• Buscar
Publicidad

¿Puede una embarazada subir escaleras?

¿Puede una embarazada subir escaleras?

Un embarazo no es una enfermedad por lo que, mientras no haya complicaciones, se puede seguir haciendo la mayoría de las actividades normales, como subir y bajar escaleras, aunque sí es cierto que hay que tener algunos cuidados y precauciones, sobre todo en ciertos casos.

Publicidad

Índice

 

¿Puedo usar las escaleras embarazada?

Cuando te quedas embarazada todo te da miedo y, lo que es peor aún, se oyen muchos falsos rumores y mitos que pasan de generación en generación pero que son solo esos, mitos. Por ejemplo, algunas mujeres piensan que subir y bajar escaleras en el embarazo puede causar aborto espontáneo o parto prematuro, pero nada más lejos de la realidad. Mientras la mujer no presente ningún riesgo o complicación que le haga estar en reposo, puede bajar y subir escaleras sin problemas.

No obstante, sí conviene seguir algunos consejos para evitar riesgos y caídas ya que la estabilidad física disminuye a medida que el embarazo avanza y la tripa crece. El aumento del útero modifica el equilibrio de la mujer y su punto de estabilidad, echando la espalda hacia atrás para mantener el equilibrio y no caer hacia delante por la tripa, por eso hay que tener cuidado al subir y bajar escaleras para evitar una caída que sí puede ser peligrosa. Sube y baja con cuidado, sin prisas, agarrándote al pasamanos y vigilando dónde colocas cada pie, sobre todo cuando apenas te los veas por la tripa. Pero tampoco lo hagas con miedo, que nada malo tiene por qué pasar.

Además, también hay que tener en cuenta que, a partir del segundo trimestre, es frecuente quedarse sin aire en cuanto hacemos un ejercicio un poco más extenuante, como subir una cuesta o escaleras. Por eso, cuando subas escaleras, debes hacerlo con calma para asegurarte de que no te quedas sin aire y de que el feto recibe el oxígeno suficiente. Si te cansas, párate un poco a descansar o, si puedes, coge un ascensor. Durante el tercer trimestre esta falta de aire puede volverse más acusada y causar incluso desmayos, por eso, si te pasa a menudo, es mejor que no subas escaleras (aunque si puedes hacerlo con cuidado y no te falta el aire, es un buen ejercicio para inducir el parto desde la semana 37).

Tampoco se recomienda pasarse el día subiendo y bajando escaleras, por lo que si trabajas en un sitio con muchas escaleras o tu casa tiene varias plantas, procura subir y bajar con moderación, cuando realmente haga falta. Está comprobado que subir y bajar escaleras con demasiada frecuencia puede aumentar el dolor lumbar.

Por supuesto, todas estas recomendaciones se refieren a tramos largos de escaleras, no a subir 5 o 6 peldaños, por lo que no deberías de evitar todas las escaleras que veas, solo subir muchos pisos o tramos muy largos.
 

Otros problemas que pueden causar las escaleras

Pasarse el día subiendo y bajando escaleras en casa, el trabajo o de compras puede causar otros pequeños inconvenientes:

1- Pies hinchados: Debido al desplazamiento del centro de gravedad y al aumento de peso, la forma en que una mujer permanece de pie o camina no es natural, lo que causa que los ligamentos del tobillo se resientan y los músculos de las pantorrillas estén más tensos. Si se repite de manera excesiva un ejercicio, como subir escaleras, puede causar hinchazón de pies por la acumulación de líquido en los tobillos o calambres. Por eso, después de una jornada intensiva, se recomienda meter los pies en agua fría para reactivar la circulación y colocarlos en alto.

2- Contracciones falsas: La presión que se puede causar sobre el útero al subir y bajar escaleras con rapidez puede causar contracciones falsas o de preparación que, si bien no son preocupantes, sí son molestas. Por eso, debes tomarte las cosas con calma y, si notas muchas contracciones de este tipo, sentarte a descansar un rato.

Por lo tanto, subir y bajar escaleras no se recomienda como entrenamiento o ejercicio, pero no hay problema en que subas y bajes las escaleras de casa o del centro comercial, aunque siempre con cuidado de no resbalar o caer.
 

Consejos al subir y bajar escaleras

- No te olvides de encender las luces del sitio en el que estén las escaleras para ver bien cada escalón y no tropezar y caer. Si no se ve bien, intenta evitar esas escaleras.

- Acuérdate de agarrarte a los pasamanos para ir más segura y, en caso de caída, poder sujetarte y evitar caer rodando por las escaleras, lo que sí podría ser peligroso. Una caída desde muy alto podría causar esguinces, rotura de algún hueso e incluso daños al bebé, aunque el golpe debería de ser muy fuerte puesto que la placenta y el líquido amniótico lo protegen. Si te caes por las escaleras, a no ser que haya sido un simple resbalón, mejor ve a urgencia para asegurar.

- Si las escaleras tienen alfombra, asegúrate de que está bien sujeta para no tropezar.

- No cargues con pesos o bolsas en los brazos mientras subes y bajas las escaleras para tener estos libres y poder agarrarte (al menos uno de los brazos).

- No vayas con prisa, sube y baja con calma y tranquilidad y tómate tu tiempo.

 


Te puede interesar:

Aunque parezca extraño, algunas embarazadas se preguntan cómo subir de peso en el embarazo ya que no todas adquieren el peso adecuado conforme van pasando los meses. Por ello, es importante acudir al obstetra para que pueda valorar la situación.

Glosario

Esguince

Definición:

Estiramiento o desgarro del ligamento que une los huesos de la articulación del tobillo.

Tratamiento:

Durante las 72 horas siguientes se debe mantener reposo absoluto y no mover la zona. Aplicar frío para aliviar la tumefacción y disminuir el dolor (unos 20 minutos unas 3-4 horas al día). Comprimir la zona con un vendaje y elevar el pie por encima del corazón. Si le duele mucho, administrar un analgésico.

Fuente: Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia

Fecha de actualización: 08-03-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×