×
  • Buscar
Publicidad

¿Es normal que duelan los huesos en el embarazo?

¿Es normal que duelan los huesos en el embarazo?

Durante el embarazo son muchos los dolores y molestias que se pueden tener causados, la mayoría, por los cambios hormonales y el aumento de peso. Uno de estos dolores habituales es la pubalgia o dolor del pubis.

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

Índice

 

¿Qué es la pubalgia o sínfisis púbica?

La pubalgia o dolor de los huesos y las articulaciones del pubis es una afección muy habitual entre los deportistas profesionales que puede aparecer también en el embarazo a causa de los cambios hormonales y biomecánicos.

En torno al 20% de las embarazadas presenta dolor en la pelvis a lo largo de la gestación, y hasta un 5% pueden sufrirlo de forma muy intensa, tanto, que puede interferir o limitar sus actividades cotidianas, como trabajar, andar, subir escaleras o conducir.

El dolor de pubis afecta al área supra púbica, parte de la espalda, las caderas y la ingle, puede empeorar de noche y se conoce también como sínfisis púbica.

Aunque no es un dolor que pueda afectar al desarrollo del feto ni al curso del embarazo, sí puede ser muy molesto, por lo que es necesario buscar solución cuanto antes.

No impide el parto vaginal, aunque hayas sufrido una pubalgia intensa en el embarazo, puedes tener a tu bebé sin problemas por vía vaginal, no aumenta la posibilidad de que el parto acabe en cesárea.

¿A qué se debe el dolor en la pelvis?

No hay una sola causa que explique la aparición de este problema en el embarazo, sino que suele deberse a una combinación de diversos factores:

- Alteraciones hormonales, especialmente el aumento de la relaxina y la progesterona que hace que las articulaciones estén más flexibles.

- Cambios biomecánicos y del punto de equilibrio del cuerpo debido al aumento de peso y al incremento de tamaño del útero.

- Factores genéticos.

- Haber sufrido este problema con anterioridad o en otro embarazo.

- Partos numerosos.

- Haber sufrido un trauma pélvico antes de la gestación.

- Obesidad o sobrepeso.

- Presentar hipermovilidad en las articulaciones.

- Exceso de trabajo o actividad durante la gestación.

¿Cómo se trata la pubalgia?

La pubalgia suele desaparecer sola entre 6 y 12 semanas después del parto, aunque es posible que este dolor vuelva a aparecer si se quedan embarazadas de nuevo. Para controlar el dolor durante el embarazo y prevenir la aparición de este problema se pueden seguir estas recomendaciones:

1. Evitar actividades de esfuerzo que puedan empeorar el dolor, como levantar peso, coger a otros hijos en brazos o subir escaleras.

2. Si duele mucho, se puede recurrir al uso de los analgésicos. La estimulación nerviosa transcutánea, que suele emplearse para tratar este problema, no está recomendada durante el embarazo, por lo que hay que esperar hasta después del parto.

3. Realizar ejercicios abdominales y pélvicos como balanceo de la pelvis sobre una pelota de pilates.

4. Acudir al fisioterapeuta.

5. Descansar hasta que se pase el dolor.

6. Corregir ciertas posturas, como sentarse correctamente (sin cruzas las piernas) o vestirse sentada en lugar de hacerlo de pie.

7. Dormir de lado y con una almohada entre las piernas.

8. Llevar zapatos cómodos y evita los tacones altos.

9. Alternar baños de agua fría y caliente.

Otras causas de dolor de huesos en el embarazo

Además de la sínfisis púbica o pubalgia, es posible sufrir dolor en otras zonas del cuerpo:

- Dolor de rodillas: el aumento de flexibilidad de todas las articulaciones del cuerpo y el incremento de peso pueden sobrecargar las rodillas, haciendo que estas duelan, sobre todo al pasar mucho tiempo de pie o andar largas distancias. Para solucionarlo, procura no coger peso de más en estos meses, engordar gradualmente y hacer ejercicio de manera regular, pero ejercicio que no cargue las rodillas, como natación, yoga o pilates.

- Dolor de caderas: el dolor puede aparecer más en la zona de las caderas, sin descender a la zona de la pelvis. Al igual que en la pubalgia, el dolor de cadera aparecer sobre todo en el tercer trimestre del embarazo debido a que los tejidos del cuerpo se hacen más laxos a medida que se va acercando el momento del parto.  Los cambios hormonales, como decíamos, hacen que las articulaciones entre los huesos de la pelvis se ablanden y los ligamentos de la cadera se destensen para facilitar la salida del bebé, lo que provoca este dolor.

- Osteoporosis: aunque no es habitual, durante el embarazo puede aparecer osteoporosis, es decir, la pérdida de masa ósea del hueso. Esta enfermedad es más común a partir de la menopausia a causa de la pérdida de los estrógenos, pero en ocasiones los bajos niveles de calcio en la sangre a causa del embarazo pueden hacer que surja este problema. Los síntomas principales de la osteoporosis son dolor de espalda, disminución de la altura y ruptura de huesos tras el parto. Para calmar el dolor de huesos se debe realizar una serie de ejercicios específicos que marcará el fisioterapeuta y, si el dolor es muy intenso, tomar analgésicos.


Te puede interesar:

Una de las primeras preguntas que se realiza una embarazada al conocer su estado es "¿cuánto aumentar de peso en el embarazo?" ya que más allá de las razones estéticas, engordar más kilos de los debidos puede ocasionar problemas de salud tanto a la madre como al feto.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad