• Buscar
Publicidad

Síndrome del túnel carpiano en el embarazo

Síndrome del túnel carpiano en el embarazo

¿Notas que te tiemblan los dedos de la mano? ¿Tienes cierta insensibilidad, un hormigueo doloroso en el brazo, la mano y los dedos y se te caen las cosas al cogerlas? No pocas mujeres embarazadas padecen el llamado síndrome del túnel carpiano. Una dolencia progresiva que provoca pinchazos, adormecimiento y debilitamiento en los dedos.

Publicidad

Índice

 

Articulo relacionado: Segundo embarazo

¿Por qué aparece el síndrome del túnel carpiano?

Las causas que lo provocan generalmente suelen ser desconocidas, si bien en el periodo de gestación, especialmente a lo largo del segundo y tercer trimestre, este síntoma suele ser habitual debido a la retención de líquidos y la presión que estos pueden ejercer en los nervios que pasan por la muñeca, donde están el carpo. 

El túnel carpiano es un pequeño conducto localizado en la muñeca por donde pasan los nervios medianos que van del antebrazo hasta las manos y los dedos.

Durante el embarazo el volumen sanguíneo de la futura mamá aumenta para asegurar el correcto desarrollo del feto en formación. Este incremento puede provocar hinchazón en la zona y comprimir los nervios del túnel carpiano, produciendo insensibilidad u hormigueo en los dedos. Estas sensaciones pueden llegar a ser muy molestas e incluso dolorosas, causando diversas parestesias y, en los casos muy agudos, pueden provocar la pérdida de la capacidad de agarre.

Además, el aumento de peso de la futura mamá comporta una mayor posibilidad de aparición de este síndrome, ya que el panículo adiposo de la muñeca causa una mayor compresión del nervio.

La genética también influye, ya que las mujeres con una muñeca pequeña tienen más posibilidades de sufrir este problema.

La insensibilidad se presenta con mayor frecuencia en los dedos pulgar, índice y corazón y los síntomas suelen empeorar durante la noche.
 

¿Cuáles son los síntomas del túnel carpiano?

- parestesia: sensación de cosquilleo, hormigueo o adormecimiento en las manos.

- dolor.

- debilidad en las manos y pérdida de fuerza.

- las molestias pueden subir por el antebrazo.

- edema local.

Estas molestias suelen agravarse por la noche, dificultando el descanso y el sueño.

Para diagnosticar con seguridad el síndrome del túnel carpiano se realiza una electromiografía. Esta prueba de medicina no tiene contraindicaciones durante el embarazo y sirve para comprobar eventuales alteraciones en la transmisión del estímulo nervioso de un músculo mediante la aplicación de pequeñas agujas-electrodos por los que pasan unas descargas eléctricas de baja intensidad.
 

¿Cómo paliar los síntomas del túnel carpiano en el embarazo?

Lo primero que debes hacer es informar a tu médico; él o la matrona te aconsejarán qué hacer en tu caso concreto y si es necesario recurrir a un fisioterapeuta, quien te indicará qué ejercicios de rehabilitación realizar para reducir los síntomas inflamatorios y de comprensión del nervio.

Para ello, puedes poner unas almohadas alrededor de tu cuerpo para poner los brazos por encima del nivel de tu cabeza, que tendría que estar apoyada en una almohada más baja.

Duerme de lado para que la circulación sanguínea se favorezca, preferiblemente sobre el lado izquierdo. Nada de dormir boca arriba ya que se puede producir el síndrome de hipotensión supina.

Realiza movimientos circulares con las muñecas o los movimientos de sacudida de las mismas hacia afuera. Puedes hacerlos en cualquier momento del día, pero sobre todo antes de acostarte y al levantarte. Por ejemplo con el brazo estirado y la palma hacia arriba, estira los dedos hacia el pecho. La natación también puede ayudarte, o usar pelotitas de goma antiestresantes.  

Ponte hielo en las muñecas antes de acostarse. El frío puede reducir la inflamación y aliviar el dolor. Póntelo unos 10 minutos justo antes de irte a la cama.

Si los síntomas son graves y el dolor persiste puede plantearse una sencilla cirugía o inyecciones de cortisona, pero no lo hagas sin consultar a tu proveedor de medicina ya que algunos medicamentos pueden ser perjudiciales para el feto.

Puedes tomar fármacos antioxidantes, como las vitaminas del grupo B, que protegen las membranas celulares del nervio.

No obstante, cuando la molestia aparece en el tercer trimestre, en la mayoría de casos, tiene un avance benigno y tiende a resolverse de forma espontánea tras el parto. Pero si aparece antes, puede continuar tras dar a luz.
 

¿Y si no desaparece tras el parto?


En la mayoría de los casos, la molestia disminuye hasta desaparecer totalmente en unas semanas. Sin embargo, en raros casos continúa o incluso se acentúa más. En estos casos puede ser necesaria la cirugía, seccionando el ligamento a través del carpo para liberar el nervio mediano.  

Otras veces el síndrome del túnel carpiano aparece en el posparto, causando lo que se llama síndrome de Quervain o “síndrome de las puérperas”, una inflamación de los tendones del pulgar que, además de doler, genera dificultad para mover la mano y hacer ciertos movimientos.

El tratamiento en este caso es similar: reposo, crioterapia y medicamentos si no se da el pecho. En las formas más agudas, también se suele recurrir a una operación de cirugía.

 

 


Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Cigna: https://www.cigna.com/individuals-families/health-wellness/hw-en-espanol/temas-de-salud/embarazo-zt1608

Fecha de actualización: 29-07-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×