×
  • Buscar
Publicidad

Enfermedad de Crohn y embarazo

Enfermedad de Crohn y embarazo

¿Pueden quedarse embarazadas las mujeres que padecen esta enfermedad intestinal? ¿Tienen mayores riesgos o dificultades? ¿Puede afectar al desarrollo del bebé? ¿Se puede seguir tomando la medicación estando embarazada?

Publicidad

Indice

 

¿Qué es la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria del intestino que provoca dolor abdominal, vómitos, diarrea, proctitis y pérdida de peso, entre otros síntomas. Las causas de la aparición de esta enfermedad no están muy claras, aunque se cree que es de origen autoinmune, es decir, el propio organismo ataca al sistema inmunitario del aparato digestivo provocando la inflamación y el resto de síntomas.

Esta enfermedad es crónica, pero se caracteriza por periodos de actividad e inactividad. No se puede curar totalmente, aunque sí controlarla mediante diversos tratamientos que dependen del tipo de enfermedad concreta y de la gravedad de la misma: fármacos, cirugía, dieta, etc.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Crohn y fertilidad

El mayor pico de la enfermedad de Crohn suele darse entre los 20 y los 40 años, por eso es normal que las mujeres en edad fértil que desean tener un hijo se pregunten si su dolencia puede afectar a su fertilidad.

Aquellas mujeres que tienen la enfermedad controlada y están sanas no tienen por qué tener problemas para concebir. Sin embargo, si su dieta es insuficiente debido a los problemas intestinales o si sufren alteraciones ginecológicas a causa de la misma (como ciclos irregulares, fístulas o abscesos ováricos), puede que necesiten algún tratamiento de fertilidad para lograr el embarazo.

 

¿Afecta la enfermedad de Crohn al embarazo?

De primeras no hay que preocuparse ya que la mayoría de mujeres con sintomatología leve tienen un embarazo normal y niños sanos. No obstante, los ginecólogos recomiendan buscar el embarazo en una etapa de remisión de la enfermedad ya que las mujeres con la Enfermedad de Crohn activa tienen más posibilidades de tener un aborto espontáneo o un parto prematuro. Asimismo, si la enfermedad está activa antes de quedarse embarazada puede empeorar durante estos meses.

Por otra parte, si ésta apareciera una vez embarazada, se recomienda un control más exhaustivo para controlar los síntomas y evitar posibles complicaciones. Es más probable que esto pase en el primer trimestre y en el periodo posparto. En cuanto a la medicación, recientes estudios indican que la terapia inmunomoduladora supone un riesgo mínimo para el feto. El médico será quien decida qué tratamiento es el mejor a seguir según la gravedad y la sintomatología de la paciente, pero la mayoría de fármacos usados para la Enfermedad de Crohn se pueden seguir usando en la gestación.

Por supuesto, se debe seguir una dieta equilibrada pero si la mujer no es capaz de absorber las suficientes sustancias nutritivas, se le pueden recetar suplementos alimenticios.

Una preocupación frecuente en aquellas mujeres que se han sometido a una cirugía anterior (colostomía, ileostomía…) es si podrán tener un parto vaginal o no. La mayoría sí podrá, aunque en caso de padecer un absceso o fístula rectovaginal se recomienda una cesárea.

Y si te da miedo transmitir la enfermedad a tu hijo, debes saber que no es una enfermedad hereditaria, solo hay un 5% de posibilidades de que tu hijo también la padezca a lo largo de su vida.


Fecha de actualización: 11-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.