• Buscar
Publicidad

¿Por qué el feto es más pequeño de lo normal?

¿Por qué el feto es más pequeño de lo normal?

No todos los bebés llegan al mundo con unas medidas específicas. Algunos nacen con más altura, otros con más peso… Pero, en ciertos casos, durante el embarazo nos alertan de que el feto es más pequeño de lo que debería ser para su edad gestacional. ¿A qué se refiere el médico cuando habla de esto?

Publicidad

Índice

 

¿Qué significa ser pequeño para le edad gestacional?


Que un feto sea pequeño para la edad gestacional tiene un nombre. A esto se le denomina en medicina Restricción del cremiento intrauterino o Crecimiento Intrauterino Retardado (CIR), y sucede cuando el bebé es más pequeño de lo que debería para el número de semanas de embarazo.

Esta condición produce que los bebés tengan un peso de nacimiento menor al percentil décimo, lo que quiere decir que el 90% de los bebés nacidos pesa más que este grupo.

Algunos bebés con restricción del crecimiento intrauterino pueden parecer física y neurológicamente maduros, pero son pequeños en relación a otros bebés de la misma edad gestacional.
 

Tipos de restricción del crecimiento intrauterino

No te puedes perder ...

¿Por qué el feto no siente dolor?

¿Por qué el feto no siente dolor?

Se considera que el feto no siente dolor hasta la semana 26 de gestación pero, ¿esto a qué se debe? ¿Es realmente cierto? ¿Qué tipo de dolor sienten?

 

Y tambien:


Los bebés pequeños para la edad gestacional pueden ser proporcionalmente pequeños (distintas partes del cuerpo en concordancia de tamaño) o pueden tener una altura y tamaño normales, pero un peso y masa corporal menor a la debida.

Estos bebés también pueden ser prematuros (nacidos antes de la semana 37), nacer a término completo (de 37 a 41 semanas) o  post-término (nacidos después de la semana 42).

Hay tres tipos de restricción del crecimiento intrauterino:

- Tipo I o simétrico: cuando durante las 16 primeras semanas de vida fetal se produce un daño con disminución del número total de células. En estos bebés el crecimiento de la cabeza y el abdomen es simétrico.

- Tipo II o asimétrico: ocurre a partir de la semana 32 de gestación y dura unas 8 semanas. Este tipo se caracteriza por un crecimiento desproporcionado entre la cabeza y los huesos largos y el abdomen fetal.

- Tipo III o mixto: se produce entre las 17 y las 32 semanas de embarazo, y la apariencia dependerá del tiempo en el que se produzca la lesión.
 

Causas de la Restricción del crecimiento intrauterino


Algunos bebés son pequeños por genética, sus padres son de baja estatura, pero en otros, su tamaño reducido se debe a problemas de crecimiento durante el embarazo.

Los problemas se producen comúnmente porque el feto no recibe los nutrientes y oxígeno necesarios para un crecimiento y desarrollo de órganos y huesos normal.

La restricción del crecimiento intrauterino puede darse en cualquier punto del embarazo, aunque si se da antes de la semana 32, por lo general, se debe a anomalías cromosómicas, enfermedades maternas o problemas en la placenta. Por el contrario, si esto empieza después de la semana 32, el problema tiene orígenes distintos.

Hay algunos factores que contribuyen a que el feto sea más pequeño de lo normal:

- Factores maternos: presión arterial alta, enfermedades renales crónica, diabetes avanzada, enfermedades cardiacas o respiratorias, desnutrición o anemia, infecciones y abuso de sustancias nocivas como alcohol, drogas o tabaco.

- Factores relacionados con el feto: gestación múltiple (gemelos, trillizos…), infecciones, defectos de nacimiento y anormalidades cromosómicas

-Factores relacionados con el útero y la placenta: disminución del flujo sanguíneo en el útero y la placenta, desprendimiento de la placenta del útero, placenta previa (la placenta se adhiere a la parte baja del útero) e infección en los tejidos alrededor del feto.

 

Posibles riesgos de la Restricción del crecimiento intrauterino


Los fetos cuyo crecimiento no ha sido el suficiente durante la gestación tienen más probabilidades de sufrir ciertas dificultades al nacer, como pueden ser:

- Disminución de los niveles de oxígeno

- Dificultades para mantener la temperatura corporal normal

- Policitemia o exceso de glóbulos rojos

- Aspiración de meconio (inhalación de las primeras heces expulsadas en el útero) que pueden provocar dificultad para respirar

- Hipoglucemia o bajo nivel de azúcar en sangre
 

¿Cómo se detecta el retraso del crecimiento del feto?


Por normal general, esta condición se detecta antes del nacimiento, en alguna de las visitas de seguimiento de embarazo.

Aunque algunos bebés con restricción del crecimiento pesan poco al nacer, no lo hacen de manera prematura ni experimentan los problemas típicos de este grupo. En otros, en cambio, su cordón umbilical es opaco y fino, en vez de brillante y gordo, y su cuerpo más delgado, pálido y con la piel más seca y suelta.

Procedimientos de diagnóstico:

- Midiendo la parte superior del útero: su medida en centímetros corresponde con el número de semanas de embarazo después de la semana 20. Si a partir de ese momento los centímetros del útero están por debajo de lo estipulado, el bebé puede ser más pequeño de lo esperado.

- Prueba de ultrasonido: usando ondas sonoras se crea una imagen de las estructuras internas. Haciendo esto, pueden tomarse medidas bastante precisas de la cabeza y el abdomen del feto, para después compararlas con una tabla de crecimiento para estimar el peso fetal.

- Peso de la madre: el aumento de peso de la madre también es un indicador del desarrollo del feto. Es probable que si la madre gana poco peso, el bebé sea más pequeño. 

- Ecografía Doppler: utilizando ondas sonoras se consigue medir el flujo sanguíneo. El sonido de la sangre en movimiento produce formas de onda que reflejan la velocidad y la cantidad de sangre a medida que se mueve a través de un vaso sanguíneo.
 

Tratamiento y prevención del CIR


Si el feto ha empezado a desarrollarse de forma más pequeña debido a alguno de los problemas nombrados, no suele ser posible revertir la condición, pero existen tratamientos que minimizan o retrasan los efectos.

Si ocurre un problema de este tipo en la gestación, será el médico quien fije un tratamiento basándose en el transcurso de tu embarazo, tu estado de salud actual e historial médico, las expectativas futuras…

Los tratamientos son de tipo nutricional (mejora de la dieta con respecto a alimentos de calidad de todos los grupos y corrección de las cantidades ingeridas) o físico, como el reposo, que ayudará a mejorar la circulación de la sangre hacia el feto.

Un feto puede ser más pequeño de lo normal, aunque la madre no tenga antecedentes médicos y se encuentre en un buen estado de salud. Aún así, habría que evitar todos aquellos factores nocivos que puedan poner el riesgo el correcto desarrollo del bebé, como el tabaco, el alcohol o el sedentarismo extremo.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×