• Buscar
Publicidad

Ecografía doppler en el embarazo

Ecografía doppler en el embarazo

Si hay sospecha de que el feto no está creciendo como debería o su corazón no late con la frecuencia adecuada, con la ecografía Doppler a color podremos detectar ciertas anomalías de manera muy eficaz y precoz.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es una ecografía Doppler?

Dentro de las pruebas de medicina prenatales que se realizan durante el embarazo existen algunas, como la ecografía Doppler, que, aunque no son rutinarias, aportan información muy útil sobre el estado del bebé.

La eco Doppler es una ecografía a color que principalmente permite detectar y evaluar el flujo de los vasos sanguíneos del feto y de algunos de la madre, de la placenta, del cordón umbilical y del útero.

Se basa en el efecto doppler, descubierto por el físico austríaco Christian Andreas Doppler, que consiste en que, cuando un objeto se aleja o se acerca a una persona, el sonido que emite varía en su frecuencia (es más o menos grave o más o menos agudo). En el caso del ecógrafo, la frecuencia es mayor cuando se acerca y menor cuando se aleja. Gracias a estas alteraciones, el ecógrafo puede asignar un color concreto para cada frecuencia: rojo, azul y amarillo.
 

Tipos de eco Doppler

1- Doppler color: un ordenador transforma las ondas sonoras en diferentes colores, que muestran la velocidad y la dirección de la sangre en tiempo real.

2- Doppler de potencia: aporta más detalles de la circulación de la sangre, pero no puede mostrar su dirección, de manera que no es útil para todos los casos.

3- Doppler espectral: frece datos sobre la circulación de la sangre en forma de gráfico en lugar de imágenes en color.

4- Doppler dúplex: se basa en una ecografía convencional que forma las imágenes de los vasos sanguíneos y los órganos que un ordenador plasma en un gráfico.

5- Doppler de onda continua: las ondas sonoras se envían y se reciben de forma continua. Permite una medición más precisa de la sangre.

 

¿Cómo y para qué se utiliza?

Esta prueba se realiza igual que una ecografía tradicional: la embarazada se tumba en la camilla con la tripa descubierta, el médico aplica el gel de ultrasonido y después desliza sobre el vientre de la mamá el transductor que captará la imagen que sale en el mismo momento proyectada en el ordenador. La diferencia con el resto de ecografías es que en ésta salen a color las arterías, venas y, por tanto, el flujo sanguíneo.

Este tipo de prueba es muy útil para detectar si el flujo de sangre que le llega al bebé a través del cordón umbilical es el adecuado y se distribuye de manera correcta dentro del propio organismo del niño. Así, por un lado permite observar el funcionamiento del corazón del bebé y analizar sus válvulas y paredes cardiacas pudiéndose detectar de manera precoz cualquier tipo de anomalía en el corazón del pequeño; y por otro lado, permite observar retrasos en el crecimiento fetal en caso de que el flujo sanguíneo, y por tanto también los nutrientes y el oxígeno, se transmitan por el cordón umbilical sin seguir el patrón idóneo.

También permite analizar las arterias del útero de la madre, algo muy importante en caso de hipertensión en el embarazo o de retraso del crecimiento intrauterino del bebé para poder determinar las causas y actuar según las mismas.

Por último, permite ver el flujo sanguíneo de las arterias cerebrales del feto, de esta manera se puede saber el grado de progresión de un problema de crecimiento fetal.

 

¿En qué casos se realiza?

La ecografía Doppler es muy útil para detectar a tiempo cualquier trastorno que pueda estar desarrollando el bebé pero no se emplea de manera rutinaria sino que se reserva para embarazos con factores de riesgo o problemas ya diagnosticados. Este tipo de prueba suele realizarse entre la semana 20 y 25 de la gestación (en algunas comunidades se lleva a cabo de manera rutinaria aunque no haya sospecha de riesgo) aunque si el médico lo considera necesario puede hacerse la primera eco Doppler a partir de la semana 12.

Este test de ultrasonido se realiza de manera obligatoria en una serie de circunstancias ya estipuladas:

- Cuando el feto presenta retraso en el crecimiento.

- Si hay sospecha de problema cardiaco fetal por irregularidades en la frecuencia de los latidos del corazón del bebé.

- Si hay posibilidad de cualquier tipo de malformación congénita.

- En caso de incompatibilidad sanguínea materno-fetal.

- Si la madre presenta cualquier tipo de enfermedad como hipertensión, preeclampsia, diabetes, problemas en la placenta o hay sospecha de pérdida del bienestar fetal.

- Para analizar el sufrimiento fetal en la etapa final del embarazo y comprobar si es necesario adelantar el parto o no.

- Por último, suele realizarse en embarazos múltiples.

Al igual que el resto de ecografías, ésta también es totalmente indolora y no presenta ningún tipo de riesgo ni para la embarazada ni para el bebé porque no produce irradiación.
 

¿Cuándo se obtienen los resultados?

Los resultados se obtienen en el mismo momento de su realización. Sin embargo, su interpretación puede requerir un estudio más pormenorizado, por lo que es posible que te citen para darte otro día el informe final con los resultados definitivos.

Es posible que, cuando te entreguen los resultados, te den una ecografía con distintas áreas de colores, que son los que representan el flujo sanguíneo. El color rojo indica que el flujo va en dirección a la sonda del ecógrafo (cuanto más intenso, más veloz es), mientras que el azul indica que el flujo se aleja de la sonda del ecógrafo (cuanto más intenso, más rápido se aleja). El blanco o amarillo suele indicar un flujo más lento o estable.


Fuente:

Cochrane: https://www.cochrane.org/es/CD007529/PREG_ecografia-doppler-de-los-vasos-fetales-en-embarazos-con-un-aumento-del-riesgo-de-complicaciones

Fecha de actualización: 16-03-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×