, por último, permanece tranquila, seguro que todo va bien y estos dos meses que faltan se pasan volando.

 

 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora con los síntomas del embarazo. Se trata de un cuestionario que propone una serie de síntomas relacionados con la gestación y, en función de sus respuestas, arroja como resultado una probabilidad dada.


Fuentes:

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

 

 

Fecha de actualización: 04-04-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>