×
Publicidad

Comer sin molestias digestivas en época de celebraciones

Comer sin molestias digestivas en época de celebraciones

Llega la Nochebuena, el día de Navidad, la Nochevieja, las cenas del trabajo… cada día una excusa para darse una comilona. Si bien comer es un placer del que no debes privarte (y menos en tu estado), debes moderar la cantidad y evitar ciertos alimentos (grasas, picantes) que pueden favorecer la aparición de los molestos problemas estomacales, tan típicos de esta época y de las mujeres embarazadas

Publicidad

Indice

 

Embarazo y problemas digestivos

En el embarazo son más frecuentes los problemas digestivos: náuseas, ardores, acidez, estreñimiento, exceso de gases… debidos, sobre todo, a los cambios hormonales, que provocan una menor motilidad gastrointestinal y una relajación del cardias -esfínter que comunica el esófago con el estómago- que favorece el reflujo de ácidos del estómago al esófago. Las embarazadas sufren más a menudo problemas de acidez por la presión que ejerce el feto y la placenta sobre los órganos de la madre conforme progresa la gestación. Esto provoca que los ácidos del estómago refluyan hacia el esófago, causando una sensación de malestar en la que el síntoma más característico es la sensación de ardor o quemazón en la boca del estómago.

Y las fiestas navideñas, con sus copiosas y frecuentes comilonas, pueden aumentar este tipo de molestias. Si abusas de la comida y los dulces, lo más probable es que al día siguiente pagues las consecuencias, lo que no significa que tengas que estar amargada toda la Navidad, sólo debes seguir una serie de recomendaciones.


¿Cómo evitar los problemas digestivos en fiestas?

No te puedes perder ...

Viajar en familia a Rovaniemi

Viajar en familia a Rovaniemi

La capital de la Navidad: Te imaginas una Navidad en la “sede oficial” de Papá Noel? La ciudad de los trineos, de los fabulosos perros husky, de los renos, donde el paisaje blanco es protagonista la mitad del año y disfrutar de la nieve se convierte en una obligación. Este mes te proponemos un destino mágico donde tus hijos vivirán una experiencia de cuento que jamás olvidarán. Un sueño hecho realidad.

Y tambien:

- No abuses de ningún alimento ni te llenes hasta reventar. Es mejor comer un poco de todo pero con moderación.

- Come lentamente y mastica bien cada bocado.

- Espera al menos dos horas antes de acostarte, es el tiempo necesario para realizar la primera fase de la digestión.

- Evita el café después de las comidas; te sentará mejor algún tipo de infusión, como manzanilla con anís verde o hierbabuena, que facilitan la digestión.

- Reduce el consumo de alimentos grasos y evita aquellos que estén muy salados o en escabeche.

- Limita las salsas muy grasas elaboradas con nata, queso, mucho aceite, etc.

- No bebas muchos refrescos con gas.

- Aunque los turrones y los mazapanes te pierdan, limítate a tomar un poco de cada. Todos estos alimentos provocan digestiones más lentas y pesadas de lo normal.

- Los derivados del tomate y algunos cítricos suelen causar molestias.

- Evita los alimentos muy fríos o muy calientes, provocan la irritación de las paredes del estómago.

- Cocina tus platos al vapor, al horno, a la plancha, hervidos, etc.

- Conviene dar prioridad al pavo, a las aves de caza o al capón, que están en plena temporada y resultan menos indigestos, y olvidar el cordero y el pato. También se puede recurrir al pescado al horno: besugo o chicharro, por ejemplo, cuya digestibilidad es aún mejor que la de la carne.

- Un buen acompañamiento para una carne o un pescado pueden ser unas patatas al horno o unas verduritas cocidas. Olvídate de las patatas fritas.

- El vinagre de manzana y el zumo de limón son mejor que el vinagre de vino. Aunque parezca raro, ambas sustancias ácidas contribuyen a neutralizar la acidez estomacal.

- Si entre tus ingredientes se encuentran el ajo, la cebolla, la chalota o el puerro, asegúrate de que sean cocidos, se digieren mejor.

- Evita las especias fuertes que irritan la mucosa gástrica: pimienta (negra, blanca, cayena y verde), pimentón, guindilla.

- Si la celebración es nocturna (la cena de Nochebuena, por ejemplo), realiza una comida al mediodía más ligera.

- Aunque el alcohol está totalmente prohibido para las embarazadas, puedes mojarte los labios con sidra o champán después de las campanadas, así te sentirás más integrada en las celebraciones.
 

¡Cuidado con la siesta!

A pesar de que la siesta es un hábito muy saludable, más aún cuando se está embarazada, si tiene una duración de más de 15-20 minutos y se realiza nada más haber comido, lo más probable es que al despertar se tenga la sensación de que la comida no ha sido digerida, duela la cabeza o se tenga malestar general.

Esto se debe a que mientras se duerme todo funciona más lentamente, incluida la digestión, y a que en posición horizontal se facilita el paso de ácidos del estómago al esófago. Para remediarlo, la siesta deberá ser de corta duración y en lugar de tumbarse, es preferible permanecer recostado en el sofá.
 

Antiácidos naturales

Existen diversos alimentos y condimentos que son antiácidos, aprovéchate de ellos:

 

- La patata es antiácida, el arroz y la manzana desinflaman la mucosa digestiva, la avena tiene efecto suavizante de la mucosa gástrica y la zanahoria neutraliza la acidez.

- Incluye en tus recetas hierbas que ayudan a la digestión como estragón, eneldo, laurel, tomillo, romero, mejorana, hinojo, comino, etc.

- Infusiones digestivas: manzanilla, melisa, espino blanco, tila, regaliz... El té suave y reposado también se considera beneficioso dada su riqueza en taninos (compuestos que ayudan a desinflamar la mucosa gástrica).

 

Ejercicio contra el estreñimiento

Es un problema también muy común entre las embarazadas, que puede volverse más frecuente en Navidad al verse alterada la rutina diaria y por la falta de fibra de la mayoría de alimentos consumidos en esta época.

La realización de ejercicio físico ayudará a mejorar el estreñimiento, ya que complementa a los movimientos peristálticos de los intestinos y ayuda a fluir el tránsito intestinal, reduciendo la sequedad y dureza de las deposiciones.

Siempre que tu médico no te haya prohibido el ejercicio, es una buena idea que realices algún deporte suave para combatir el estreñimiento, además de incluir en tu dieta alimentos ricos en fibra. Pasear o nadar son muy buenas alternativas para una embarazada.

 

 


Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 24-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.