• Buscar
Publicidad

¿Qué se hereda de la madre? ¿Y del padre?

¿Qué se hereda de la madre? ¿Y del padre?

Nuestras características, tanto físicas (color de ojos, de piel, de pelo, altura…) como mentales (inteligencia, personalidad…), vienen determinadas, en gran parte, por nuestros genes, es decir, por los cromosomas que nuestros padres nos transmiten al concebirnos. Pero ¿qué se hereda de cada uno de ellos?

Publicidad

Índice

Diversos estudios han demostrado que, en general, heredamos más rasgos del padre que de la madre. Aunque nuestro ADN está formado en un 50% por los genes de la madre y en el otro 50% por los genes del padre, lo cierto es que los genes masculinos suelen ser más agresivos que los femeninos, por lo que se manifiestan con más frecuencia y, por eso, solemos parecernos más a nuestros padres. Es decir, por un 40% de los genes activos de la madre, hay un 60% de los genes activos del padre. Lo cual no significa que, físicamente, nos parezcamos siempre más al padre, ya que hablamos de todo tipo de genes.


Genes que heredamos del padre

No te puedes perder ...

Causas de la hipomenorrea

Causas de la hipomenorrea

La hipomenorrea es un trastorno menstrual que se caracteriza por un sangrado excesivamente escaso y que puede estar causado por infecciones, uso de DIU, enfermedad pélvica inflamatoria…

Y tambien:


- El sexo: el sexo del bebé, varón o hembra, lo determina exclusivamente el padre ya que todos los óvulos tienen un cromosoma X, es decir, femenino, mientras que los espermatozoides pueden tener cromosoma X o Y, por lo que, según sea el espermatozoide que concibe al óvulo, se tendrá un niño (XY) o una niña (XX). Por otra parte, el cromosoma Y tiene menos genes que el X, por eso los niños reciben en su mayor parte los rasgos característicos de la apariencia de la madre y se parecen más físicamente a ellas, mientras que las niñas obtienen los mismos de ambos progenitores, pro lo que pueden parecerse a cualquiera.

- La altura: la talla y la altura final está más determinada por los genes del padre que por los de la madre, por lo que, si el padre es alto, los niños tienen más posibilidades de serlo que si es al revés. No obstante, solo entre el 60 y el 80% de la altura está determinada por la genética, la alimentación, el estilo de vida e incluso el afecto influyen en la talla final. Y, por lo general, los hijos pequeños son más bajos que los mayores. Si quieres saber la altura estimada de tu hijo o hija, usa nuestra calculadora de altura. Otra opción es multiplicar la altura del niño a los 24 meses y de la niña a los 20 meses para saber, más o menos, su altura definitiva.

 - Los dientes: tanto la forma como el tamaño o la salud dental depende en mayor parte de la herencia genética del padre, ya que sus genes suelen predominar en este aspecto. Por lo tanto, si papá llevó aparato, hay más posibilidades de que el niño también lo tenga que llevar.

- Enfermedades o trastornos neurológicos: a medida que el hombre envejece, también lo hace su esperma, aumentando la posibilidad de transmitir a su hijo o hija genes mutados que aumentan el riesgo de padecer enfermedades mentales, autismo, hiperactividad, trastornos de aprendizaje…

- La infertilidad: los padres con problemas de fertilidad a causa de un esperma de poca calidad o cantidad pueden transmitir este problema a sus hijos varones.

- Hacer la U con la lengua: aunque no es más que una curiosidad, lo cierto es que esta capacidad de hacer la U con la lengua se hereda genéticamente del padre.


Genes que heredamos de la madre


- Inteligencia: los genes responsables de la inteligencia están ubicados en el cromosoma X, por lo tanto, los niños solo reciben este gen de su madre, mientras que las niñas reciben genes de ambos padres. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la inteligencia de una persona depende solo en un 40% de la herencia genética, mientras que el resto depende de la educación, la alimentación, etc. En general, el coeficiente intelectual de un niño no difiere del de la madre en más de 15 puntos. En concreto, de la madre se heredan las capacidades lingüísticas, las motoras, las espaciales y las emocionales.

- Hemofilia: algunas enfermedades, como el trastorno de la sangre conocido como hemofilia, se transmiten solo de madres a hijos, pero las niñas no la desarrollan, mientras que los niños sí. Es decir, la madre puede transmitir el gen de la hemofilia a su hija y a su hijo, pero solo el niño la desarrollará. Y es que el gen mutado de la hemofilia se encuentra en el cromosoma X, pero el niño, al tener solo un cromosoma X, no tiene forma de compensar este gen mutado, por lo que desarrolla la enfermedad. Otra enfermedad ligada al cromosoma X es la distrofia muscular de Duchenne (debilidad muscular progresiva).


Genes que dependen por igual de ambos


- El peso: la propensión a la delgadez o la obesidad se hereda por igual de ambos padres y aquí, de nuevo, tiene mucha importancia la alimentación y los hábitos que se transmitan al niño, así como la alimentación materna durante el embarazo.

- El color de los ojos: el color de los ojos depende de todos los genes que transmiten tanto el padre como la madre y de los que a ellos les trasmitieron sus padres. Aquí lo importante son los genes dominantes y los recesivos, ya que el fenotipo del color marrón es dominante sobre el del color azul o el verde, por lo que hay más posibilidades de que el niño tenga los ojos oscuros si uno o ambos padres también los tienen oscuros. Mientras que, si ambos padres los tienen claros, solo trasmitirán ese gen a su hijo y este también los tendrá azules.

- Los hoyuelos: es una característica dominante, así que, si uno de los dos padres tiene hoyuelos, hay muchas posibilidades de que el hijo también los tenga.

- La forma del pelo: el pelo liso o rizado depende de ambos padres, aunque es cierto que el rizo es un rasgo dominante, por lo que, si ambos padres tienen el pelo rizado, el niño también lo tendrá. Si ambos lo tienen liso, el pequeño lo tendrá liso. Y si cada uno lo tiene de una forma, lo tendrá ondulado. En cuanto al color, los tonos oscuros también predominan sobre los rubios o pelirrojos.

- El color de piel: el tono de piel oscuro también es dominante, por lo que, si uno de los padres tiene la piel oscura, hay más posibilidades de que los hijos también la tengan más oscura que clara.

- El carácter y la forma de ser: la personalidad de una persona está determinada solo en un 40% por sus genes, que recibe por igual de ambos padres. El resto está determinado por su educación, sus vivencias, su desarrollo, etc.

- La forma de dormir: la postura al dormir no es casual, se hereda también de los padres.


Te puede interesar:

La calculadora de peso del bebé está diseñada en base a las tablas de percentiles de la OMS con el fin de facilitar al máximo el control del crecimiento de un bebé dado en relación a otros de su misma edad.

Fuentes:

Consejo de Investigación Médica y de Salud Pública de los Estados Unidos

Fecha de actualización: 17-12-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×