×
  • Buscar
Publicidad

Insuficiencia placentaria

Insuficiencia placentaria

Aunque lo normal es que un embarazo se desarrolle sin complicaciones, en ocasiones diversos problemas, específicos del embarazo, hacen que este sea calificado de alto riesgo. Este tipo de gestaciones pueden llegar a término, pero necesitarán un control más exhaustivo y posiblemente alguna intervención médica. Es el caso de la insuficiencia placentaria, cuando la placenta no cumple su función.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es la insuficiencia placentaria?

La placenta es el órgano que conecta al feto con su madre. Su función principal es la de servir de fuente de alimentación. A través de ella el bebé en desarrollo recibe todos los nutrientes que necesita para crecer, igualmente de ella obtiene el oxígeno. Pero además la placenta hace de filtro deteniendo algunas sustancias nocivas para el bebé y dejando pasar otras. Como vemos, el papel de esta membrana es fundamental para el feto, por lo que si no es capaz de cumplir sus funciones, la vida del pequeño correrá peligro.

No te puedes perder ...

Parto prematuro

Parto prematuro

El parto prematuro es aquel que ocurre antes de la semana 37, es decir, antes de que el feto esté totalmente preparado para nacer. ¿Por qué se produce? ¿Se puede evitar?

Y tambien:

 

Causas de la insuficiencia

Algunas enfermedades de la madre pueden aumentar las probabilidades de sufrir insuficiencia placentaria, como la diabetes. También es más frecuente esta complicación en aquellas que padecen hipertensión o preeclampsia.

Además, cuando el feto tiene anomalías cromosómicas, por ejemplo en casos de bebés con síndrome de Down u anomalías congénitas estructurales, la placenta no funciona como debiera.

El tabaco o el consumo de drogas pueden estar detrás, asimismo, de esta afección. O sin duda, un envejecimiento de la placenta, porque se ha salido de cuentas, provoca que esta deje de cumplir su función.

 

Síntomas de esta dolencia

Normalmente la mujer que padece esta complicación no siente ningún síntoma que pudiera alertar de una insuficiencia placentaria, pero existen algunas señales que indican su presencia que pueden detectarse con un examen médico, por ejemplo la reducción del líquido amniótico, una disminución del crecimiento del abdomen y por lo tanto del peso del bebé u otras anomalías observadas mediante un escáner doppler. Con esta técnica se analiza el flujo sanguíneo de la placenta, para ver si fluye con normalidad y esta funciona correctamente o por el contrario existe algún problema y el bebé no está recibiendo el oxígeno suficiente, lo que pondría en peligro su crecimiento.


¿Qué hacer para tratar la insuficiencia placentaria?

Cuando el médico o la matrona miden el útero en cada revisión rutinaria, pueden observar que el feto es más pequeño de lo esperado para la edad gestacional (Crecimiento Intrauterino Retardado). Por ello pueden considerar oportuno realizar una ecografía para detectar una insuficiencia placentaria. Si el resultado es positivo se valorará llevar a cabo un parto prematuro. En estos casos, si la placenta funciona mal, puede ocurrir que el bebé no resista un parto vaginal por lo que suele ser habitual realizarlo con una cesárea programada.


Fecha de actualización: 13-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.