¿Una embarazada puede ir al dentista?

¿Una embarazada puede ir al dentista?
comparte

Si estás embarazada o estás planteándote la posibilidad de tener un bebé es un buen momento para acudir al dentista. De esta manera, podrás asegurarte de que tus encías gozan de buena salud y tus dientes no presentan caries; recuerda que estos procesos patológicos se aceleran durante el embarazo. 

Es posible que veas realmente afectada tu boca durante el proceso de gestación. Tus encías se vuelven más sensibles y sangrantes y la saliva puede variar tu pH, favoreciendo la aparición de caries. Por estos y otros muchos motivos, es completamente necesario que visites al dentista.


No existe ninguna contraindicación respecto a este tema, pues es aconsejable acudir con antelación ya que si existiera cualquier tipo de problema, este podría agravarse si no está siendo vigilado. Es importante avisar tanto a tu dentista como al auxiliar de enfermería que le acompaña. Ambos tienen que saber el estado en el que te encuentras para controlar la medicación y la anestesia (si fuera necesaria) y evitar así algunas radiografías como la ortopantomografía, una técnica exploratoria de los maxilares.


Es mucho mejor remediar a tiempo cualquier dolencia, ya que de lo contrario puede existir verdadero peligro para el bebé tanto en el embarazo como en el parto.

No te puedes perder ...


¿Qué se puede hacer?


Los empastes, las limpiezas de boca y la colocación de prótesis son algunas de las actuaciones que se pueden realizar cuando estás embarazada. Además de raspados radiculares en el caso de que la infección bacteriana ya haya formado bolsas subgingivales.


¿Qué debemos evitar?


En la mayoría de las ocasiones es aconsejable evitar algunos tratamientos como las cirugías completas, los implantes y el blanqueamiento, ya que esto supone que la encía se irrite y aumente la sensibilidad dental.

Algunos profesionales consideran que, en el caso de ser necesaria una endodoncia, se debe aplicar el tratamiento de urgencia, pero será al dar a luz cuando el médico selle los conductos.


¿Cómo actuar en cada trimestre?


Cierto es que aunque se pueda acudir durante todo el proceso de gestación al dentista, será durante el primer trimestre, concretamente en las primeras ochos semanas, cuando se reduzca al mínimo cualquier intervención ya que en ese momento comienzan a formarse todos los órganos del bebé y es mejor no exponerse a ningún tipo de medicación u operación. Se realizarán solamente los tratamientos de urgencia que no se puedan posponer.


Durante el tercer trimestre también se intentarán evitar tratamientos que no sean imprescindibles, sobre todo durante el final de este, pues puede producirse una inducción prematura del parto. La anestesia sin vasoconstrictor (factor que provoca la constricción de los vasos sanguíneos) se reservará para las situaciones de urgencia. Si finalmente se realizan algunos tratamientos en este trimestre, deberás colocarte sobre tu lado izquierdo, con el fin de evitar el síndrome de la vena cava inferior, que se produce cuando al estar boca arriba, el útero dificulta el retorno venoso, pudiendo comprometer la correcta oxigenación del feto.


Por tanto, el trimestre más adecuado es el segundo. Durante este período es más seguro realizar los tratamientos dentales. Aquí se intentarán llevar a cabo los más invasivos, pero seguirá siendo fundamental evitar la exposición a medicamentos y a otros factores teratógenos, sustancias que afectan al desarrollo del embrión y que pueden producir alteraciones morfológicas.


Seguro que como futura mamá sabes todas y cada una de las contraindicaciones de medicamentos, anestésicos o radiografías, y probablemente te muestres bastante reacia ante la posibilidad de acudir a un médico especialista que no sea tu propio ginecólogo, pero recuerda que es importante visitar otros médicos especialistas en otros campos, pues el estado de tu salud antes y durante el embarazo debe ser muy favorable. Además, no debes olvidar que existen analgésicos, antibióticos y anestésicos que no afectan al desarrollo y crecimiento del feto, así que puedes estar completamente tranquila ya que ni las técnicas ni el tratamiento le afectará.


En las radiografías, por ejemplo, se utilizan técnicas con dosis muy bajas de radiación y se usa una película radiográfica de alta velocidad para que las dosis recibidas sean mínimas. Además, siempre se protegerá tu pecho y abdomen con un delantal de plomo.

En cuanto a los antibióticos, lo más probable es que tu dentista consulte con tu ginecólogo antes de recetarte uno. El paracetamol es el analgésico más recomendado ya que actúa sobre el sistema nervioso central y atraviesa mínimamente la barrera placentaria. En lo referente a anestésicos, todos pueden ser usados con moderación aunque se recomienda no usar la epinefrina, hormona que incrementa la frecuencia cardíaca, si tienes hipertensión arterial, ya que contrae los vasos sanguíneos y dilata los conductos de aire.


Finalmente recuerda que cuidar tu salud dental y acudir el dentista durante el embarazo es clave para evitar todo tipo de riesgos. Lo más importante es que antes y durante el período de gestación mantengas una correcta y minuciosa higiene bucodental. 


Te puede interesar:
Combinar nombres de bebés puede convertirse en una tarea larga y tediosa. Por ello, siempre se recomienda que la búsqueda comience desde que se sabe la noticia del embarazo y que se mantenga siempre la mente abierta a nuevas opciones hasta encontrar la satisfactoria para todos.


Fecha de actualización: 23-11-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>