• Buscar
Publicidad

¿Qué son los teratógenos?

¿Qué son los teratógenos?

Teratógeno es todo aquello capaz de alterar el desarrollo embrionario normal causando, en la mayor parte de los casos, malformaciones congénitas en el niño.

Publicidad

Indice

 

¿Qué son los teratógenos?


Los teratógenos o agentes teratogénicos en medicina son sustancias que atraviesan la barrera placentaria y dañan al feto que crece dentro de él.

La palabra teratógeno viene del griego teratos, que significa monstruo. En un principio hacía referencia a malformaciones anatómicas microscópicas, pero hoy en día se usa para hablar de cualquier anomalía del desarrollo causada por un agente externo que traspasó la placenta durante el embarazo y afectó al feto.

 

La placenta como protección


La placenta ejerce, para el embrión, las funciones de múltiples órganos. Actúa como pulmón y riñón, absorbiendo el oxígeno del torrente sanguíneo materno y vertiendo en él los desechos. También hace el papel de sistema digestivo, suministrando al bebé los nutrientes que su madre le aporta a través de la alimentación.

Pero este asombroso órgano de intercambio tiene además un cometido fundamental: el de barrera protectora del feto. La placenta detiene o filtra el paso de algunos elementos externos. Aunque desafortunadamente es incapaz de impedir la entrada de absolutamente todas las sustancias nocivas, entre ellos los agentes teratógenicos. Evitar que lleguen al bebé está en gran medida en manos de su madre ya que la mayoría de los teratógenos se conoce, por lo que hay que evitarlos en la gestación.

 

Riesgo de teratogenicidad

Los teratógenos no actúan siempre de igual forma. Dependen de varios factores, entre ellos de la mujer que se expone a ellos. Se sabe que el riesgo de teratogenicidad no es el mismo en todo el mundo, de hecho no se conoce ningún agente que sea perjudicial en el 100% de los embarazos expuestos. Asimismo la dosis recibida también influye en la reacción, así como la etapa del desarrollo embrionario en el momento de la exposición. Por norma el embrión será más susceptible al daño teratogénico en las primeras semanas, pero como cada órgano se forma en una semana determinada, cada uno de éstos será más vulnerable en esa etapa de formación. Y, por supuesto, la susceptibilidad dependerá de la naturaleza del agente teratógenico.

Por lo tanto, el riesgo depende de:

1- El momento de exposición. Como decíamos, el periodo más sensible es el primer trimestre ya que en cuando se forman todos los órganos. Y dentro del primer trimestre, el más susceptible a los teratógenos es entre la semana 3 y la 8, ya que las células embrionarias están empezando a formar todos los órganos. Entre las semanas 8 y 32 se forman los tejidos, por lo que existe menos susceptibilidad a la aparición de malformaciones serias, aunque sí se puede alterar la función de algún órgano.

2- Las características del agente. Algunos agentes solo actúan negativamente si se consumen en determinados momentos de la gestación; otros solo si la dosis empleada es muy grande; etc.

3- El órgano afectado. Algunos sistemas orgánicos solo se ven afectados en cortos periodos de tiempo, mientras que otros, como el sistema nervioso central, pueden verse afectados siempre.

4- Las características de la madre. El metabolismo materno, las enfermedades previas o adquiridas de la madre, la exposición ambiental a ciertas sustancias… pueden hacer que un agente actúe o no.

Así, según su origen se distinguen 4 tipos principalmente de teratógenos que debemos conocer y evitar durante la gestación.
 

Tipos de agentes teratógenicos


Agentes infecciosos: las bacterias, los virus y los parásitos son elementos potencialmente teratógenos, que atraviesan fácilmente la membrana placentaria y pueden atacan al feto, provocando crecimiento intrauterino retardado, prematuridad, abortos, defectos en el sistema nervioso, alteraciones psicomotoras, retardo cerebral, etc. Entre las infecciones teratogénicas más comunes y peligrosas están la rubéola, la sífilis, la toxoplasmosis, la varicela, la listeriosis, etc.

Agentes químicos: algunos fármacos están directamente relacionados con malformaciones congénitas, especialmente los sedantes, tranquilizantes, narcóticos, analgésicos, antidepresivos, suplementos vitamínicos, etc. También son teratógenos otras sustancias químicas como ciertos metales pesados y contaminantes ambientales (plomo, mercurio, dioxinas, etc.) o disolventes orgánicos como el etanol.  El tabaco y el alcohol penetran también la placenta y entran directamente en el torrente sanguíneo del bebé, que tarda más tiempo en eliminar estas sustancias tóxicas que un adulto. Los bebés de madres que han bebido alcohol en el embarazo padecen el llamado síndrome alcohólico fetal, que entre otras cosas, causa alteración del desarrollo neurológico. Las drogas ilegales como la marihuana y la cocaína también alcanzan el feto a través de la placenta. Las consecuencias de la exposición a estos agentes son terribles para el futuro bebé.

Agentes físicos: las radiaciones, especialmente los Rayos X, son potencialmente peligrosos para el embrión. También lo son las altas temperaturas en el periodo de la embriogénesis, es decir durante las primeras semanas de gestación.

Agentes patológicos maternos: algunas enfermedades de la madre pueden poner en peligro el bienestar fetal. Son teratógenos la diabetes y la fenilcetonuria, así como algunas anomalías genéticas.


Glosario

Fenilcetonuria

Definición:

Es una enfermedad poco común, una alteración en el metabolismo que provoca que el cuerpo no descomponga apropiadamente una aminoácido llamado fenilalalina. Es hereditaria.

Síntomas:

•Erupción cutánea (eccema) •Temblores •Movimientos espasmódicos en brazos y piernas •Microcefalia •Convulsiones •Hiperactividad •Retardo de las habilidades mentales y sociales •Retardo mental

Tratamiento:

Se basa en una dieta extremadamente baja en fenilalanina, que se encuentra en alimentos como la leche, los huevos y otros alimentos, con lo que es necesario darle otro tipo de vitaminas y complementos para que su crecimiento no se vea retrasado. Este tratamiento es muy alentador si se sigue desde el nacimiento del bebé, pro lo que su diagnóstico prematuro es esencial.

Fuentes:

Moore KL, Persaud TVN, Torchia MG: Before We Are Born, 8.ª ed., Filadelfia: Elsevier, 2013, pág. 303

“Períodos críticos del desarrollo prenatal humano”, Elsevier. https://www.elsevier.com/es-es/connect/medicina/edu-periodos-criticos-del-desarrollo-prenatal-humano

Fecha de actualización: 08-09-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×