• Buscar
Publicidad

Tu octavo mes de embarazo

Tu octavo mes de embarazo

Se va acercando el gran momento… si has decidido alimentar a tu hijo dándole el pecho –la opción más recomendado por pediatras y matronas- ve haciéndote con un buen guardarropa de camisas, en lugar de camisetas, así como de sujetadores especiales para dar de mamar. Además, durante este mes, puedes aprovechar para buscar un buen centro de preparación al parto y planificar cuándo vas a acudir a las clases.

Publicidad

Indice

 

Cambios en el octavo mes de embarazo

Estás llegando a la recta final del embarazo y cada vez queda menos para que tu bebé esté a término y pueda nacer en cualquier momento. El aumento del tamaño de tu abdomen hace que empieces a notarte más cansada y pesada y que te cueste mucho más dormir y descansar. Si el bebé todavía no se ha encajado en la pelvis, es probable que notes mucha presión en las costillas y te cueste respirar.

Las contracciones de Braxton Hicks se vuelven cada vez más intensas y molestas para preparar el útero, pero todavía son espaciadas y ceden al sentarse o cambiar de postura.

Articulo relacionado: Tu tercer mes de embarazo

Aunque lo normal es que el bebé no se adelante, puede pasar, por lo que debes estar atenta a las señales de alarma: pérdida de líquido amniótico, contracciones regulares y sangrado vaginal abundante.

También debes estar atenta a otras señales que pueden ser preocupantes, como aumento de peso súbito, edema brusco en cara y manos, dolor de cabeza fuerte o cambios de visión, síntomas de preeclampsia, un trastorno muy peligroso para el feto cuyo único tratamiento es el parto.

En este mes es posible que aparezca un molesto cosquilleo, hormigueo, dolor y entumecimiento en la mano, sobre todo al dormir. Está causado por el síndrome del túnel carpiano, un trastorno que aparece debido a la inflamación de los tejidos de la muñeca, que presionan los nervios que pasan por este túnel, causando estas molestias que pueden dificultar el sueño.

También es posible que notes la aparición de una erupción de manchas rojas en tu vientre, que podrían extenderse a tus nalgas y piernas. Esto se llama erupción polimorfa del embarazo (PEP) y causa estas lesiones muy pruriginosas que no son peligrosas.
 

Consejos para el mes 8 del embarazo

La tercera ecografía del embarazo se recomienda al octavo mes de embarazo, en torno a las 34 semanas. En ella se busca descartar las posibles malformaciones que no tenían posibilidad de diagnóstico previo. Además se valora el tamaño del feto, y se estudian el líquido amniótico y la placenta. Del líquido amniótico podemos calcular la cantidad. Tanto el exceso como el defecto de líquido amniótico son alteraciones que pueden ayudarnos a detectar ciertas patologías. De la placenta se valora fundamentalmente su situación y su grado de envejecimiento. 

Ya falta muy poco para que tu bebé vaya a nacer. En estos días es probable que te encuentres muy cansada y todo se te haga cuesta arriba. 

En este contexto, solicita la baja de maternidad y pasa el resto de días del embarazo cuidándote y preparando todo para la llegada del bebé. 

Debes organizar ya la maleta para el hospital por si acaso y tu Plan de Parto si quieres llevarlo ese día.

Cuida tu dieta y tu alimentación. Es normal que notes menos hambre debido a la presión del bebé sobre el estómago, al que apenas deja espacio. Procura comer algo ligero cada 2 o 3 horas y evita las grasas y los azúcares para no ganar mucho peso en esas últimas semanas. Bebe también mucha agua para estar bien hidratada.

Si te notas muy cansada, procura descansar y dormir todo lo posible, pero no dejes de lado el ejercicio ya que ayuda a que el bebé se encaje y a prepararte para el parto. Las mejores actividades para estas últimas semanas son caminar y pilates.

A partir del octavo mes puedes empezar a hacer, desde la semana 34 más o menos, el masaje perineal con aceite de rosa de mosqueta para flexibilizar los músculos del periné y evitar la episiotomía y desgarros vaginales. Estos masajes deben hacerse a diario o, al menos, 5 días a la semana, durante unos 10 minutos.
 

¿Cómo se desarrolla el bebé?

El bebé ocupa prácticamente todo el volumen del útero, dentro de poco adoptará la posición definitiva antes de nacer: con la cabeza hacia abajo preparada para salir. Su piel ya es completamente rosada y cada vez tiene menos pliegues. El bebé absorbe muchísimo calcio, necesario para el correcto desarrollo de sus huesos. Su sistema respiratorio así como el digestivo están prácticamente preparados para funcionar por sí solos y el sistema inmunológico se está empezando a desarrollar. El bebé mide, de media, unos 43 o 45 cm y pesa alrededor de los 2,200-2,500 kg.

Todavía tiene lanugo, aunque empieza a caerse, por lo que si se produce un parto prematuro, nacerá con pelito en el cuerpo. 

Como ya es demasiado grande como para moverse libremente en el líquido amniótico, permanece en una misma posición, aunque todavía notarás cómo mueve sus brazos y piernas.

 

 


Te puede interesar:

Cuando una madre hace referencia a "calcular parto" está buscando la fecha probable en la que su bebé nacerá, que suele ser 280 días después del primer día de su última menstruación.

Glosario

Edema

Definición:

Hinchazón de alguna parte del cuerpo ocasionada por una acumulación de líquido en los tejidos. Es blanda y cede cuando se presiona.

Síntomas:

Hormigueo en el cuerpo.

Tratamiento:

Si la hinchazón afecta a los tobillos, descansar con las piernas en alto, caminar todos los días y realizar ejercicios con los pies.

Fuentes:

Dr. Ramón Usandizaga, obstetra. 

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 28-01-2021

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×