×
  • Buscar
Publicidad

TVP en el embarazo

TVP en el embarazo

Embarazadas y expertos coinciden en que el mejor trimestre para viajar es el segundo. Las náuseas y el cansancio que desanimaban a hacerlo en el primero han remitido y el riesgo de aborto espontáneo desciende a medida que avanzan las semanas. Los niveles de energía están altos y la fecha de parto aún queda lejos. Además la tripa aún no es suficientemente prominente, lo que todavía permite moverse con cierta comodidad.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es la trombosis venosa profunda (TPV)?

Si bien, viajar durante el embarazo, especialmente en ciertos medios de transporte, no está exento de algunos riesgos.

Estar sentada en un asiento incómodo ya sea en tren, coche o avión durante largos periodos de tiempo puede causar una flebitis que desencadene en una trombosis venosa profunda (TVP), es decir la formación de un coágulo de sangre en una vena, generalmente en la pierna. La TVP bloquea parcial o totalmente el riego sanguíneo causando molestias e incluso dolor. La forma más grave de la TVP es la embolia pulmonar, en la que parte del coágulo se disuelve y viaja hasta los pulmones, donde bloquea una arteria pulmonar. Las consecuencias de esto son dolor en el pecho, falta de aliento y esputos con sangre al toser. En los casos más serios puede resultar fatal.

No te puedes perder ...

Y tambien:

Las posibilidades de desarrollar una TVP durante el embarazo son bajas (1 de cada 1.600 embarazos), si bien se considera que la gestación es un estado más propicio para la aparición de coágulos en los vasos sanguíneos, por lo que se correría más riesgo de TVP, incluso si no se viaja en avión. Las mujeres obesas o que han tenido una TVP previamente tienen más peligro de sufrirla.

El embarazo, en sí mismo, es un factor de riesgo para el desarrollo de TVP con una incidencia que es de 4 a 50 veces mayor en comparación con las mujeres no embarazadas. La mayoría de los estudios reportan una distribución equitativa en los distintos trimestres del embarazo, aunque dos grandes estudios afirman que hay más posibilidades en el primer trimestre (50% antes de las 15 semanas) y en el tercer trimestre (60%).
 

Factores de riesgo de la trombosis venosa profunda


1- Durante el embarazo

- Embarazo múltiple

- Varices

- Enfermedad inflamatoria intestinal

- Infección del tracto urinario

- Diabetes

- Hospitalización por razones no obstétricas (> 3 días)

- Índice de Masa Corporal (IMC) ≥ 30

- Edad materna ≥ 35 años

2- En el posparto

La TVP es dos a cinco veces más frecuente en este período, sobre todo en las primeras seis semanas posparto, luego disminuye a tasas similares a las de la población general. Los factores que aumentan el riesgo de TVP en el puerperio son:

- Parto por cesárea

- Comorbilidades médicas (por ejemplo varices, enfermedad cardíaca, enfermedad inflamatoria intestinal)

- Índice de Masa Corporal (IMC) > 25

- Parto prematuro <36 semanas

- Hemorragia obstétrica

- Muerte fetal

- Edad materna ≥ 35 años

- Hipertensión arterial crónica

- Eclampsia o preeclampsia
 

Síntomas de una trombosis venosa

Los síntomas principales son:

- Calor y dolor en la zona afectada.

- Enrojecimiento e hinchazón.

- Sensibilidad sobre la vena.

- Si la trombosis es superficial, se puede observar un cordón rojo y duro justo debajo de la piel. Si es profunda, es posible que la pierna entera se hinche y se vuelva hipersensible.

- Cuando el coágulo se desplaza por las venas hacia los pulmones, puede causar dificultades para respirar y dolor en el pecho que empeora.
 

Prevenir la TVP

- Llevar calcetines antipresión que favorezcan la circulación

- Beber mucho líquido mientras se viaja.

- Hacer paradas cada dos horas y estirar las piernas si se viaja en coche.

- Pasear por el avión o el tren si se hace en uno de estos medios. Y realizar ejercicios de pies y tobillos para mantener la circulación activa.

- Si se han tenido problemas de coágulos con anterioridad, probablemente el médico aconseje no viajar en todo el embarazo.

- Hacer ejercicios rotando los tobillos y doblando las rodillas cada cierto tiempo.

- Reducir el consumo de sal.

- Evita estar sentada o en la cama durante largos periodos ya que podría incrementarse el riesgo de trombosis venosa profunda (TVP).

- Tampoco es seguro que tomes diuréticos sin prescripción médica.
 

¿Cuál es el tratamiento?


Si se sospecha que se padece trombofilia, será necesario llevar a cabo una serie de pruebas para confirmar el diagnóstico y ver dónde está el coágulo o el problema: resonancia magnética, pruebas de coagulación, ultrasonido  de las piernas (Eco dopper venoso) o estudios de la circulación pulmonar como Centellograma de pulmón, etc.

Durante la gestación se puede administrar un anticoagulante llamado heparina que se puede continuar tomando tras el parto.


Fuente: "Los consejos de tu matrona", Guía elaborada por la Asociación Española de Matronas.

“Trombosis venosa en el embarazo”, M. Fernando Ferrer, E. Enrique Oyarzún. Obstetricia y ginecología, páginas 1004-1018 (Noviembre 2014). DOI: 10.1016/S0716-8640(14)70650-9. Elsevier: https://www.elsevier.es/es-revista-revista-medica-clinica-las-condes-202-articulo-trombosis-venosa-el-embarazo-S0716864014706509#:~:text=El%20embarazo%20y%20el%20puerperio,)%20(7%2C8).

Fecha de actualización: 29-07-2020

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.