×
  • Buscar
Publicidad

¿Por qué el feto no crece?

¿Por qué el feto no crece?

El embarazo debe ser un tiempo de alegría e ilusión, pero también el momento de cuidarse bien por dos razones: tu bebé y tú. Por norma general los embarazos suelen transcurrir con normalidad. Sin embargo, existen algunos en los que los bebés, por ejemplo, no crecen todo lo que deberían en el vientre de su madre. ¿Por qué el feto no crece?

Publicidad

No te puedes perder ...

¿A partir de qué edad se puede dar el chupete al bebé?

¿A partir de qué edad se puede dar el chupete al bebé?

Normalmente en los hospitales, cuando una madre acaba de dar a luz a su bebé, si quiere darle lactancia materna lo primero que le dicen es que no debe dar el chupete al bebé porque la lactancia se puede ver perjudicada. Esto es cierto ya que si se le ofrece el chupete antes de tiempo el bebé no sabrá cómo deberá colocarse para mamar y cuál es la fuerza que necesitará para la succión puesto que la fuerza necesaria para amantar y para el chupete es diferente.

Y tambien:

Uno de los motivos por los que el feto no crece demasiado puede ser la falta de descanso. Son muchas las mujeres que se empeñan en trabajar hasta bien entrado el embarazo y se olvidan de la otra parte: descansar. Descansar y hacerlo adecuadamente en el embarazo es fundamental. Además, hay que tener en cuenta también que hay algunos embarazos como los de alto riesgo obstétrico en los que las mujeres necesitan dejar de trabajar antes, por lo que su baja de maternidad es más larga.

El problema está en que en muchas ocasiones las mujeres alargan al máximo el tiempo de permanecer en el trabajo aun cuando no deberían, y esto tampoco es bueno, pues las mujeres embarazadas necesitan reposo y descansar. No descansar lo suficiente puede llegar a frenar el crecimiento del feto.

Otro de los motivos podría ser también el Retraso del Crecimiento Intrauterino (RCI) o el Crecimiento Intrauterino Retardado, es decir, cuando el bebé crece menos de lo normal. Este es el término que se utiliza para definir a un feto que es más pequeño de lo normal durante el embarazo debido a un problema con el funcionamiento de la placenta. Pero ¿a qué es debido? Probablemente la causa más frecuente del crecimiento intrauterino retardado tenga que ver con la placenta, que es el tejido que transporta el oxígeno y los nutrientes de la madre al bebé.

Otra de las causas posibles podría ser también una alteración genética, las malformaciones fetales, las infecciones de la madre o la tensión arterial alta. Eso sí, hay que tener en cuenta que no todos los bebés pequeños tienen CIR. De hecho, solamente una tercera parte de los bebés que son pequeños al nacer y tienen bajo peso padecen CIR. Tampoco uno debe olvidarse del detalle de la estatura de los padres puesto que esto también influirá en el crecimiento menor o mayor de los bebés. De hecho, unos padres muy pequeños con una baja estatura y también con bajo peso tendrán bebés más pequeños y todo lo contrario sucederá con los padres y madres más grandes y corpulentos, quienes tendrán bebés más grandes.

Según la ecografía es pequeño, ¿está sano?

Son muchas las mujeres a las que cuando van a realizarse una ecografía o acudir una revisión rutinaria les comentan que el bebé en su interior está algo pequeño, aunque en realidad este esté creciendo correctamente. Esto suele, además, generar bastante estrés y preocupación a los papás y a las mamás.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que alrededor del 85% de los casos de los fetos con un tamaño pequeño se debe simplemente a la constitución y no pasa nada. Pasa lo mismo que con los adultos. Cada uno de nosotros tiene una constitución distinta, unos somos más altos, otros más bajos, otros más gordos y otros más delgados. Lo mismo pasa con los bebés en el vientre de la madre, hay algunos más grandes y otros más pequeños.

El segundo grupo pertenecería a aquellos niños que presentan alguna patología y que normalmente ya han sido diagnosticados. Son todos aquellos que presentan anomalías o malformaciones genéticas. Estos son los que pueden, por tanto, en algún momento del embarazo presentar un estancamiento o bien una disminución de su potencial de crecimiento.

El 5% lo forman todos aquellos bebés que no presentan problemas de ningún tipo y que no son pequeños de por sí, sino que simplemente ocupan eso por una disminución de la función placentaria. Hay que recordar que la placenta es la responsable de controlar el paso de nutrientes y otras sustancias al feto. Una alteración de la función de esta es lo que se denomina insuficiencia placentaria y puede generar un déficit de aporte de sustancias necesarias al feto y, como consecuencia, aparecer un retraso en el crecimiento del bebé. El resultado: un feto pequeño que podría sentirse incómodo en el interior del útero materno y que puede ser, por tanto, incapaz de crecer.

El diagnóstico de dicha enfermedad es principalmente ecográfico y temporal, es decir, se necesita un periodo de tiempo para determinar si existe o no crecimiento acorde. Para eso es fundamental tener claras las semanas de embarazo y determinar que un feto es pequeño cuando quizás es el tamaño acorde en la semana de desarrollo en la que se encuentra.

Pero ¿cómo se diagnostica un CIR de un feto pequeño?

Sencillamente porque durante el embarazo se van realizando ecografías para observar si, efectivamente, el feto está o no creciendo adecuadamente. En dichas ecografías se harán mediciones de la cabeza, del abdomen y de la pierna, siendo esta (la ecografía) la prueba principal para valorar el crecimiento del bebé y estimar su peso.

¿Cómo se llama la técnica que estudia el funcionamiento de la placenta?

La técnica de Doppler. A través de esta técnica podemos valorar cómo le está llegando la sangre al feto, que es un reflejo de cómo le llega el oxígeno y el alimento. Para entender mejor lo que es una ecografía Doppler hay que tener en cuenta en primer lugar la definición que dan de ella los expertos.

Esta ecografía es, en definitiva, un estudio por imágenes que utiliza ondas de sonido para mostrar la circulación de la sangre por los vasos sanguíneos. Además, la ecografía Doppler se utiliza también para determinar si se padece una afección que reduce u obstruye la circulación de la sangre y también para diagnosticar posibles enfermedades del corazón.


Fuentes:

Medline plus, “Ecografía Doppler” https://medlineplus.gov/spanish/pruebas-de-laboratorio/ecografia-doppler/

Fecha de actualización: 30-12-2019

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.